Polimialgia reumática

¿Qué es?

La polimialgia reumática o PMR, es una enfermedad que causa dolor y rigidez en el cuello, hombros y las caderas. El nombre literalmente significa dolor en muchos músculos.

El dolor y la rigidez son causados por la inflamación de las articulaciones y los tejidos que las rodean. Los hombros y las caderas son los más afectados, pero la inflamación puede ocurrir también en otras partes del cuerpo.

¿Cuál es la causa?

El dolor y la rigidez son causados por la inflamación de las articulaciones y los tejidos que las rodean. Los hombros y las caderas son los más afectados, pero la inflamación puede ocurrir también en otras partes del cuerpo. La etiología de esta enfermedad es desconocida, sin embargo se cree que factores ambientales y genéticos juegan un papel importante en la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas?

Rigidez y dolor en las articulaciones del cuello, hombros y caderas. La mayoría de las personas con esta enfermedad tienen al menos dos de estos síntomas. La enfermedad puede afectar cuello, glúteos, hombros, antebrazos, caderas y muslos.

En muchos casos los síntomas comienzan de repente. La persona puede estar perfectamente bien un día y luego sentir todos los efectos de la enfermedad al día siguiente. Algunas veces los síntomas ocurren más lentamente.

Rigidez en el signo principal, el cual es generalmente peor en la mañana. Cuando la rigidez es menos severa, se puede dificultar levantarse de la cama. El dolor puede despertarle por la noche, y puede dificultarse el voltearse en el lecho. La rigidez puede empeorar en períodos de inactividad, tales como después de un viaje largo en auto.

Otros síntomas pueden ser fatiga, pérdida de peso y fiebre ligera. Las articulaciones en otras partes del cuerpo pueden doler, y las articulaciones de manos y rodillas pueden hincharse. Puede ocurrir adormecimiento y hormigueo de los dedos (síndrome del túnel carpiano). Algunas personas pueden experimentar dificultades emocionales mientras aprenden a lidiar con la enfermedad.

La mayoría de las personas afectadas han tenido buena salud antes de que aparecieran los primeros síntomas. Estos síntomas pueden parecer sobrecogedores porque pueden afecta cada día de su vida.

Las personas con PMR a veces tienen algún otro tipo de artritis como la osteoartritis, pero no hay relación entre ambas condiciones. La PMR se asocia a una enfermedad llamada arteritis de células gigantes.

  • Dolor y rigidez
  • Fatiga
  • Pérdida de peso
  • Fiebre
  • Adormecimiento u hormigueo de los dedos
  • Malestar general
¿Cómo se diagnostica?

Su doctor considerará sus síntomas, junto con los resultados del examen físico y algunas pruebas de laboratorio antes de hacer un diagnóstico. Para determinar si tiene PMR, su doctor le inquirirá sobre sus síntomas y cambios recientes en su estado de salud, le hará un reconocimiento físico y ejecutará ciertos exámenes de sangre.

Las pruebas sanguíneas ayudarán a encontrar enfermedades que causan síntomas similares a la PMR. Una prueba de sangre llamada tasa de sedimentación (sed) mide la inflamación del cuerpo. En la mayoría de las personas con PMR, la tasa de sedimentación es más alta de lo normal. Sin embargo, otras enfermedades (como infecciones u otras formas de artritis) pueden causar una tasa de sedimentación mayor a la normal, por lo tanto no se puede hacer un diagnóstico basándose sólo en esta prueba. Como la inflamación vaya respondiendo a los medicamentos, bajará la tasa de sedimentación.

Se podrán requerir pruebas adicionales dependiendo de la sintomatología así como de los hallazgos encontrados por su médico. Pudiera ser necesario para el diagnóstico diferencial de PMR y arteritis de células gigantes, tomar una biopsia de un vaso sanguíneo del cuero cabelludo. Para ello, el doctor remueve una pequeña pieza de arteria y la examina bajo el microscopio.

Opciones de tratamiento

El tratamiento se basa en la reducción del dolor y la inflamación, y en aminorar la rigidez, fiebre y fatiga. El ejercicio regular es importante para mantener la flexibilidad de las articulaciones y la fortaleza y función muscular.

Medicamentos

El grupo de medicinas con más frecuencia usado para tratar la PMR es el de los corticosteroides, que son fármacos como la cortisona. Pueden recetarse al principio medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) o agregarse a los corticosteroides.

Necesitará ver a su doctor regularmente una vez que empiece a tomar medicamentos. Dígale cómo es que la medicina afecta sus síntomas e indíquele cualquier efecto secundario, como aumento de peso o depresión. Su médico puede usar varias pruebas, como la tasa de sedimentación, para ajustar la dosis. Aunque usted se sienta bien, visite a su doctor con regularidad para que vigile cualquier señal de recaída o efectos secundarios.

Corticosteroides
Los corticosteroides son medicamentos fuertes que ayudan a reducir la inflamación y alivian la rigidez y el dolor. La mayoría de las personas con PMR se sienten mejor en pocos días de haber tomado la primera dosis. La prednisona es el glucocorticoide más comúnmente empleado para tratar la PMR.

Si su médico le receta un corticosteroide, siga las instrucciones cuidadosamente. En algunos pacientes, dosis bajas de prednisona (10 -15 mg al día) son suficientes para controlar la PMR. Su doctor puede indicarle que tome la dosis completa en la mañana o que la divida durante el día. Es importante continuar tomando la medicina aunque se sienta mejor. La PMR puede volver y pueden ocurrir otros problemas si deja de tomar el medicamento demasiado pronto.

Puede que necesite tomar la prednisona por al menos seis meses o hasta dos años. En casos raros, algunos pacientes pueden requerir dosis menores por varios años. El médico reducirá la dosis gradualmente al mejorar sus síntomas. Siga las instrucciones de su doctor. No trate de bajar la dosis por cuenta propia o deje súbitamente de tomar el fármaco.

Los efectos adversos son generalmente mínimos. Por periodos prolongados, éstos pueden incluir:

    * Aumento de peso
    * Huesos frágiles (osteoporosis)
    * Depresión y cambios de humor
    * Cataratas
    * Glaucoma
    * Empeoramiento de diabetes o establecimiento de diabetes en alguien que no la padecía
    * Adelgazamiento de la piel y susceptibilidad a moretones
    * Redondez facial
    * Dificultad para dormir
    * Presión alta

Los corticosteroides afectan a cada persona diferentemente. Los efectos secundarios de estos medicamentos están directamente relacionados a la dosis que toma. No tiene que tomar dosis grandes a menos que también tenga arteritis de células gigantes. Efectos adversos severos son mucho menos comunes con las dosis bajas que normalmente se usan para tratar la PMR.

Indique a su médico si experimenta cualquier efecto secundario. Si esto ocurre, la mayoría de ellos desaparecerán cuando se suspenda o reduzca la dosis. Su doctor puede brindarle ideas sobre nutrición para ayudar a disminuir algunos efectos adversos.

Instrucciones especiales para corticosteroides

Su cuerpo produce naturalmente cantidades pequeñas de hormonas que son formas de corticosteroides. Ellas ayudan al cuerpo a ejecutar muchas funciones cotidianas como mantener la presión sanguínea y el balance de electrolitos. Cuando toma medicamentos corticosteroides por más de un par de días, su cuerpo puede dejar de producir algunas de estas hormonas. Esto no es permanente. Su cuerpo empezará gradualmente a hacer hormonas de nuevo al reducir la dosis del medicamento.

Tomar corticosteroides puede incrementar su riesgo de osteoporosis. Las pruebas de densidad de hueso (que muestran si el fármaco está debilitando sus huesos) deben administrarse cuando empieza a tomar corticosteroides y continuar cada año de tratamiento. La mayoría de los doctores recomiendan o recetan suplementos de calcio y vitamina D, medicamentos de reemplazo hormonal y/o de protección para los huesos para ayudar a prevenir o retrasar la osteoporosis.

Recuerde:

    * Notifique a todo el personal médico que le atiende que está tomando esta medicina. Pudiera necesitarse aumentar la dosis por  periodos de tiempo cortos si su cuerpo está bajo mucho estrés—por ejemplo, si se somete a cirugía o tiene una enfermedad grave. Incluso después de que haya suspendido el medicamento hasta por un año debe decirle a su doctor que solía tomarlo.
    * No discontinue este medicamento sin el consentimiento previo de su doctor.
    * No trate de reducir la dosis por su cuenta. Coopere con su doctor para que gradualmente deje la medicina.
    * Lleve una identificación médica para que la gente sepa que toma corticosteroides en caso de emergencia.
    * Si se enferma y el vómito le impide tomar este medicamento, avise a su doctor inmediatamente.
    * Hable con su doctor sobre cómo prevenir la osteoporosis, así como de aminorar otros efectos secundarios.

Si deja de tomar corticosteroides súbitamente, su cuerpo quizá no produzca aún suficientes hormonas por sí mismo, por lo cual puede enfermarse gravemente. Su doctor puede ayudarle a ir disminuyendo lentamente la dosis para que no se enferme.

Una vez que su condición ha respondido a los corticosteroides, su doctor reducirá lentamente la dosis al mínimo nivel necesario para controlar los síntomas y prevenir una recaída. Este proceso de ajuste requiere una comunicación honesta con su doctor sobre su tratamiento y sus efectos. El tratamiento efectivo le permite a la mayoría de las personas con PMR llevar vidas activas y productivas.

AINE
Un grupo de medicinas llamadas antiinflamatorios no esteroides (AINE) puede usarse solo o con corticosteroides para tratar la PMR. Los AINE no son tan fuertes como los corticosteroides, pero pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación. Si tiene un caso muy leve de PMR, puede que sólo necesite tomar AINE. Dos ejemplos de éstos son la aspirina y el ibuprofeno y están disponibles sin receta. Muchos AINE requieren receta médica. Su doctor puede recomendarle cuál tipo es el más adecuado para usted.

Instrucciones especiales para los AINE
Los AINE tienen posibles efectos secundarios, así que cerciórese de seguir las instrucciones de su médico.

Pautas para tomar AINE:

    * Siempre tome estos medicamentos con comida, porque pueden causar malestar estomacal y provocar úlceras y sangrado. Su doctor le puede recetar medicina para proteger el estómago si experimenta problemas gastrointestinales.
    * Contacte a su médico si un AINE le ocasiona indigestión (malestar estomacal).
    * No tome más AINE de los indicados por su doctor.
    * No tome medicamentos sin receta que contengan aspirina, ibuprofeno o naproxeno aunados a los AINE.

Ejercicio y descanso
El ejercicio y el descanso juegan un papel importante en su tratamiento. El ejercicio le ayuda a mantener o ganar energía y fortaleza muscular. El ejercicio también ayuda a combatir el sobrepeso y la osteoporosis que puede resultar de tomar corticosteroides.

Asegúrese de no excederse durante el ejercicio. Si usted es sobre reactivo, sus síntomas podrían empeorar. Caminar, montar en bicicleta estacionaria y los ejercicios de piscina son buenas formas de ejercicio. Pida a su doctor o fisioterapeuta sugerencias específicas sobre el tipo de ejercicio que más le conviene.

También necesita suficiente descanso para darle al cuerpo tiempo para recobrarse del ejercicio y otras actividades. Cerciórese de que duerma lo suficiente cada noche y de que se tome tiempo para descansar durante el día, si así lo requiere.

¿Quién tiene riesgo?

La enfermedad casi siempre se ve en personas de más de 50 años, aunque la edad promedio es de 70 años. La polimialgia ocurre en el doble de mujeres que de hombres.