Ajo

¡Machaque ese ajo!

 

Si se le hace agua la boca al pensar en un puré de papas con ajo o en un platillo de pasta con salsa de tomate al ajillo, aquí le ofrecemos una idea directamente del laboratorio a su cocina: cerciórese de que los dientes de ajo estén aplastados.

 

Machacar o aplastar el ajo ayuda a preservar sustancias con propiedades para la salud del corazón que se destruyen con facilidad con sólo unos cuantos minutos de cocción, según  un estudio por investigadores de la Universidad Nacional de Cuyo en Mendoza,Argentina. Esas sustancias químicas son las responsables de las propiedades anticoagulantes de la sangre, que pueden reducir los riesgos de ataques cardiacos y derrame cerebral.

 

Incluso mejor, dicen los investigadores, es poner a un lado el ajo machacado por unos 10 minutos antes de cocinarlo. Esto puede ayudar a que estos compuestos químicos soporten mejor el calor de la cocción.