El yoga disminuye la inflamación

 

El yoga puede hacer más que calmar la mente y estirar los músculos. Un estudio reciente sugiere que hacer yoga con regularidad también puede disminuir la inflamación en otras partes cuerpo, la cual es la responsable de una variedad de trastornos como la artritis, padecimientos cardiacos y la diabetes tipo 2.


Los investigadores de la Universidad de Ohio en Columbus analizaron 50 mujeres de una edad promedio de 41 años en grupos de expertas y de neófitas en la práctica del yoga.


Los científicos incrementaron el estrés de las mujeres, fuente comprobada de inflamación, mediante la ejecución de tareas como meter los pies en agua extremadamente fría y resolver problemas matemáticos particularmente difíciles sin la ayuda de papel y lápiz. Se les tomaron muestras de sangre varias veces antes, durante y después de tales actividades.


Entonces se midieron los niveles de ciertos marcadores de la inflamación, como la proteína C reactiva (PCR); el factor de necrosis tumoral alfa (FNT-α); y la interleucina 6 (IL-6). Estos componentes desempeñan una función importante dentro del proceso patológico en individuos con trastornos inflamatorios e autoinmunes, como es el caso de la artritis reumatoide.


El equipo de investigadores descubrió que las mujeres que no estaban acostumbradas al yoga tuvieron una respuesta inflamatoria mayor a las tareas estresantes que las que lo practicaban con frecuencia.


“Prácticas, tales como el yoga, que ayudan a bajar las respuestas al estrés pueden ser también muy buenas para la respuesta inmunológica”, asevera la Dra. Janice Kiecolt-Glaser, profesora de psiquiatría y psicología y directora del estudio de la Universidad de Ohio, mismo que se publicó en la revista Psychosomatic Medicine.


De hecho, los niveles de la proteína IL-6 fueron 41% más altos en las neófitas que en las expertas en yoga.


“Cuando se ejercía estrés a las expertas en yoga, éstas presentaban una respuesta menor al mismo en términos de IL-6 en comparación a las neófitas. Esto sería algo positivo en la vida cotidiana”, añade la doctora. “El yoga puede hacer un bien cuantificable contra el estrés”.


Los científicos dicen que sus hallazgos demuestran que el estrés tiene un impacto inmediato en la sangre y el cuerpo de las personas y que el yoga es una manera simple de reducir su impacto a corto y largo plazo. Pero como el yoga posee tantos componentes: movimientos, respiración, elementos mentales, los investigadores dicen que es difícil determinar las partes específicas responsables del efecto en la disminución del estrés.


No obstante, la instructora de 56 años, Dorothy Guy, del Centro de Cuidados a la Mujer Barbara Greenspun, en Las Vegas, Nevada, piensa que es posible. Ella tiene artritis en las caderas y cree, basada en su experiencia personal, que los beneficios del yoga provienen de todos los elementos.


Según ella, “Todo esto en conjunto es lo que yo considero el proceso curativo del yoga y beneficia a los pacientes. Las técnicas de respiración les ayudan a relajarse. Se les enseñan técnicas de relajación y de meditación y todas esas cosas juntas intervienen en el aspecto liberador de estrés”.


Guy asegura que antes de iniciar un programa de yoga, los pacientes deben entrevistar a los instructores para asegurarse de que entiendan los retos y necesidades individuales de la persona y una vez que empiece, reitera que es primordial practicar a su propio ritmo. No importa su edad o capacidad atlética, el yoga es una opción, continúa.


“El yoga es algo que cada quien puede hacer. Yo lo enseño a los adultos mayores sentados en sillas”, concluye Guy.


Más adelante los científicos estarán investigando el papel del yoga en la reducción de la inflamación relacionada con la fatiga debilitante entre las sobrevivientes al cáncer de seno.


Recursos adicionales


Lea nuestra sección Yoga para la artritis.

Siga nuestro DVD Arthritis-Friendly Yoga