Depresión: cuándo ver al médico

Algunos síntomas podrían aliviarse con la ayuda de un profesional.

Si se pregunta si debería ver al doctor a cerca de la depresión, considere primero que el sentirse afligido y desganado es parte de la vida. Un día puede estar irritable y de mal humor; y el siguiente contento, listo para adentrarse en lo que le gusta. Pero cuando la tristeza y la apatía duran dos semanas o más, sintiendo que no se quiere ni levantar por el resto de su vida, puede que tenga una depresión clínica.

La depresión es un trastorno de salud que requiere tratamiento, y puede mejorar mediante la intervención médica. Los expertos sugieren buscar ayuda si muestra cualquiera de estos síntomas de depresión:

  • Se siente decaído por dos semanas o más.  
  • La depresión está interfiriendo con sus relaciones y su empleo.
  • Ha pensado en causarse daño.
  • Despliega síntomas físicos persistentes como cefaleas, problemas      digestivos y dolor crónico no asociados con artritis y que no responden al      tratamiento de rutina.
  • Presenta cinco de los síntomas siguientes: trastornos del sueño      (carencia o exceso); apetito exagerado o inapetencia; llanto frecuente y      sentimientos de aflicción; imposibilidad para concentrarse; retraimiento de      las cosas que antes disfrutaba; cansancio; irritabilidad; inquietud o inercia      (moverse muy lentamente); sentimiento de baja autoestima o culpabilidad      persistente.

Los síntomas mencionados anteriormente son los típicos de una depresión severa. Menos de la mitad del 10 al 40% de las personas que los manifiestan tienen depresión clínica. Otras clasificaciones de depresión son:

Distimia (trastorno depresivo persistente). Forma menos grave de depresión caracterizada por síntomas persistentes que no incapacitan severamente al individuo, pero lo mantienen en un estado constante de abatimiento. La sintomatología puede incluir todos los puntos mencionados arriba más la sensación añadida de desesperanza.

Trastorno bipolar. También llamado enfermedad maniaco-depresiva. Se identifica por los cambios extremos (altibajos) de estado anímico. Este trastorno afecta el pensamiento, el juicio y el comportamiento social. Los síntomas incluyen, además de los ya mencionados, ideas fugaces o pensamiento acelerado (taquipsiquia), grandilocuencia o verborrea, irascibilidad inusual y estados de euforia anormales.