Las mejores bebidas para la artritis

 

Existe un viejo dicho: “somos lo que comemos”. Pero lo que bebemos también tiene un efecto enorme en el cuerpo y la salud.

La especialista en nutrición Sonya Angelone de San Francisco y vocera de la Academia de Nutrición y Dietética, dice que las personas no piensan mucho en lo que beben “lo que come y bebe es información para el cuerpo y beber adecuadamente puede ciertamente afectar cómo se siente y los mensajes que el organismo recibe”. 

Angelone recomienda iniciar el día con un vaso de agua antes de ingerir cualquier alimento, ya que la mayoría de la gente se despierta un tanto deshidratada. Afirma que es deseable adherirse básicamente a tomar agua el resto del día. La recomendación típica es tomar ocho vasos diarios.

En general, los expertos en nutrición aconsejan omitir las bebidas carbonatadas porque están repletas de azúcar o aspartamo. Este último afecta negativamente la capacidad del organismo de absorber calcio.

¿Entonces qué debería tomar?

El té es una de las bebidas más estudiadas cuando se trata de sus beneficios para los pacientes de artritis. Los tés verde, negro y blanco son ricos en polifenoles (compuestos derivados de plantas que tienen poderosos efectos antiinflamatorios).

Encontrará las mayores concentraciones de polifenol en los tés verde y blanco. El té verde se considera generalmente uno de los más benéficos ya que su ingrediente activo es un polifenol conocido como epigalocatequina 3-galato (EGCG). Este compuesto posee una actividad antioxidante unas cien veces mayor que las vitaminas C y E. Los estudios han demostrado que, además, preserva cartílago y hueso, aunque no existen muchas pruebas controladas en personas con artritis.

Café

Las investigaciones revelan que el café también posee polifenoles antioxidantes. Eso significa que el café puede ayudar a combatir los radicales libres en el cuerpo, cuyo efecto resulta dañino. Otros estudios sugieren que el café podría tener un efecto protector contra la gota.

Aún no se ha determinado si existe alguna conexión entre el café y el aumento en el riesgo de artritis reumatoide y osteoporosis. Ciertos estudios señalan que el café incrementa el riesgo, otros, lo contrario.

Como regla general, lo mejor es beber café en moderación: no más de dos tazas al día. Controle su ingesta de cafeína y esté atento a las bebidas de lujo colmadas con crema batida y jarabes que disparan los niveles de azúcar y calorías.

Leche

Se ha sugerido dejar los lácteos cuando se diagnostica la artritis, aunque no hay estudios contundentes. Si tiene problemas con la lactosa (trastornos digestivos, malestar estomacal y gases) existe una amplia variedad de sustitutos que podría emplear. Entre ellos están las bebidas a base de almendras, anacardos (nuez de la India o marañón), avellanas, arroz y soya, por mencionar algunos.

Asegúrese de optar por bebidas fortificadas con calcio o proteína si así lo prefiere. Estas bebidas carecen naturalmente de colesterol y son bajas en grasas, pero pueden contener azúcar añadida según sea la presentación.  

Jugos

Los jugos de naranja, tomate, piña y zanahoria son abundantes en vitamina C, por lo cual poseen propiedades antioxidantes, que pueden neutralizar los radicales libres que generan inflamación. Se ha demostrado que el jugo de cerezas agrias previene los ataques de gota y reduce los síntomas de osteoartritis.

No obstante, sea prudente al tomar jugos: son deliciosos, pero también están repletos de azúcares y calorías. Consulte con su médico si le gusta tomar jugo de toronja (pomelo), ya que éste puede desactivar o alterar el efecto de muchos fármacos.

Licuados

Los expertos en nutrición alaban las propiedades de los licuados sobre las de los jugos. En vez de exprimir el jugo de frutas y verduras, éstos se colocan enteros en la licuadora, proporcionándole el beneficio de la fibra, la cual ayuda a limpiar las arterias y a combatir el estreñimiento. Las frutas y verduras de colores vibrantes también son ricos en antioxidantes. Añadir moras o bayas y verduras de hojas verdes como espinacas, puede brindar grandes dosis de vitaminas y nutrientes.

Los licuados que contienen yogurt son fuentes de microorganismos activos (vivos) llamados probióticos, así como de vitaminas. Pruebe bebidas como el kéfir, un fermentado similar al yogurt, menos espeso y más rico en búlgaros como alternativa. Su alta concentración de probióticos puede disminuir la inflamación. Elija presentaciones de yogurt o kéfir bajas o libres de azúcar. 

Agua

Si existe un elixir mágico qué tomar, ése es el agua. La hidratación es vital para desechar toxinas del organismo, ayudando a combatir la inflamación. El consumo adecuado de agua mantiene las articulaciones bien lubricadas y sirve para prevenir los ataques de gota.

Beber agua antes de las comidas puede asimismo darle la sensación de saciedad, por lo que comerá menos, suscitando la pérdida de peso.

Los expertos indican que no vale la pena gastar dinero en agua enriquecida. La cantidad de nutrientes, como electrolitos o antioxidantes que le ponen es generalmente minúscula.