Cómo seguir moviéndose y cuándo parar


El ejercicio es crucial si tiene artritis. Pero saber cuánta actividad realizar cuando siente dolor puede ser riesgoso. Aunque es normal cierta dolencia posterior al ejercicio, un dolor agudo durante o inmediatamente después del mismo puede indicar una lesión. Hablamos con el fisioterapeuta Richard Kassler, supervisor del Centro Ortopédico y de Terapia Deportiva del Hospital para Enfermedades de las Articulaciones de la Universidad de Nueva York, y con el reumatólogo James O´Dell, presidente de la Fundación del Colegio Americano de Reumatólogos para la Educación y la Investigación en Atlanta, para obtener ciertas pautas de cuándo está bien que los individuos con artritis hagan ejercicio pese al dolor, y cuándo no lo es.

 

Si tiene dolor moderado a severo en un área articular específica antes de empezar el ejercicio: concéntrese en una zona distinta por uno o dos días, si le duelen las rodillas, evite los ejercicios de fortalecimiento de las extremidades inferiores, y en su lugar ejercite las superiores. Añadir presión a una articulación que está particularmente sensible podría contribuir a su daño, así que es mejor dejarla en paz por un rato.


Si presenta dolor articular moderado a severo durante el ejercicio: pare inmediatamente. La mayoría de las personas con artritis puede hacer ejercicio de manera segura bajo un dolor leve. Pero si siente gran molestia durante el ejercicio, aunque no esté haciendo una rutina particularmente ardua en las articulaciones, quizá sea señal de que estén inflamadas o incluso ostenten daño que requiera tratamiento.


Si continuamente manifiesta dolor articular (no muscular) luego del ejercicio: cambie a una rutina que ejerza menos presión en sus articulaciones. Si necesita ayudas externas (como abrazaderas) o estar tomando analgésicos constantemente, ello es una buena señal de que su actividad es demasiado extenuante para las articulaciones. La natación, los ejercicios acuáticos y andar en bicicleta son opciones válidas para quienes tienen dolor DOLOR (LINK Controlando su dolor) articular.


Si a veces siente dolor articular moderado a severo al día siguiente del ejercicio: Reduzca la intensidad de su programa de ejercicio. Si tiene mucho dolor al otro día, probablemente se sobrepasó de intensidad o de duración. Descanse un día y posteriormente efectúe una rutina más corta y menos agotadora. Si el dolor persiste, mute a una forma de ejercicio menos intensa (por ejemplo pase del ejercicio en elíptica a aeróbicos acuáticos).

 

Consejos para una buena rutina de ejercicios

Siga nuestros videos y fotos de ejercicios