Empiece por el principio

 

Obtenga una evaluación médica y un diagnóstico

Es esencial contar con un examen médico proveniente de personal calificado que analice tanto la salud física como la mental de su ser amado. El tratamiento precoz en la mayoría de los casos, es crítico. Además, algunas condiciones como depresión o interacciones medicamentosas pueden imitar los síntomas de otras enfermedades y confundir el diagnóstico, resultando en una pérdida de tiempo invaluable.


Infórmese usted, a su ser querido y a su familia

Hable con el personal médico y con los individuos que han pasado por experiencias similares. Lea libros y revistas. Investigue en el Internet. Aprenda sobre el padecimiento, cómo avanza, el nivel de cuidados que se requerirá y qué recursos están disponibles. Mantenga un cuaderno o un folder o archivo para guardar información de referencia. Se sentirá más seguro y con menos ansiedad al ir aumentando su conocimiento.

 

Determine las necesidades de su ser querido

Evalúe el nivel de independencia de su ser querido mediante la observación y una serie de cuestionarios. Las evaluaciones minuciosas toman en consideración los siguientes puntos:

  • Asistencia personal: aseo, alimentación, vestirse, arreglarase
  • Labores domésticas: cocinar, limpiar, lavar, finanzas, surtir la despensa
  • Cuidados de salud: administración de medicamentos, citas médicas, terapia física
  • Atención emocional: compañía, actividades valiosas, conversación
  • Supervisión: vigilancia de la seguridad en el hogar

Vea nuestra sección Determine el nivel de independencia de su progenitor para una guía más detallada para concertar una evaluación profesional o conducir la propia.

 

 Establezca un Plan 
Con el diagnóstico y la evaluación de las necesidades del paciente a la mano, es hora de formular un plan de atención médica. Considere invitar a la familia y amigos cercanos para convenir y comentar los resultados de la evaluación y el nivel de cuidados que implica. Dicha reunión presenta una oportunidad excelente para involucrar a los demás desde el principio, para ganarse su apoyo y, con suerte, conseguir su cooperación y auxilio futuros.
Piense en las necesidades a corto y largo plazo y haga una lista de cada una (como las necesidades de su ser querido cambiarán con el tiempo, esta lista debe ser flexible). Analice sus opciones para cubrir dichos puntos, tomando en cuenta los pros y contras en cada caso:

  • Primero haga una lista tentativa de apoyo “formal” para las necesidades diversas (servicios comunitarios, empleados domésticos, programas diurnos), incluya sus costo y limitaciones.
  • Luego, considere el papel que se ve desempeñando en la atención a su ser querido, sea realista respecto a sus capacidades, tiempo y recursos económicos.
  • A continuación, enumere su “apoyo informal” (voluntarios: hermanos, amigos, vecinos), y piense de qué modo cada persona podría prestar asistencia. Nombre las ventajas o desventajas de solicitar su ayuda, y anote ideas para superar las desventajas. Obtenga el compromiso de los participantes de la reunión para que sepa con quienes cuenta.
  • Después de un examen y deliberación concienzudos, identifique soluciones concretas comprometiendo a individuos específicos para cada tarea.
  • Finalmente está listo para crear un horario (semanal o mensual) que incluya con el apoyo formal e informal. Haga copias para usted, su ser querido y todos los involucrados.


Revise su situación financiera 
Por sensible que sea el tema, es fundamental lograr una comprensión total del estado financiero y las responsabilidades de su ser querido. Considere el auxilio de un abogado o asesor financiero durante el proceso, y cuente con la participación de su ser querido tanto como sea posible.


Desarrolle una lista de activos y pasivos (importe total de bienes y adeudos): cuentas de cheques, de ahorros, ingresos del Seguro Social, certificados de depósito, acciones y bonos, escrituras de bienes raíces, pólizas de seguro y anualidades, beneficios de pensión o jubilación, deudas a tarjetas de crédito, hipotecas a propiedades, préstamos, etc.


Guarde en un sitio seguro los documentos importantes, como en una caja fuerte o archivero. Debe contener los números del Seguro Social, actas de nacimiento, matrimonio, divorcio y defunción, convenios de propiedad, constancia de servicio militar, comprobantes de pagos de impuestos, testamentos, fideicomisos y arreglos funerales.
Para información más detallada al respecto, visite nuestra sección Asuntos financieros.

 

 Inspeccione los documentos legales

Como las finanzas, el escrutinio de las cuestiones legales es absolutamente indispensable. La ejecución de ciertos documentos legalmente vinculantes asegura que los deseos de su ser querido se lleven al cabo. Aunque pueda resultar difícil o incómodo tocar el punto con la persona, efectuar un poder notarial duradero tanto para asuntos financieros como de salud, le prepara para el futuro y le evitará gran ansiedad más adelante.


Conozca más sobre documentos y Cuestiones legales.