¿Necesita ver al médico? Pruebe la telemedicina

Las consultas virtuales pueden ayudar a protegerlo y limitar la propagación de COVID-19.

¿Está teniendo un episodio agudo? ¿Está usted, o alguien que vive con usted, programado para una cita médica de rutina o tiene síntomas respiratorios preocupantes? "Levante el teléfono, no las llaves", aconseja Rena Brewer, presidente de Global Partnership for Telehealth, una agencia sin fines de lucro centrada en aumentar el acceso a la atención médica a través de la tecnología. Muchos de los asuntos que antes requerían una visita al médico, incluso hace una semana, ahora se pueden manejar de manera más segura a través de la telemedicina.

¿Qué es la telemedicina?

La telemedicina, en términos simples, es ver a un médico de forma remota a través de una conexión de audio y video bidireccional. Históricamente, el doctor estaría en su consultorio frente a su computadora y el paciente en una sala de examen con una computadora, cámara web y un presentador, generalmente un asistente médico capacitado para hacer un examen físico y recopilar información básica del paciente. Usando este modelo, los pacientes en clínicas y hospitales rurales podrían acceder a especialistas en los principales centros médicos; los residentes de hogares de ancianos podrían ser examinados por un doctor sin abandonar sus camas; y los niños en algunas áreas desfavorecidas podrían hacerse revisiones desde el consultorio de la enfermera de la escuela con un pediatra. Pero para muchas personas que desean ver a su reumatólogo, esto era muy poco, hasta ahora.

Los reumatólogos se han tardado en adoptar la telemedicina debido a las barreras, incluida la cobertura del seguro, el cumplimiento de la HIPAA (por confidencialidad) y los temas de licencia (los proveedores tenían que tener una licencia en el estado donde el paciente estaba recibiendo tratamiento), señala el Dr. Daniel Albert, reumatólogo del Dartmouth-Hitchcock Medical Center, que incorpora la telemedicina en su práctica.

Además, los médicos y los pacientes preferían las consultas en persona (en parte para que el médico pudiera examinar físicamente las articulaciones), por lo que la telemedicina nunca fue ampliamente adoptada en reumatología.

"Luego viene COVID-19, un conjunto especial de circunstancias donde se desaconsejan los encuentros en persona", dice el Dr. Albert. "Tanto los pacientes como los médicos son reacios a tener encuentros en persona".

Para reducir la necesidad de tales encuentros y mejorar la eficiencia, los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid de EE. UU. Han aliviado algunas de estas barreras, haciendo posible que más personas vean a sus médicos por preocupaciones relacionadas con COVID-19, visitas de rutina de reumatología e incluso citas con especialistas en salud mental.

En virtud de la Ley de Servicios de telesalud durante ciertos períodos de emergencia de 2020 (que pasó y es retroactivo al 1 de marzo), parte de la Ley de Asignaciones de Coronavirus, el secretario de Salud y Servicios Humanos (HHS) está autorizado a eliminar temporalmente las restricciones en la ubicación del paciente en ciertas situaciones de emergencia para servicios de telesalud a beneficiarios de Medicare . Esto significa que el paciente no necesita estar en una clínica o en un área rural para que Medicare cubra las consultas de telemedicina. El proyecto de ley también permite a los beneficiarios de Medicare recibir servicios de telesalud a través de sus teléfonos inteligentes y elimina las restricciones de licencias geográficas, lo que permite a los doctores tratar a los pacientes en estados donde no tienen licencia.

Haga una cita de telemedicina

Si la cita es para usted o para otra persona en su hogar, tome precauciones y use la telemedicina cuando sea posible.

Si necesita o tiene previsto ver a un médico, el Dr. Albert recomienda llamar directamente para preguntar si se ofrecen consultas de telemedicina. Si no lo había hecho antes, puede que lo esté haciendo ahora, y si no lo hace ahora, es muy posible que lo haga en una o dos semanas, dice.

Para recibir telemedicina, necesitará una computadora con micrófono y cámara web, una tableta o un teléfono inteligente. En algunos casos, el consultorio del médico le enviará un correo electrónico con un enlace web donde puede registrarse o una aplicación para descargar. La aplicación lo conectará a un portal para pacientes donde podrá ver y hablar con el médico a la hora de su cita. Bajo las regulaciones relajadas, se pueden usar aplicaciones comunes como Apple FaceTime, Skype y otras (pero no plataformas públicas como Facebook Live o TikTok).

Si su médico no ofrece consultas de telemedicina, pregunte si lo hará en un futuro cercano y considere reprogramar la cita. Alternativamente, indague si puede hacer una cita telefónica.

El pelaje de las mascotas también puede propagar el nuevo coronavirus, así que tome precauciones similares para las citas veterinarias. La Administración de Fármacos y Alimentos  ahora permite la telemedicina para la atención veterinaria, por lo que si su mascota requiere de atención médica, llame con anticipación para ver si puede recibir tratamiento sin exponerse usted o su mascota a posibles portadores en una clínica veterinaria.

Lo que la telemedicina puede y no puede hacer

Una limitación de la telemedicina, por supuesto, es que un examen físico realizado por un reumatólogo no es posible. Sin embargo, sirve para abordar las necesidades de atención urgente, incluida la detección de posibles casos de  COVID-19, añade el doctor.

Si está viendo a su médico a través de una tableta en la mesa de su cocina, no habrá estetoscopios, otoscopios y dispositivos que pueden transmitir las imágenes de un entorno clínico. Su consulta se limitará a lo que le diga a su médico y lo que éste observe.

"Se puede ver cómo respira, escuchar si hay tos". Hablar con usted y evaluar los síntomas en general y decirle si está enfermo”, explica. "Si tiene un termómetro digital, puede sostenerlo y mostrárselo".

Aplicaciones para atención urgente

Si tiene una enfermedad aguda no relacionada con la artritis, la telemedicina ofrece una forma segura y rápida de ser atendido por un médico.

Su primera opción debe ser contactar a su médico primario, quien lo conoce a usted y su historial clínico. Pero si su doctor de atención primaria no puede verlo o no ofrece telemedicina, puede considerar una aplicación de atención urgente, como Doctor on Demand y MDLive, que le brindan acceso virtual a un médico de atención primaria todo el tiempo.

Una vez que descargue y abra la aplicación en su teléfono, se le proporcionará una lista de médicos disponibles junto con sus imágenes y perfiles. Usted selecciona el doctor que desea ver y, si está disponible, puede pulsar para verlo de inmediato o programar un horario conveniente para que le devuelva la llamada. La aplicación hace el resto.

Si el médico determina que necesita una receta, puede enviarla a la farmacia de su elección. (Cerciórese de que la farmacia cuente con servicio de entrega o ventanilla de acceso para que no tenga que entrar a recogerla). El médico también puede aconsejarle ser atendido en persona o acudir a una sala de urgencias.

Pago de consultas por telemedicina

En la mayoría de los casos, el cargo por una consulta de telemedicina es el mismo que para una en persona. Sin embargo, en este momento Medicare y muchas aseguradoras privadas, incluidas Aetna, Cigna, Blue Cross Blue Shield y United Health, están omitiendo los copagos de telemedicina. La cobertura de Medicaid y CHIP varía de estado a estado. Si no está seguro de lo que cubre su seguro, llame antes de programar la consulta.

La creciente capacidad de efectuar consultas médicas virtualmente o por teléfono y posponer visitas no esenciales ayudará a prevenir la propagación del virus. "Reducir el contacto con otras personas, ya sea en salas de espera o en clínicas u hospitales, es lo correcto", asegura el Dr. Albert.