Ayunar para sentirse mejor

¿Puede el no comer ayudarle?

Ayunar parece extremo, pero la ciencia sugiere que posee beneficios de salud, y no hay que sufrir de inanición para obtenerlos. La creciente investigación demuestra que ayunar puede ayudar a vivir más, prevenir padecimientos cardiacos, diabetes y quizás aliviar los síntomas de la artritis.

Es sabido que limitar la ingesta de alimentos reduce la inflamación, afirma el Dr. Mark Mattson, jefe del laboratorio de neurociencia del Instituto Nacional del Envejecimiento (NIA, por sus siglas en inglés), experto en ayuno y salud.  Ahora, añade, los investigadores empiezan a saber el porqué.

Las células en modo de inanición comienzan por quemar grasa en vez de glucosa (azúcar)como fuente de energía. La grasa no sólo es una fuente excelente de energía, sino que produce compuestos llamados cuerpos cetónicos, uno de los cuales inhibe un componente inflamatorio asociado a varias enfermedades, incluyendo la artritis reumatoide (AR).

He aquí un vistazo a la investigación.

Ayuno

Ayunar quiere decir no comer nada o casi nada de doce horas a algunas semanas sin dejar de obtener nutrientes. Un estudio halló que el ayuno de 1 a 3 semanas seguido de una dieta vegetariana (durante al menos un año) redujo significativamente el dolor y la inflamación de la AR en algunos pacientes. Otros estudios han mostrado que alternar periodos de ayuno y de alimentación reduce la cantidad de marcadores de inflamación asociados a la artritis, tales como el FNT (factor de necrosis tumoral) y PCR (los participantes del estudio continuaron con los medicamentos prescritos). Una variante consiste en comer normalmente por cinco días a la semana y limitar a 500 calorías las consumidas cada uno de los otros dos días de la semana. Incluso 12 horas de ayuno por cada periodo de 24 horas puede ser benéfico. Aparentemente las personas pueden obtener resultados haciendo ayuno intermitente (cada otro día) y siguiendo una dieta sana, aunque no se recomienda en aquellos que están débiles o con bajo peso, y además puede ser difícil de cumplir, asevera el Dr. Mattson.

Restricción calórica

Ello consiste en disminuir el consumo de calorías de un 10 a 40 % conservando una nutrición adecuada. Un estudio reciente del NIA halló que los individuos que comían 12% menos calorías (240 de una dieta de 2000 calorías diarias) por dos años redujo notablemente la presión sanguínea, el colesterol total, el riesgo de diabetes y bajó en casi un 50% la PCR.  Las personas con AR tienden a presentar un riesgo mayor de artritis, sin embargo, los estudios no buscaron específicamente los efectos en la enfermedad. Ninguno de los participantes en el estudio tuvo efectos adversos (aunque ninguno pudo alcanzar la meta de 25% de reducción de los síntomas), pero la restricción calórica severa no se ha estudiado lo suficientemente como para recomendarla a largo plazo,

Dieta cetónica

Conocida popularmente como la dieta Atkins, ésta restringe la ingesta de carbohidratos a 50 gramos o menos al día, forzando al cuerpo a quemar grasa generando las mismas cetonas que el ayuno y la restricción calórica. Los investigadores piensan que estas dietas pueden imitar los efectos del ayuno en la artritis reduciendo la inflamación y el dolor, pero ningún ensayo clínico aleatorio (el estándar ideal científico) muestra estos efectos en la artritis. Algunos individuos bajo la dieta han tenido problemas de la glándula adrenal, pero no está claro si son consecuencia de la misma.

Antes de probar cualquiera de estas dietas consulte con su médico.