Anotar en un diario lo que come sirve para adelgazar 

Papel y lápiz pueden ser herramientas eficientes para lograrlo.

Ver para creer. Los estudios muestran que quienes mantienen un diario de los alimentos que consumen cada día adelgazan más que quienes no lo hacen. Al principio, puede ver en retrospectiva lo que comió un día o una semana dada para evaluar su elección de alimentos y cantidades y para determinar porqué sube, baja o mantiene el mismo peso.

Los diarios de comidas sirven para asumir responsabilidad, dice Elisa Zied, especialista en nutrición de Nueva York. “El ser responsable de sus actos, le confiere la habilidad de hacer cambios y ver cómo puede mejorar”, continúa, “es muy fácil comer sin fijarse, pero cuando lo anota en un papel, puede sorprenderse al ver cuánto consume”.

Qué hay que anotar

Decídase a escribir en su diario cada vez que coma algo, para que se vuelva un hábito que le será muy útil. Para mejores resultados, escriba lo siguiente:

Cada bocado que se lleva a la boca. Es decir, comidas, refrigerios o tentempiés, y hasta muestras que le den en el supermercado. Incluya las calorías que consume. Si no está seguro del número de calorías de una galleta o rebanada de pan, consulte cualquier guía nutricional.

Dónde y cuándo come. Pudiera haber un patrón de ingesta de alimentos por la noche o entre comidas. Algunas personas olvidan la disciplina al cenar afuera, y otras encuentran una tendencia a ingerir calorías en exceso mientras manejan o en el escritorio.

Cómo se siente. Las emociones pueden orillarnos a comer más de lo que deberíamos. Percátese si está teniendo un día pesado en el trabajo, está preocupado por su matrimonio o siente presión por una lista interminable de cosas que hacer.

Con quién está. Ciertas personas comen con entusiasmo cuando se hallan solas, otras con compañía.

Las circunstancias. Si come helado, anote si es que tuvo el antojo por dos noches y al final sucumbió a la tentación. Si se sirve otra porción a la hora de la comida porque consideró que podría desperdiciarse o echarse a perder, anótelo.

Actividad y ejercicio. No es solo lo que entra lo que cuenta. Las calorías que quema cuando camina, trabaja en el jardín o hace ejercicio cuentan para perder o ganar peso. Consulte una lista de calorías quemadas por actividad; vaya a nutristrategy.com.

La hora de acostarse. Si duerme poco, podría comer de más.

Cambios de peso. Debe apuntar su peso semana a semana, considere también anotar medidas tales como caderas, cintura, pecho, muslos y brazos con regularidad. Observe cuáles medidas se reducen.

Consejo: Use su diario de comidas como si fuera su chequera.

Imagínese que le “pagan” cierta cantidad de calorías cada día. Esas calorías son su estado de cuenta. Al comer durante el día, deduzca del saldo la cantidad de calorías de todo lo que come para monitorear sus hábitos de consumo.

Dónde anotarlo

Cualquier libreta cuadriculada o a rayas le servirá de diario, pero hallar un método que vaya con su personalidad puede hacer que sea disciplinado o no en su uso. Busque en las librerías cuadernos en blanco. Quizá uno con una cubierta o forro atractivo le anime a apuntar en él seguido. Invierta en un bolígrafo de calidad también.

Si desea más guía que un papel en blanco para llevar su diario. Vea ejemplos en el sitio familydoctor y en womenshealth. O si prefiere hacerlo de manera electrónica, vaya a fitday (en inglés).