5 Cereales para una dieta excenta de trigo

Si quiere omitir el trigo de su dieta aquí están algunos cereales que puede probar.

Las personas con enfermedad celíaca o incluso con una sensibilidad leve al gluten, proteína que se encuentra de forma natural en el trigo, la cebada y el centeno, pueden ser bastante creativas cuando se trata de cocinar y hornear. A menudo sustituyen algunos cereales menos conocidos por harina común. Aquí hay cinco que cualquiera puede disfrutar.

 

Alforfón o trigo sarraceno (Fagopyrum esculentum): pequeño y triangular, estos granos en realidad no están relacionados al trigo, pero como éste, se usan extensamente en alimentos de todo el mundo, desde el fideo soba japonés hasta las crepas francesas. En este país, el alforfón asado es el más popular. Con frecuencia se le denomina kasha, y tiene un sabor terroso y ahumado que es óptimo para rellenar y como guarnición.

¡Pruébelo! Póngaselo a los champiñones salteados y rocíeles aceite de olivo.

Maíz: oriundo de México y Sudamérica, en su forma seca y molida en Estados Unidos se le llama “cornmeal” y puede emplearse para hacer pan o polenta, un platillo naturalmente cremoso y rico. Para satisfacer su paladar al instante (la polenta tradicional generalmente se tarda más de 30 min. en cocinar y hay que estarla moviendo continuamente), adquiera la polenta precocida en envoltura de plástico.

¡Pruébelo! Corte un tubo de polenta en rebanadas de ½ pulgada de grosor y dore en aceite de olivo, sirva con espinaca sofrita y espolvoree un poco de queso.

Mijo: las semillas pequeñas y amarillas están repletas de vitamina B y tienen un sabor ligeramente suave que recuerda al maíz. Son tan sencillas de cocinar como el arroz, y se puede preparar de forma dulce o salada.

¡Pruébelo! Cocine el mijo como lo haría con la avena, agregándole un poco de leche y miel.

Quinoa o quinua: cereal primordial de Sudamérica desde tiempos prehispánicos, este alimento es altamente nutritivo. Tarda unos 10 a 15 minutos en cocerse, lo mismo que le tomaría preparar cualquier otro cereal o pasta, pero con un valor nutricional mucho mayor en proteína, fibra y fierro.

¡Pruébelo! Sírvalo con frijoles, salsa, aguacate, lechuga y maíz.

Sorgo: preparado de una yerba molida, la harina de sorgo tiene un sabor relativamente neutro y un color pálido, convirtiéndolo en una buena opción para la preparación de alimentos horneados. Como el gluten es lo que hace que la masa se incorpore, la mayoría de las recetas con harina de sorgo requieren agregar goma de xantano que actúa de manera similar.

¡Pruébelo! En galletas y pasteles, añada ½ cucharadita de goma de xantano y 1½ cucharadita de almidón por taza de harina de sorgo.