Alimentos buenos para la gota

La investigación muestra que algunos alimentos ayudarn a reducir el riesgo de ataques de gota.

Llevar una dieta que controle los niveles sanguíneos del producto de desecho corporal llamado ácido úrico, es una parte importante de un plan de tratamiento de gota. Esto se debe a que los altos niveles en sangre de este compuesto pueden generar la formación de cristales que a menudo se acumulan en las articulaciones, causando el dolor severo e inflamación característicos de un ataque de gota.

Tradicionalmente, las dietas para la gota se han centrado en lo que no se debe comer, es decir, alimentos ricos en purinas, sustancias con alto contenido de nitrógeno que se metabolizan en ácido úrico. Pero cada vez más, la investigación muestra que lo que sí se come puede ser igualmente importante para controlar los niveles de ácido úrico y reducir el riesgo de desarrollar gota o padecer ataques dolorosos de gota.

Además de seguir una dieta bien balanceada para promover la salud general y lograr y / o mantener un peso saludable, aquí encontrará algunos alimentos qué considerar en si está tratando de controlar o prevenir la gota.

Verduras. Una dieta rica en verduras es fundamental para una buena salud. Si bien los médicos una vez desaconsejaron las verduras con purinas, incluidos hongos, espárragos y espinacas, para los individuos con gota, la investigación publicada en 2012 no muestra ninguna correlación entre la ingesta de estas verduras y el riesgo de gota. Puede ser porque los compuestos beneficiosos en estos alimentos pueden compensar los efectos del contenido de purina, que es mucho menor que en las carnes.

Cerezas. Al menos algunos estudios sugieren que las cerezas pueden ser benéficas contra la gota. Un pequeño estudio presentado en la reunión anual de 2010 de la Liga Europea contra el Reumatismo encontró que los pacientes que tomaron una cucharada de jugo de cereza concentrado dos veces al día durante al menos cuatro meses experimentaron una reducción de más del 50% en los ataques de gota. En un estudio de 2012, las personas que comieron cerezas o extractos de cereza padecieron menos ataques de gota en los dos días posteriores a su ingestión que durante los dos días posteriores a los períodos en que no ingerían cerezas o extracto de cereza. La investigación sugiere que esta fruta puede ayudar al bajar los niveles de ácido úrico o contribuir más directamente en controlar la inflamación.

Agua. La investigación muestra que tomar más agua significa menos episodios de gota. Un estudio de 2009 reveló que con cada vaso de agua consumido en 24 horas antes de un ataque, el riesgo de episodios recurrentes de gota disminuía. Por ejemplo, aquellos que bebieron entre cinco y ocho vasos de agua tuvieron un riesgo 40% menor de un ataque de gota en comparación con aquellos que bebieron solo un vaso de agua o menos en las últimas 24 horas. Los autores del estudio no pudieron hacer recomendaciones específicas sobre la cantidad de agua que se debe tomar porque depende de otras condiciones médicas subyacentes y del nivel de actividad física. Hable con su médico sobre la cantidad de agua que debe beber cada día.

Café. Dos estudios separados revelaron que beber café reduce el riesgo de gota en hombres y mujeres. Los resultados del estudio más amplio, que incluyó a 45.869 hombres mayores de 40 años sin antecedentes de gota, mostraron que el riesgo de gota era 40 % menor para los hombres que tomaban de cuatro a cinco tazas al día, y 59% para los hombres que bebían seis o más tazas al día en comparación con los hombres que nunca tomaban café. En el otro estudio, los investigadores revisaron los cuestionarios de alimentos de 14,000 hombres y mujeres de 20 años o más, y hallaron que mientras más café (regular o descafeinado) bebían los participantes, menores eran sus niveles de ácido úrico. El té pareció no tener ningún efecto.