Plan de contingencia de medicamentos para la artritis

Es fundamental planificar para casos de eventos inesperados a fin de poder cumplir con el tratamiento.

Seguir el régimen de medicamentos para la artritis es importante para mantener la enfermedad bajo control. Desafortunadamente, siempre existe el riesgo de interrupciones inesperadas, desde un brote de virus hasta una aprobación tardía de la compañía de seguros o el cierre inesperado del consultorio del médico. Por eso debe contar con un plan de emergencia. Aquí encontrará algunos pasos que puede seguir para planificar con anticipación y mantenerse lo más saludable posible.

Haga una auditoria de medicamentos

Ser proactivo ha ayudado a Stephanie Livingston, quien fue diagnosticada con artritis cuando era adolescente, a mantener la continuidad de la atención médica y asegurarse de que siempre esté preparada. "Tener un plan de respaldo para cuando las cosas no salen según lo planeado es tan importante como recetar el medicamento en primer lugar", explica.

Para realizar una auditoría, haga una lista de sus medicamentos recetados y de venta libre, para que tenga un registro de cada medicamento, la dosis y lo que trata.

Si bien no existe un sustituto para un medicamento modificador de la enfermedad, puede hablar con su médico para identificar algunas opciones que ofrezcan beneficios antiinflamatorios o niveles más bajos de ácido úrico. Programe una consulta telefónica con el doctor o use el portal del paciente para comunicarse virtualmente. Juntos, pueden determinar qué tener a la mano para emergencias.

Comprenda los posibles efectos secundarios de los nuevos medicamentos

Cuando hable con su médico, analice cualquier posible efecto secundario para cada una de las alternativas que le recomiende. Asegúrese de comprender cómo interactuarán estos fármacos con los que toma regularmente. Puede ser útil incluir información sobre los efectos secundarios de su auditoría; téngala a la mano por si tiene que hacer el cambio.

Tome en cuenta los desembolsos

Tenga una copia del formulario de medicamentos de su aseguradora cuando contemple las alternativas con su doctor. Deberá saber si el medicamento está cubierto, de qué nivel de cobertura forma parte y cuál será el copago. Analice esta información con el médico y solicite diferentes opciones si el fármaco no está cubierto o no se ajusta a su presupuesto.

Confirme los requisitos de autorización previa

Como parte de la preplanificación, consulte con la compañía de seguros sobre los requisitos de autorización previa para los medicamentos alternativos. Si es posible, haga el trámite de antemano. Si no es posible, anótelo y los plazos pertinentes, de modo que esté preparado para activar el plan de contingencia.

Aproveche las terapias no farmacológicas

Recuerde que es posible combatir el dolor sin pastillas. El ejercicio es una manera muy natural para aliviar el dolor y hay varias formas de hacer ejercicio en casa. Puede ser tan simple como caminar afuera, subir y bajar las escaleras de su apartamento o alrededor de la sala de estar, mientras mira su programa favorito. Puede usar una silla o banco resistente para un entrenamiento de cuerpo completo. Otras opciones incluyen yoga, tai chi o ejercicios de fortalecimiento utilizando artículos cotidianos como botellas de agua o productos enlatados. La terapia de calor ayuda a relajar las articulaciones rígidas. Los tópicos recetados, los geles y las cremas de venta libre también pueden auxiliar a aliviar el dolor.