Guía de vitaminas y minerales

Conozca los nutrientes que pueden estimular su salud, cuáles alimentos son las mejores fuentes y cuándo un suplemento es una buena, o mala opción.

 

Todo el mundo coincide en que ingerir frutas y verduras ricas en nutrientes puede mejorar la salud en general y reducir el riesgo de enfermedades cardiacas, diabetes y algunos tipos de cáncer. Pero que las vitaminas y minerales encapsulados ofrezcan los mismos beneficios, es materia de intenso debate.  Algunos estudios sugieren que los suplementos tienen poco efecto en las enfermedades crónicas y que pudieran causar más daño que bien. Otras investigaciones indican que pueden ayudar a prevenir o controlar ciertos problemas de salud como osteoporosis, artritis reumatoide (AR) y osteoartritis (OA).

David Schardt, experto en nutrición del Centro para la Ciencia de Interés Público (sin fines de lucro), dice que los consumidores se encuentran en desventaja cuando se trata de entender las conflictivas declaraciones. Asegura que no es fácil dilucidar la validez de la evidencia en muchos de estos estudios, y pocas organizaciones brindan al consumidor datos buenos y confiables de lo que pudiera o no servir.

El director del Programa de Medicina Integral y Complementaria de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, doctor Brent Bauer, concuerda, indicando que muchos estudios de vitaminas son pequeños. Afirma: “Sabemos que un estudio pequeño nunca va a ser definitivo, así que acabamos escudriñando montones de pequeños estudios, algunos bien hechos, otros no. Baste decir que es un desafío”.

¿Su recomendación para las personas confundidas respecto a los suplementos? “Estoy de acuerdo en que deberíamos de tratar de obtener la mayoría de los nutrientes de los alimentos. Así que el primer paso para la mayoría de nosotros es realmente analizar, y entonces mejorar, nuestro estatus nutricional. Dicho esto, no obstante, hay retos específicos como la artritis que pueden requerir dosis más altas de un nutriente, hasta el grado en que sea difícil conseguir esa cantidad de la dieta. Seleccionar específicamente suplementos determinados para indicaciones particulares es un enfoque razonable (al mismo tiempo) los suplementos deben ser lo último que añadamos a una estrategia generalizada de salud, no lo primero en intentar.”

Ambos expertos dicen que es importante hablar con el médico antes de tomar suplementos individuales. Los nutrientes actúan de forma sinérgica (cuando dos o más provocan un efecto superior a la suma de los efectos individuales); tomar demasiado o muy poco de uno puede trastocar las complejas interacciones entre otros, a veces con resultados no intencionados. Como señala Schardt, “Estamos descubriendo que algunas de esta vitaminas cuando se toman solas en grandes cantidades tienen efectos que no anticipamos”. 

 

Vitaminas

Minerales

Sobredosis