Fenómeno de Raynaud

Sensibilidad al frío y falta de circulación

 

¿QUÉ ES EL FENÓMENO DE RAYNAUD?

El fenómeno de Raynaud describe un trastorno que consiste en una reducción extrema del flujo sanguíneo a la piel. Esto provoca episodios de cambios de color en los dedos de las manos y los pies durante la exposición al frío o en respuesta a estrés emocional. En algunas personas también afecta las orejas, labios y nariz.

Aunque es normal que el volumen de sangre disminuya en fríos extremos, las personas con el fenómeno de Raynaud son altamente sensibles a las bajas temperaturas, quienes lo presentan son anormalmente sensibles a éstas y pueden desarrollar ataques aunque estén en cuartos con clima artificial, al pasar por la sección de productos congelados en el supermercado o simplemente por sostener una bebida fría. Cerca del 3% de la población general tiene esta enfermedad y hasta el 15% son mujeres jóvenes.

Un ataque del fenómeno de Raynaud dura generalmente de 10 a 15 minutos.

Hay dos clasificaciones  principales. En ausencia de otra enfermedad, se le conoce como fenómeno de Raynaud primario. Puede empezar a cualquier edad, pero el fenómeno primario típicamente inicia entre los 15 a 25 años en individuos por lo demás sanos. Se cree que resulta de un defecto en la termoregulación de los vasos sanguíneos de la piel y se puede trasmitir genéticamente. Aunque incómodo y afecte el funcionamiento de las manos, no causa complicaciones graves.

Cuando este fenómeno ocurre en asociación con varias formas de artritis como artritis reumatoide, esclerodermia y lupus se le llama fenómeno de Raynaud secundario. También se observa en trastornos como el síndrome de túnel carpiano y trauma después del uso de herramientas vibratorias. En el fenómeno secundario, los vasos sanguíneos pueden estar dañados y existe el riesgo de episodios severos repetitivos e incluso daño en los tejidos tales como úlceras o en las yemas de los dedos o, en los casos más graves, pérdida de la masa del dedo. Se sospecha de fenómeno secundario si se desarrolla a mayor edad o si se presenta con otros síntomas, como artritis, erupciones cutáneas o cambios en la textura de la piel, falta de aliento o pérdida de peso. Es importante ver a un doctor para una evaluación médica y diagnóstico adecuados.

Aunque no existe cura para el fenómeno de Raynaud, se puede controlar y se pueden reducir los síntomas en la mayoría de los casos.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Los episodios del fenómeno de Raynaud primario usualmente ocurren sólo una vez intermitentemente y típicamente no causan daño permanente en el tejido. Sin embargo, algunas personas pueden tener episodios frecuentes y severos.

Durante un episodio del fenómeno de Raynaud, los vasos sanguíneos de las áreas afectadas (generalmente los dedos de las manos y los pies) se constriñen por poco tiempo. Este estrechamiento evita que la sangre fluya libremente al área afectada. Al disminuir el flujo sanguíneo, pueden notarse los siguientes síntomas:

  • Cambio del color de la piel. Primero, la piel se torna blanca porque hay poca sangre en el área. Luego, se vuelve azul porque la sangre permanece estancada en los vasos sanguíneos debido a flujo inadecuado. Finalmente, la piel se pone roja o morada al volver  la sangre a circular otra vez. Algunas veces la piel se puede tornar sólo blanca o azul.
  • Entumecimiento, frío o dolor por el lento flujo de la sangre.
  • Hinchazón, hormigueo, dolor, calor y/o punzadas  al reanudarse el flujo sanguíneo.

El fenómeno de Raynaud secundario puede generar daño ocasional a la piel y los tejidos suaves de la parte  del cuerpo afectada. Se pueden desarrollar llagas o úlceras en las yemas de los dedos, las cuales pueden infectarse y tardar en curar. Además, podría haber desgaste de los tejidos de las terminaciones de los dedos y en casos muy severos del síndrome de Raynaud, pérdida de un dedo.

¿CUÁL ES LA CAUSA DEL FENÓMENO DE RAYNAUD?

Los médicos no están seguros de la causa exacta del fenómeno de Raynaud.  Lo que saben es que los episodios frecuentemente los desatan u originan las bajas temperaturas y a veces el estrés emocional, como nerviosismo o emociones fuertes.

Existe evidencia de un defecto del sistema vascular que regula el flujo sanguíneo de la piel. Se les conoce como vasos sanguíneos termoregulatorios. Son vasos muy pequeños controlados por el sistema nervioso simpático. En el fenómeno de Raynaud secundario, los vasos termoregulatorios y los de la piel están dañados por algún proceso secundario. Este daño modifica los vasos sanguíneos, entonces interfiere en la manera que el cuerpo controla la temperatura y el flujo de la sangre a la piel. Estos cambios pueden ocurrir como resultado de una enfermedad de los vasos sanguíneos (como vasculitis) o si los mismos se bloquean o sufren algún trauma. Por ejemplo, en la esclerodermia la piel y los vasos sanguíneos de los dedos se angostan por una cicatrización de las paredes de los vasos.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

Para diagnosticar esta enfermedad, el doctor puede hacer lo siguiente:

  • Interrogarle sobre sus síntomas.
  • Hacerle un reconocimiento físico general completo.
  • Tomarle muestras de sangre en búsqueda de trastornos que puedan causar el fenómeno secundario.
  • Examinarle los dedos bajo un microscopio especial para observar si hay anormalidades de los vasos sanguíneos.
  • Darle seguimientos para analizar su estado de salud durante varias visitas.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

El objetivo del tratamiento en personas con fenómeno de Raynaud es el de prevenir episodios y evitar que ello le impida hacer sus actividades cotidianas. En casos del fenómeno de Raynaud secundario, es además, tratar el trastorno subyacente responsable de la enfermedad y que no ocurran ulceraciones ni daño tisular. Esto se puede lograr protegiéndose del frío y evitando factores agraviantes, tales como fumar y excesiva tensión emocional. En algunos casos, el doctor puede recetarle fármacos.

Protección del frío

Para evitar episodios del fenómeno de Raynaud, debe mantenerse caliente el cuerpo entero. Siga los siguientes consejos:

• Abríguese, especialmente en temporada de frío y durante cambios de temporada.

• Evite ráfagas y corrientes de aire frío.

• Use sombrero durante el frío, porque el cuerpo pierde calor por el cuero cabelludo. Cúbrase cara y orejas con una bufanda.

• Vístase en capas con ropa holgada, especialmente en el torso.

• Lleve botas y zapatos que no creen problemas en la piel ni ampollas.

• Emplee calcetines gruesos o varios calcetines.

• Use manoplas (con los dedos juntos) para salir, son más calientes que los guantes.

• Mantenga siempre un suéter consigo, incluso durante el verano. Lo puede necesitar en edificios con demasiado aire acondicionado.

• Ponga sábanas de franela o varias mantas en su cama. Use una cobija eléctrica para calentar las sábanas antes de meterse en la cama, lea las instrucciones y sígalas cuidadosamente. Si se le enfrían las manos o los pies mientras duerme, use guantes y calcetines.

• Conserve a temperatura agradable las habitaciones en que más está.

• Empiece a correr el agua de la bañera o ducha antes del momento de entrar para que el agua fría no lo toque. Mantenga la puerta del baño cerrada de manera que el vapor caliente el cuarto.

• Pida ayuda a familiares y amigos. En el invierno, por ejemplo, deje que otro salga a recoger el periódico o encienda el auto si hace frío.

• Evite tareas domésticas que requieran poner las manos en contacto con agua fría, use agua tibia para lavar y enjuagar cosas.

• Lleve guantes gruesos o manoplas para abrir la heladera o congelador tanto en la casa como en el supermercado.

• Use recipientes de materiales aislantes, guantes o toallas para tomar bebidas o alimentos fríos.

• Aplique paquetes de gel calientes para mayor calor.

Protección de la piel

La poca circulación puede resecar la piel. También hace que cortaduras, grietas o llagas tarden más de lo normal en sanar. Las siguientes sugerencias pueden ayudarle a proteger la piel:

  • Use lociones a base de lanolina cada día en manos y pies para evitar que la piel se parta o agriete.
  • Lávese con un jabón suave y cremoso. Limpie entre los dedos de manos y pies, pero no los remoje.
  • Examine diariamente pies y manos para prevenir úlceras. Si se le hace una, manténgala limpia y cubierta. Vea al doctor inmediatamente.
  • Córtese las uñas con precaución y límelas en curva al ras de los dedos.
  • Cúbrase las manos con unos guantes para lavar los trastes.
  • Sea precavido cuando haga actividades que ejerzan presión en las yemas de los dedos, tales como tocar la guitarra o el piano (este tipo de presión puede causar que los vasos sanguíneos se angosten, disparando un episodio.)
  • Lleve ropa hecha de fibras naturales, como el algodón y la lana. Ellos alejan la humedad de la piel.

Medicamentos

La mayoría de las personas con fenómeno de Raynaud primario no requieren tratamiento médico, aunque muchas prefieren tomar medicamentos durante los meses de invierno. En cambio, quienes tienen fenómeno de Raynaud secundario presentan episodios más severos y pueden necesitar terapia durante todo el año.

No hay medicinas específicamente aprobadas por la Agencia de Fármacos y Alimentos (FDA) para el tratamiento de esta enfermedad. Sin embargo, muchos medicamentos pueden abrir los vasos sanguíneos (vasodilatadores) y se emplean en otros trastornos, como la presión alta, para tratar el fenómeno de Raynaud y parecen ser efectivas. Los más populares son los bloqueadores de los canales de calcio como nifedipina, amlodipina y felodipina. Otros fármacos que abren los vasos sanguíneos y le pueden servir incluyen:

• losartan y prazosin (para controlar la presión)

• nitroglicerina tópica (usada para la angina)

• prostaciclina intravenosa (para tratar la hipertensión pulmonar)

• inhibidores de serotonina como fluoxetina (empleada para la depresión o ansiedad)

• inhibidores de la fosfodiesterasa como sildenafil, tadalafil y vardenafil (aprobados para la disfunción eréctil y la hipertensión pulmonar)

La respuesta a estos fármacos varía y no parecen funcionar por igual en todos los pacientes con fenómeno de Raynaud.

Estos medicamentos deben usarse bajo estricta vigilancia médica después de una evaluación del doctor y pueden producir efectos secundarios como dolores de cabeza, palpitaciones, vértigo o mareo, o retención de fluidos. Consulte con su médico inmediatamente si experimenta alguno de estos efectos o tiene dudas.

Cirugía

En casos severos, donde el paciente no responde a otros tratamientos y hay riesgo de daño a los tejidos de los dedos, el doctor puede recomendar cirugía. Entre los procedimientos quirúrgicos que se utilizan está cortar los nervios que causan el estrechamiento de los vasos sanguíneos (simpatectomía digital) o efectuar una operación vascular para ensancharlos. Estos procedimientos ofrecen alivio, pero se realizan principalmente en casos muy severos de formas secundarias del fenómeno de Raynaud, cuando la terapia farmacológica no funciona.

Cómo controlar un episodio

Si se presenta un episodio del fenómeno de Raynaud, mantenga la calma y caliente todo el cuerpo al resguardarse del aire libre o poniéndose ropa caliente. Después siga los siguientes pasos:

• Cuando las manos empiecen a enfriarse, colúmpielas como si fuera a tirar una pelota.  

• Caliente con cuidado los dedos de manos y pies tan pronto como pueda. Ayuda el poner las manos bajo los brazos.

• Mueva todos los dedos. Camine o marche para mantener la circulación de la sangre.

• Remoje los dedos en agua tibia (no caliente), hasta que recuperen su color normal. No use una bolsa de agua caliente o almohadilla eléctrica, que le podrían dañar la piel.

Otras sugerencias

  • No fume. Fumar causa el estrechamiento de los vasos sanguíneos e incrementa los ataques del fenómeno de Raynaud.
  • Hable con su doctor acerca de empezar un programa de ejercicio aeróbico.
  • Trate de prevenir la tensión emocional. Consulte con el médico qué técnicas de relajación pueden ayudarle a reducir su nivel de estrés.
  • Dado que ciertos fármacos constriñen los vasos sanguíneos, siempre notifique a sus médicos que padece el fenómeno de Raynaud y hablen sobre las medicinas, suplementos dietéticos o herbolarios que esté tomando. Procure no ingerir medicamentos que provoquen espasmos de los vasos sanguíneos.
  • Evite el trauma en los dedos.