Las cebollas pueden ayudar a prevenir la inflamación

Entre las lágrimas que causan y su fuerte olor, las cebollas poseen mala reputación. Pero si usted tiene artritis, podrían ser justo lo que necesita.    

Las cebollas no son solo condimentos de nuestros platillos favoritos. Son bajos en calorías, no contienen nada de grasa y están llenos de compuestos que ayudan contra la inflamación de la artritis y enfermedades asociadas.

También son una de las fuentes más ricas de flavonoides: antioxidantes que se deshacen de los radicales libres de las células del cuerpo antes de que las puedan perjudicar. Un flavonoide de la cebolla, llamado quercetina, ha demostrado que puede inhibir leucotrienos, prostaglandinas e histaminas, los cuales poseen una potente actividad pro-inflamatoria en la artritis reumatoide (AR) y en la osteoartritis (OA); reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares al disminuir las lipoproteínas de baja densidad (LDL por sus siglas en inglés) o colesterol “malo” y ayuda a prevenir el avance del cáncer.

Ayudar a articulaciones inflamadas, enfermedades del corazón y cáncer no son los únicos beneficios envueltos delicadamente en las capas de la cebolla. Uno de sus compuestos también puede estimular el tejido óseo. Una sustancia conocida como GPCS (gama-L-glutamil-trans-S-1-propenil-L-cisteína sulfóxido) es capaz de inhibir el desgaste del cartílago, según un estudio publicado en el Journal of Agriculture and Food Chemistry. Los científicos de la

Universidad de Berna, Suiza, especulan que GPCS podría funcionar del mismo modo que el alendronato (Fosamax), usado para el tratamiento de la osteoporosis y la descalcificación derivada del uso de corticosteroides.

Gran olor = Gran poder

Todas las cebollas son saludables, pero no igualmente, señala un estudio de la Universidad Cornell en Ithaca, N.Y. Los químicos responsables del efecto terapéutico están en más altas concentraciones en chalotes, cebollas amarillas y moradas.

Precisamente, los chalotes y las cebollas amarillas y moradas poseen un sabor más fuerte que las variedades blancas, lo que sugiere que mientras más pungente el olor, más poderosas las propiedades curativas, indica uno de los investigadores del estudio. 

5 Formas de agregar cebolla a sus comidas

Crudas o cocidas, las cebollas son un ingrediente saludable en cualquier platillo. Estas son algunas sugerencias:

  • Ensaladas – rebanadas de cebolla morada cruda agregan color y una dosis sana de  antioxidantes.
  • Salteados de verduras – ponga tiras de cebolla amarilla a la mezcla. En cuatro a cinco minutos a fuego alto estará listo.
  • Sándwiches – añada cebolla blanca, amarilla o morada a su gusto, ya sea sofrita o cruda. Aderece los emparedados no sólo con cebolla sino con otras verduras para subir su ingesta de fotoquímicos al tiempo que suprime otros ingredientes menos sanos como quesos y carnes.
  • Guarniciones – hornee, cueza o ase tajadas gruesas de cebolla barnizadas con un poco de aceite de oliva para acentuar su dulzura.
  • Guarde para después – ¿le sobró cebolla? Colóquela en bolsas plásticas en el congelador y ahórrese la cortada y las lágrimas en su siguiente guiso.