Definición del dolor

 

No todo el dolor es igual
Así como existen distintos tipos de artritis, hay diversos tipos de dolor. Incluso su propio dolor puede variar día con día.

Cada persona requiere de un plan de control para el dolor. Lo que le funciona a un individuo puede no funcionarle a otro. Quizá precise intentar diferentes tratamientos antes de encontrar el que le funciona mejor.

El propósito del dolor
El dolor es el sistema de alarma del cuerpo que indica que algo anda mal. Cuando existe algún daño en su cuerpo, los nervios del área afectada liberan sustancias químicas llamadas neurotransmisores. Otros nervios envían estas señales químicas a su cerebro, donde se identifican como dolor.

El dolor a menudo le dice que es hora de actuar. Por ejemplo, si toca una hornilla ardiendo, las señales de dolor de su cerebro le hacen retirar la mano. Esta clase de dolor le ayuda a protegerse.

El dolor duradero (crónico), como el que acompaña a la artritis o a la fibromialgia es distinto. Si bien le dice que algo anda mal, es con frecuencia difícil de aliviar. Controlar este tipo de dolor es esencial para mejorar su calidad de vida y sensación de bienestar.

Diferentes reacciones al dolor
Las personas reaccionan de manera distinta al dolor por diversas razones. Los factores físicos incluyen sensibilidad de su sistema nervioso y grado de avance de su artritis. Entre los aspectos sociales y emocionales se cuentan sus miedos y ansiedades ante el dolor, experiencias anteriores con el dolor, nivel de energía, actitud hacia su condición y la manera en que las personas que le rodean reaccionan al dolor.

Muchos individuos con artritis han descubierto que al aprender y practicar técnicas de control del dolor, pueden reducir el mismo.

Cómo el cuerpo controla el dolor
Las señales de dolor viajan por el sistema de nervios de su cerebro y médula espinal. A veces su cuerpo trata de detener estas señales creando neurotransmisores que ayudan a bloquear las señales de dolor. Estas sustancias, llamadas endorfinas, son como los analgésicos derivados de la morfina, que disminuyen la sensación de dolor.

Diversos factores hacen que el cuerpo produzcan endorfinas. Entre estos factores se encuentran sus propios pensamientos y emociones. Por ejemplo, un padre que lleva a sus hijos a la escuela tiene un accidente en el auto. Está tan preocupado por sus hijos que a menudo no siente el dolor de su propio brazo fracturado. El interés por sus hijos provoca la liberación natural de endorfinas, que inhiben la señal de dolor y previenen que note el dolor.

El cuerpo también genera endorfinas en respuesta a factores externos, como las medicinas. La codeína es un ejemplo de un poderoso fármaco que inhibe el dolor. Otros métodos de control de dolor externo son los tratamientos de aplicación de calor y frío, que pueden estimular a que el cuerpo libere endorfinas o inhiba las señales de dolor por otros medios.

 

¿Desea más información?
Causas del dolor.
Qué factores contribuyen al dolor.
• Conozca qué investigación se realiza en el campo del dolor y salud mental.
• Acciones e ideas para controlar su dolor.
• Descubra algunas medidas preventivas que pueden ayudar a aliviar el dolor.
• Encuentre recursos adicionales para lidiar con el dolor de la artritis.
• Visite la sección de Enfermedades para información específica.
• Conéctese con otros mediante nuestros Foros, comunidad de la Arthritis Foundation.
• Descubra lo último en Investigación.
• Para información adicional de cómo vivir con la artritis, lea nuestra revista Arthritis Today (publicada en inglés).