Cuidados médicos a distancia

 

Como distintos miembros de la familia a menudo radican en diversas ciudades y estados, muchos hijos se ven en la necesidad de ayudar a sus ancianos padres a través de la distancia. De hecho, al menos siete millones de personas en este país así lo hacen. Existen una cantidad de cosas que enfrentar que van más allá del cuidado típico, y las siguientes sugerencias le ayudarán a combatirlas.

No se sienta culpable

La cantidad de tiempo que pueda pasar con sus padres dependerá de los recursos económicos, horarios, trabajos, responsabilidades familiares apremiantes y demás variables fuera de su control. Deseará hacer más, pero esos sentimientos sólo lo afligirán. Acepte el hecho de que no pueda brindar toda la ayuda que sus padres requieran, y dese algo de crédito por el esfuerzo a larga distancia que haga.

Pida ayuda cuando la necesite

Si hay amigos o familiares que puedan compartir la responsabilidad de atender a su progenitor, haga una junta o conferencia para explorar cómo repartir los compromisos.

Viaje inicial para investigar la situación

Algunas situaciones son difíciles de evaluar por teléfono, así que se dará una mejor idea de las circunstancias en que viven sus padres en persona. Las conversaciones difíciles son siempre más llevaderas cara a cara, cuando ambos pueden ver gestos y expresiones físicas. Para más información sobre el proceso de evaluación, lea nuestras sugerencias en Hable con su madre o padre y Manos a la obra.

En ese momento deberá valorar la situación, determinar las necesidades de sus padres e identificar el tipo de asistencia externa que requieran. Durante su visita, sea observador. ¿Su padre come alimentos nutritivos de forma regular? ¿Marchan bien las finanzas? ¿Hay riesgos claros de seguridad? Lea nuestra página Determine el nivel de independencia de su progenitor para saber a qué prestar atención y qué preguntas formular.

Permítase un tiempo para socializar y disfrutar en su compañía. Si hace una visita de pura investigación su progenitor podría sospechar o resentirse.

Necesidades potenciales de sus padres

  • Oportunidades para socializar
  • Auxilio con las tareas domésticas o diligencias
  • Aseo personal (bañarse, vestirse)
  • Preparar comidas
  • Asistencia legal sobre el presupuesto o cuestiones de salud
  • Ayuda para pagar sus gastos
  • Revisiones y consultas médicas
  • Asesoría sobre medicinas
  • Apoyo emocional tras la muerte de su pareja o algún allegado
  • Transporte
  • Modificaciones a la vivienda
  • Mudanza

Para más información, lea nuestras secciones Colabore con el personal médico, Transporte y Haga segura su casa.

Calcule meticulosamente el mudar a su progenitor


Puede estar tentado a pedirles a sus padres que se muden cerca de usted para estar más al pendiente de ellos, pero tal vez no sea la mejor opción desde el punto de vista de sus padres.
Muchas personas mayores se deprimen y entristecen al alejarse de sus hogares actuales. Tienen apegos emocionales a su casa, viejos amigos y lugares que frecuentan. Hay quienes sienten haberse vuelto una carga para sus hijos, mientras otros no quieren vivir con los hijos casados y sus familias. A veces surgen viejos conflictos familiares por la cercanía y el contacto frecuente, lo cual causa tensión en ambos.

No obstante, mudar a sus padres cerca de usted pudiera ser una solución fabulosa que funcione bien para todos. Esta es una decisión especial que debe pensarse detenidamente.

Identifique el grupo de apoyo de su progenitor

Anote la información de los contactos de su progenitor tales como familia, amigos cercanos, vecinos, doctores o cualquiera que esté en comunicación regular con éste. Cuando le visite, preséntese a tantos como pueda para que asocie los nombres a sus caras.

Guarde esta lista a la mano, y póngase en contacto con los individuos que la conforman con frecuencia. Ellos pueden ser sus “ojos y oídos” y mantenerle al tanto de la situación y cualquier cambio que surja. La comunicación continua facilita el desarrollo de relaciones para el beneficio de sus padres: de esta forma, el círculo de personas involucradas en su cuidado crece, procurando mayores medidas de seguridad para su progenitor, además de una red de gente dispuesta a ayudar con las compras, el transporte o hacerle una visita. 

Organícese

Si usted es la persona encargada, deberá de obtener los documentos legales, financieros y expedientes médicos de su padre y guardarlos en un sitio seguro y de fácil acceso. Asegúrese de que todos los formularios pertinentes hayan sido firmados y notariados en el estado donde actualmente reside su padre. Además, hágase copias para usted: testamento, carta poder, información bancaria y de las tarjetas de crédito, seguro social y documentos de todo tipo de seguros y formas HIPPA o Health Insurance Portability and Accountability Act (que regula la disponibilidad y extensión de los planes de salud y ciertas pólizas de seguro médico individua), mismos que puede adquirir por Internet o en el consultorio del doctor.

Para información más detallada sobre asuntos específicos visite nuestras páginas Prepárese, Administración de medicamentos en adultos mayores, Cuestiones legales y Asuntos financieros.

Familiarícese con los recursos comunitarios de sus padres

Un reto para quienes están a cargo de sus padres desde lugares remotos es desconocer los recursos y servicios de otras partes del país. Sin embargo, la impotencia y frustración de tratar de concertar servicios a través de la distancia casi ha desaparecido con el Internet. Es muy fácil ingresar palabras clave en los buscadores de la red y leer al instante los programas existentes a lo largo del país.

Ya que haya encontrado varios recursos, tome notas de los servicios que ofrecen, listas de espera, cuotas, trámites de solicitud, etc., de los sitios web o llamando por teléfono e inquiriendo directamente. Tenga en orden sus notas como referencia y asigne un folder o cuaderno para almacenar la información en un solo sitio.

Si alguno de ellos requiere una entrevista en persona con su padre, averigüe qué documentos debe llevar a la cita. Si no puede acompañar a su papá, pídale a alguien que lo haga en su lugar en el entendido de que deberá representar sus metas en su ausencia.

Para iniciar su búsqueda de recursos comunitarios, visite Eldercare.gov o llame al 800-677-1116 (en inglés). Al ingresar el código postal, ciudad o condado de su progenitor, verá las agencias y servicios comunitarios como transporte, alimentos, servicios domésticos y de cuidados. Asimismo puede recurrir a Caring from a Distance (en inglés).

Haga un viaje de seguimiento

Visite con su progenitor los recursos comunitarios que haya encontrado. La cooperación de sus padres será imprescindible para que acepten y acojan los servicios que necesitan. Juntos, decidan qué debe hacerse y quién ha de ayudar.

Quizá les preocupe a sus padres el aceptar en su casa a extraños, o sólo tengan dificultad para efectuar cambios en general. Trate de mantener una visión positiva y explique que los servicios están diseñados para auxiliarles a modo que sigan siendo independientes. En lugar de decir “Yo,” muestre a sus padres que ellos le hacen un favor al aceptar la ayuda. Para más ideas, vea Manos a la obra.

Si le preocupa el dinero, lea Asuntos financieros para enterarse cómo auxiliar a sus padres para que cumplan con sus obligaciones tales como pagar medicinas, servicios de salud, alimentos y otras necesidades básicas. O, si usted es económicamente estable, exprese su interés en ayudar a cubrir estos gastos para sentirse mejor, en vez de hacerlo por razones de caridad.