Yoga para principiantes: 10 consejos para ayudarle a empezar

Cómo elegir la clase de yoga adecuada.

¿Está buscando a una clase de yoga? Muchas investigaciones recientes han demostrado que la práctica regular del yoga puede aliviar el dolor y mejorar el funcionamiento en personas con artritis, haciéndolo un ejercicio suave ideal.

Si no le interesa el aspecto de la conexión mente-cuerpo o meditación del yoga, sino más bien las posturas físicas y los beneficios de flexibilidad, busque un instructor o clase que se centre en lo que desea.

Aquí están algunas sugerencias para encontrar la clase de yoga adecuada si tiene artritis.

  • Halle un instructor que le haga sentir cómodo y que modifique las posturas de acuerdo con sus necesidades. La página de la Arthritis Foundation Arthritis Resource Finder ofrece un directorio que puede ayudarle a encontrar programas de yoga que las persona con artritis puedan hacer e instructores capacitados para enseñarles.
  • Si es la primera vez que toma yoga, pueden ser preferibles las clases adaptadas para adultos mayores o aquellas consideradas como suaves.
  • Haga uso de apoyos, tales como bloques, tapetes y toallas; sillas o accesorios están disponibles en la clase.
  • Pregunte con antelación qué accesorios podría necesitar, como su propia esterilla.
  • Son preferibles las clases de menor tamaño, pues quizá requiera de atención del instructor para modificar las posturas.
  • Tome una clase antes de comprometerse a una serie de clases.
  • Lleve a un amigo o a su cónyuge con usted si es posible, hacer ejercicio con un compañero motiva a adherirse al mismo.
  • Elija yoga Iyengar u otras formas suaves de yoga en vez de Bikram, Astanga, Body Pump o yoga de la energía.
  • Haga 60% de lo que se siente capaz de hacer al principio y luego aumente el grado de estiramiento o velocidad.
  • Evite posturas que involucren equilibrio sobre un pie, como la del árbol, o flexionar la rodilla más de 90 grados, como la pose de la rana. Modifíquelas para adaptarlas a sus propia flexibilidad.