Primer implante de cartílago sintético

La Agencia de Fármacos y Alimentos (FDA) ha aprobado un implante de cartílago sintético para el tratamiento de la osteoartritis (OA) en la primera articulación metatarso falángica, es decir, la del dedo gordo del pie.

Se trata del primer dispositivo de cartílago sintético aceptado oficialmente, basado en un estudio aleatorio de 236 pacientes en que se comparó el implante con la fusión articular (tratamiento actual). El estudio demostró que el implante, fabricado de polivinilo, aliviaba el dolor con la misma eficacia que la fusión articular y conservaba la amplitud de movimiento del dedo gordo del pie.

“Ya iniciaron los ensayos clínicos para el empleo de cartílago sintético en la articulación del dedo pulgar y podría resultar útil en pacientes que tienen artritis en el pulgar y desean mantener amplitud de movimiento”, indica la directora del estudio, Dra. Judith Baumhauer, cirujana ortopédica del Centro Médico de la Universidad de Rochester en Nueva York.

 

Primer medicamento para el lupus aprobado en décadas

Benlysta es el primer fármaco en ser aprobado en más de 50 años para el lupus y el primer tratamiento biológico para la enfermedad autoinmune.

La FDA acaba de aprobar a Benlysta o belimumab para el tratar el lupus, enfermedad autoinmune que afecta a un millón y medio de personas en la nación. Es el primer agente biológico, usado como infusión intravenosa, que sirve para reducir el número de linfocitos B que parecen hiperactivos en los pacientes de lupus.

El fabricante, Human Genome Sciences Inc., declaró que el fármaco estará a la venta hacia finales de marzo para los pacientes con esta condición dolorosa y a menudo difícil de tratar.

“Benlysta, cuando se emplea con las terapias actuales, puede ser una importante nueva propuesta de tratamiento para el personal médico y los pacientes que buscan controlar los síntomas asociados a la enfermedad” declaró Erica V. Jefferson, vocera de la FDA. “La enfermedad puede resultar debilitante, impactando negativamente la vida cotidiana de las personas y también puede ser fatal.”

La FDA dice haberlo aprobado en base a dos estudios clínicos con más de 1,600 pacientes de lupus. Un comunicado de prensa de la FDA menciona que ambos estudios muestran que los pacientes que recibieron Benlysta y las terapias convencionales presentaron menos actividad de la enfermedad que aquellos que no lo recibieron, y también hay indicios de que la medicina pudiera disminuir los periodos agudos de lupus.

Aunque no cura el lupus, es una herramienta más en el arsenal de fármacos de los doctores, según el reumatólogo Robert Katz, del Centro Médico Universitario Rush en Chicago. “Creo que será efectivo y es bueno que esté disponible. Pero no pienso que sea tan útil en los pacientes más difíciles. Me baso en los primeros estudios, que no fueron muy positivos,” concluye.

El último fármaco que la FDA aprobó para tratar el lupus fue el medicamento antimalaria
Plaquenil, o hidroxicloroquina, en 1955. Los pacientes de lupus pueden tomar corticosteroides, como prednisona, otros medicamentos contra la malaria, fármacos inmunosupresores y antiinflamatorios no esteroides. Pero todos ellos no siempre ayudan a los individuos con lupus, y pueden causar serios o desagradables efectos secundarios. El Dr. Katz indica que Benlysta no necesariamente reemplazará estos fármacos, pero pudiera reducir la cantidad que los pacientes tengan que tomar. Según él, tal vez deba seguir con la prednisona diaria, pero podría requerir una dosis menor.

Los efectos colaterales de Benlysta son náusea, diarrea y fiebre. Como el 17% de los participantes del estudio tuvieron reacciones a la infusión como cefaleas y dermatitis (lo cual no es raro en las infusiones con agentes biológicos), la FDA recomienda que los pacientes sean tratados previamente con un antihistamínico.

Se conducirán más estudios sobre este medicamento. Human Genome Sciences efectuará pruebas para evaluar más a fondo su seguridad respecto a infecciones graves, muerte y depresión. La FDA también solicita al fabricante que estudie su efecto durante el embarazo, en niños con lupus y en las vacunas.

El Dr. Katz señala que ahora que el fármaco está aprobado, existe la oportunidad de ver su desempeño a mayor escala de lo que fueron los ensayos clínicos y eso arrojará más luz sobre su efectividad. Explica, “Se administrará a toda clase de pacientes de lupus, así que tendremos una mejor forma de medirlo en los individuos más enfermos.”

Se calcula que Benlysta tendrá un costo promedio de $35,000 al año (sin seguro médico), lo que está a la par de otros agentes biológicos empleados para tratar enfermedades autoinmunes. 
 

Dolor y salud mental

La intensidad del dolor y la limitación que éste produce afectan la salud mental de las personas con artritis, según la investigación financiada en parte por la Arthritis Foundation.

Bases de psicología
Factor: Un sentimiento o emoción. Los positivos se pueden describir como: interesado, emocionado, orgulloso, entusiasta, alerta, inspirado, determinado, atento y activo. Los negativos como: preocupado, molesto, culpable, temeroso, hostil, nervioso, avergonzado, irritable, y estresado o tenso.

Los investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill encuestaron a 2, 156 personas de una red de investigación de medicina familiar. La encuesta recolectó datos sobre condiciones crónicas, dolor, actitudes y creencias de salud y variables sociodemográficas. El dolor se evaluó según su intensidad y las limitaciones que producía. Las actitudes y creencias de salud se evaluaron empleando siete herramientas de medición distintas.

De los encuestados, 53% informaron tenían artritis. Usando análisis de mediación, los investigadores encontraron que el dolor modera parcialmente la relación entre artritis y resultados de salud psicosocial menos favorables. Es decir, que aquellos con artritis sentían una intensidad superior y mayores limitaciones del dolor que quienes no tenían artritis, y mayor dolor conllevaba una salud mental más pobre, menos satisfacción con la vida, mayores síntomas de depresión y un efecto negativo más grande en los encuestados con artritis.

La autora y titular de una beca de la Arthritis Foundation, Kathryn Remmes Martin, concluye: “Identificar los síntomas del dolor y un manejo efectivo del mismo pueden ser estrategias importantes para mantener una buena salud mental en sujetos con artritis.”

Martin KR, et al. The role of pain intensity and pain limitation as mediators in the relationship between arthritis status and seven psychosocial health outcomes. Abstract presented at American College of Rheumatology Annual Scientific Meeting. San Francisco, October 25-29, 2008.

 

Los suplementos de calcio y vitamina D: no tan útiles para aumentar la masa ósea.

La investigación financiada por la Arthritis Foundation encontró que los suplementos de vitamina D y calcio no ayudan a mejorar la masa ósea en niños con artritis juvenil durante un periodo de seis meses.

Los científicos de la Universidad de Missouri en Columbia estudiaron a 18 niños, de 3 a 15 años, con oligoartritis o poliartritis para determinar si los suplementos minerales y vitamínicos podrían ayudar a combatir la baja masa ósea que es común en niños con artritis inflamatoria. En ciertos niños con artritis, tener huesos delgados de acuerdo a su edad, resulta en un mayor riesgo de fracturas y menor crecimiento.

Cada menor del estudio probó cuatro tratamientos distintos, en forma separada durante el curso del mismo. Probaban un suplemento por seis meses. Se les medía su masa ósea y crecimiento antes y después del tratamiento. Luego, esperaban tres meses y cambiaban a otro suplemento. A los niños se les dio: 1) placebo, 2) 1000 mg/día de calcio, 3) 2000 UI/día de vitamina D3, 4) 1000 mg/día calcio + 2000 UI/día vitamina D3.

El tratamiento combinado de vitamina D3 más calcio aumentó el nivel sanguíneo de calcio de los participantes hasta el nivel normal. Sin embargo, este incremento en los niveles de sangre no repercutió en una mayor masa ósea.

Fuente: Arthritis and Rheumatism, Vol. 59, # 10

 

Nuevo medicamento biológico para la artritis reumatoide

El fármaco certolizumab pegol (Cimzia), previamente aprobado para el tratamiento de la enfermedad de Crohn, ha sido aceptado para tratar la artritis reumatoide moderada a severa.
El certolizumab pegol se puede emplear solo o junto con el metotrexato para la artritis reumatoide. El fármaco pertenece a la clase de medicamentos que bloquean el factor de necrosis tumoral alfa, o FNT-alfa, que esuna señal química de la inflamación.

En pruebas clínicas, los efectos secundarios más comunes asociados al medicamento fueron infecciones de las vías respiratorias superiores y urinarias, así como salpullidos cutáneos.

Este medicamento estará disponible en jeringas que han sido rediseñadas para ser usadas por pacientes de artritis. Estas jeringas han obtenido el sello productos fáciles de usar de la Arthritis Foundation.

Comentario de la Arthritis Foundation sobre las recomendaciones del FDA acerca del uso del acetaminofeno

El 30 de junio un panel de la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA) recomendó una mayor regulación del acetaminofeno (paracetamol) para reducir sobredosis mortales y daños al hígado. Las recomendaciones para las personas con artritis incluyen: hacer que la dosis de 1000 mg se consiga sólo con receta médica; limitar la dosis única máxima del fármaco a 650 mg; y bajar la dosis diaria máxima; eliminar medicamentos para el dolor (analgésicos) por receta que contengan acetaminofeno con opioides fuertes; y advertencias más fuertes en las etiquetas.

La Arthritis Foundation apoya las recomendaciones del panel, lo cual ayuda a disminuir los riesgos a efectos adversos graves del acetaminofeno, y aplaude la pronta acción del FDA.

El Dr. John H. Klippel, presidente de la Arthritis Foundation declaró, “El acetaminofeno es un medicamento importante que ayuda a aliviar el impacto cotidiano y dolor de la artritis en millones de personas. Creemos que los individuos con artritis deben de estar conscientes de los efectos secundarios potenciales de los fármacos para que puedan decidir qué nivel de riesgo están dispuestos a aceptar. La recomendación de reducir la dosis máxima de acetaminofeno ayudará a hacerlo más seguro para las personas con artritis.”

La constante preocupación sobre la seguridad de los analgésicos para la artritis subraya el enorme impacto de la artritis en la nación, y la necesidad de investigación continua para el desarrollo de nuevos fármacos, tratamientos y entendimiento de la enfermedad.

La Arthritis Foundation recomienda que los pacientes consulten con sus médicos y enfatiza la importancia del control de peso y el ejercicio, la terapia farmacológica y las opciones quirúrgicas para el manejo del dolor y las limitaciones funcionales originadas por la artritis.

La FDA ha aprobado el primer medicamento para el tratamiento de la gota en 40 años.

Por primera vez en 40 años, la Administración de Alimentos y Fármacos ha aprobado un nuevo fármaco para el tratamiento de la gota.
Febuxostat (Uloric) funciona al disminuir los niveles de ácido úrico en el cuerpo.

Cuando el ácido úrico se acumula, puede convertirse en cristales en forma de agujas que se depositan en las articulaciones, causando dolor intenso.

El medicamento actual para tratar la gota, allopurinol, también ayuda a reducir los niveles de ácido úrico, pero tiene efectos secundarios severos, que incluyen reacciones potencialmente fatales, lo que limita la cantidad de allopurinol que la mayoría de los pacientes puede tolerar. Por esta razón, muchas de las personas con gota no obtienen dosis óptimas de este fármaco.

En pruebas clínicas, la dosis de 80 miligramos de febuxostat funcionó mejor que el allopurinol, mientras que la dosis de 40 miligramos funcionó tan bien como la medicina anterior.

Febuxostat también parece ser menos nocivo para los riñones que el allopurinol, haciéndolo más seguro para quienes tienen problemas renales.
La gota es la artritis inflamatoria más común en hombres mayores de 40 años.

Nuevo medicamento aprobado para la fibromialgia

23 de enero, 2009— Las personas con fibromialgia cuyos síntomas no responden bien a las terapias actuales contarán pronto con un nuevo medicamento. La FDA ha aprobado milnacipran (Savella) para ayudar a controlar el dolor y la fatiga asociados con este síndrome.

Milnacipran se convierte en el tercer fármaco aprobado por la FDA para la fibromialgia después de Lyrica (pregabalin) y Cymbalta (duloxetine).

En los estudios que resultaron en su aprobación, milnacipran demostró ser confiable y efectivo en dos estudios fase 3 con más de 2,000 personas con fibromialgia. En los estudios, dosis de 100 y 200 miligramos al día demostraron mejoramientos significativos en el dolor, evaluación global del paciente y función física. El efecto adverso más común fue náuseas. Otros efectos secundarios comunes fueron estreñimiento, resequedad de la boca, sudoración excesiva, bochornos, hipertensión, aumento en el ritmo cardiaco y palpitaciones, y vómitos.

Milnacipran pertenece a la clase de medicamentos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y norepinefrina. Aunque aún no está claro exactamente cómo funcionan estos fármacos, algunos investigadores creen que pueden ayudar a corregir anomalías en ciertos neurotransmisores cerebrales.

Savella ha sido un antidepresivo aprobado desde hace tiempo en otros países. Es posible que este medicamento sea incluso más efectivo para modular el dolor crónico que otros antidepresivos. Algunos piensan que su acción pueda ser mejor para aliviar síntomas de fatiga y dificultades de la memoria, aunque se requieren más estudios al respecto.

Pero otros expertos creen que se debe proceder con cautela con éste y otros fármacos para fibromialgia. Ellos piensan que el problema es que tienen a funcionar bien sólo a corto plazo.

Practicar yoga es beneficioso para la artritis reumatoide

Según la investigación financiada en parte por la Arthritis Foundation, un programa de poses de yoga, respiración y técnicas de relajación reduce significativamente el dolor articular y la inflamación en las personas con artritis reumatoide (AR).
Científicos de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, dividieron al azar un grupo de 30 adultos sedentarios con AR en dos: uno que participó en un programa de yoga de ocho semanas y otro que no lo hizo (grupo control). Aquellos en el grupo de yoga tomaron dos clases de una hora a la semana y se les instruyó para que también practicaran en casa. Las poses tradicionales del yoga se modificaron para adaptarse a las limitaciones derivadas de la AR. Además, en las sesiones se incluyeron técnicas de respiración profunda, relajación y meditación.

El equipo de investigadores descubrió que quienes participaron en las ocho semanas de clases de yoga tuvieron significativamente menos dolor e inflamación en las articulaciones que antes de iniciar las clases. Las personas del grupo control no mostraron ningún cambio importante respecto al dolor y la inflamación de sus articulaciones.

Steffany Haaz, receptora de una beca de la Arthritis Foundation, afirma “Hemos informado con anterioridad que el yoga ayuda a que la gente se sienta mejor, y queríamos asegurarnos de que no era perjudicial en las articulaciones con artritis. Así pues, nos complace descubrir que en realidad parece haber una mejoría en los síntomas articulares en los pacientes de AR. La siguiente pregunta substancial es averiguar cómo y por qué el yoga puede estar teniendo este efecto, ya que es una actividad multifacética.”

 

Haaz S, et al. The effect of yoga on clinical parameters in patients with rheumatoid arthritis. Abstract presented at American College of Rheumatology Annual Scientific Meeting. San Francisco, October 25-29, 2008.


Extracto de hierba seguro y efectivo para la OA

Se ha anunciado recientemente una resina extraída de la hierba boswellia serrata como tratamiento para la artritis debido a sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Los estudios han encontrado que el componente más activo biológicamente de la hierba es el ácido boswelico 3-O-acetil-11ceto-beta (AKBA por sus siglas en inglés). Este compuesto inhibe la acción de la lipooxigenasa, enzima de la cascada bioquímica que conduce a la inflamación.

¿Qué problema se estudió?
Para aumentar la efectividad de la resina de Boswellia, se desarrolló un extracto que incrementa la concentración total de AKBA a 30% del 0.5 % de la resina sin enriquecer. La compañía que creó el extracto financión un estudio para determinar la seguridad y efectividad de el compuesto enriquecido (llamado Loxin-5) en los síntomas de osteoartritis (OA).

¿Cuáles fueron los resultados del estudio?
Ambos niveles de dosificación de Loxin-5 aminoraron el dolor y mejoraron la capacidad física entre el punto de partida y 90 días. Estas mejorías fueron estadísticamente significativas al compararse con los cambios vistos en el grupo placebo (sin extracto). El grupo que recibió la dosis más alta presentó mayores mejoras que los del grupo de dosis menor.

Cuando se analizó el fluido sinovial obtenido antes y después del tratamiento, se halló que ambos grupos habían reducido sustancialmente los niveles de enzima desintegradora de cartílago matriz metaloproteasa-3 (MMP-3), y que su efecto fue mayor para el grupo de dosis más alta. No obstante, el nivel de MMP-3 en el grupo placebo permaneció virtualmente sin cambios desde el día 0 al día 90.

Se realizaron análisis de laboratorio durante la prueba para evaluar la seguridad. Ninguno de los parámetros analizados derivó cambios significativos en los grupos comparados con el placebo. Cinco de los 75 participantes se retiraron del estudio debido a una infección viral.

¿Qué significa esto para las personas con OA?
Los autores resumen sus resultados, “Loxin-5 mejora sustancialmente la función articular y muestra mayor eficacia terapéutica a 250 mg/día que a 100 mg/día; reduce el dolor rápidamente, tan pronto como a la semana de tratamiento; baja los niveles de la enzima desintegradora de cartílago MMP-3 en fluido sinovial; y sobre todo, Loxin-5 es seguro para el consumo humano, incluso a largo plazo”. El Dr. Raychaudhuri concluye: “Nuestra prueba clínica ha demostrado que Loxin-5 es efectivo y seguro. Así, esto será una opción adicional al manejo del dolor actualmente disponible para la OA. Probablemente Loxin-5 también ayude a los pacientes con artritis reumatoide. Actualmente estamos extendiendo el laboratorio y los estudios clínicos para investigar cuán efectivo será en la AR”.

Siba P. Raychaudhuri, MD, of University of California Davis Medical Center, holds a current Arthritis Investigator Award from the Arthritis Foundation for a project involving nerve growth factors and their involvement in psoriatic arthritis.
Sengupta K, Alluri KV, Sathis AR, et al. A double blind, randomized, placebo controlled study of the efficacy and safety of 5-Loxin ® for treatment of osteoarthritis of the knee. Arthritis Research & Therapy 2008; July 30.


Fabricando mejores articulaciones de remplazo

Cada año se realizan cerca de 750,000 reemplazos de rodilla y cadera en los Estados Unidos, 10% de ellos tendrán que volverse a hacer en algún momento durante el transcurso de la vida de la articulación artificial. Estos reemplazos sólo duran en promedio 15 años antes de que el implante se desgaste o se afloje y se deba reemplazar. Personas más jóvenes con osteoartritis avanzada podrían tener que esperar a obtener el alivio del dolor que viene con el reemplazo de la articulación porque no querrán repetir la operación más adelante.

¿Qué problema se estudió?
Muchas articulaciones artificiales están hechas de titanio. La superficie de este metal puede ser corrugada o cubierta con una capa cerámica para que el implante se una al hueso que lo recibe. Esta metodología funciona hasta cierto punto, pero puede fallar antes de que el usuario deje de necesitar la articulación.

La investigación que conducen los científicos financiados por la Arthritis Foundation en el Instituto de Tecnología de Georgia en Atlanta, se ha propuesto encontrar la manera de alargar la vida de las articulaciones de titanio al promover una mejor conexión con el hueso.

¿Cuáles fueron los resultados del estudio?
Los análisis de la interfaz hueso-implante revelaron extenso crecimiento óseo y un incremento del contacto entre implante y hueso del 70% en implantes cubiertos con una capa especial comparados con otros implantes. Esta cubierta consiste en un polímero de proteína que imita la fibronectina, la cual se une a moléculas del cuerpo llamadas integrinas. Este complejo fibronectina-integrina envía señales al cuerpo para que se forme hueso alrededor del implante.
Los científicos también verificaron la fortaleza de la unión del implante midiendo la cantidad de fuerza requerida para sacar pequeños cilindros de titanio insertados en el hueso. El estudio mostró una fijación mecánica significativamente mayor en los implantes cubiertos con la proteína diseñada artificialmente en contraste con otros implantes.

¿Qué significa esto para las personas con artritis?
El estudio demuestra que las cubiertas bioactivas (de componentes biológicos) pueden mejorar las respuestas curativas y la integración funcional de los implantes biomédicos. El equipo de investigación tiene como siguiente paso para que este recubrimiento sea utilizado en reemplazos de cadera y rodilla, optimizar la cubierta y probarla en modelos que imiten articulaciones plenamente cargadas.

Petrie TA, Raynor JE, Reyes CD, et al. The effect of integrin-specific bioactive coatings on tissue healing and implant osseointegration. Biomaterials 2008;29:2849-57.

COX-1 y la artritis autoinmune


Las prostaglandinas son sustancias mediadoras que contribuyen al establecimiento y progreso de la inflamación patológica. Las personas con artritis reumatoide y otras enfermedades inflamatorias de las articulaciones presentan altas concentraciones de varios tipos de prostaglandinas en los fluidos de las mismas.

Las ciclooxigenasas (COX) son enzimas necesarias para la producción de prostaglandinas. Tradicionalmente, las COX-1 se creen involucradas en una gran variedad de funciones corporales, mientras que las COX-2 se consideran las principales contribuyentes de la síntesis de prostaglandinas asociadas a la inflamación. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) clásicos bloquean la producción de ambas enzimas. Estos fármacos pueden ayudar a reducir la inflamación, pero también pueden exhibir efectos en todo el cuerpo, más claramente en el tracto gastrointestinal. Se desarrollaron AINEs que obstruyen específicamente a las COX-2, y éstos demostraron ser más seguros para el estómago, pero tuvieron inesperados efectos en el sistema cardiovascular.

¿Qué problema se estudió?
Para aclarar los papeles de las prostaglandinas y las enzimas COX en la artritis inflamatoria, y para comprender cómo se pueden utilizar los inhibidores de las COX para tratar la enfermedad, se diseñaron una serie de experimentos con ratones con artritis inflamatoria. Los científicos financiados por la Arthritis Foundation Dr. Mei Chen, Dr. Eric Boilard, y Dr. David M. Lee, de Brigham y el Hospital de la Mujer, Escuela de Medicina Harvard en Boston y sus colegas, examinaron la contribución de las prostaglandinas en la inducción y continuación de la artritis en estos ratones.

¿Cuáles fueron los resultados del estudio?
El estudio demostró que las prostaglandinas definitivamente contribuyen a la inflamación articular en este modelo particular de artritis. Esto se comprobó por el hecho de que al dar a los ratones AINEs potentes que obstruían la síntesis de prostaglandinas, la artritis no se desarrollaba. El experimento demostró que las COX-1 fueron las principales responsables de la síntesis de prostaglandinas que resulta en inflamación de las articulaciones. Este hallazgo fue reiterado más adelante a través de experimentos con sustancias químicas que inhibían selectivamente COX-1 o COX-2. Se determinó que en este modelo en particular de artritis inflamatoria, las COX-1 eran necesarias para el inicio y continuación de la artritis, mientras que las COX-2 no.

Mediante el análisis de los niveles de prostaglandinas en las articulaciones en varios experimentos, el equipo de investigadores determinó que posiblemente la prostaciclina derivada de la acción de la enzima COX-1 esté relacionada con la inflamación articular, mientras que la prostaciclina derivada de la acción de la enzima COX-2 no lo esté. La prostaciclina es una prostaglandina que se encuentra activa en el sistema cardiovascular.

¿Qué significa esto para las personas con artritis?
A mayor escala, los resultados indican que la forma en que los científicos han estado viendo las prostaglandinas, enzimas COX y el desarrollo de la inflamación puede no haber sido del todo acertado. Sus hallazgos señalan que la artritis inflamatoria puede proceder por múltiples vías, interactuando rutas de síntesis de prostaglandinas, y que las diversas enzimas COX están activas en distintas vías.

Como bloquear la producción de prostaciclina derivada de la COX-2 se asocia con riesgo cardiovascular, los investigadores proponen la hipótesis “Permitir la producción de prostaciclina dependiente de COX-2 puede conferir protección cardiovascular a los pacientes de artritis, una población que ha demostrado un mayor riesgo cardiovascular”.

El equipo de científicos además concluye: “La identificación de los papeles predominantes de la COX-1 otras especies menores de prostaglandinas sugieren que el antagonismo de especies específicas de prostaglandinas puedan ser una estrategia terapéutica efectiva si se puede lograr sin la limitante de toxicidad que hasta ahora ha plagado el uso clínico de tales inhibidores”.

Chen M, Boilard E, Nigrovic PA, et al. Predominance of cyclooxygenase 1 over cyclooxygenase 2 in the generation of proinflammatory prostaglandins in autoantibody-driven K/BxN serum-transfer arthritis. Arthritis Rheum 2008;58:1354-65.

Evaluación del Programa de Ejercicios de la Arthritis Foundation


Estudios han demostrado que las personas con artritis pueden participar sin ningún peligro en programas de ejercicios para mejorar su salud cardiovascular, fortaleza muscular, actitud psicológica y función física.

El programa de ejercicios de la Arthritis Foundation es un curso de ejercicios en tierra que promueve el manejo propio de la artritis mediante el ejercicio.

¿Qué problema se estudió?
Se realizó una prueba aleatoria controlada que midió los efectos a corto y largo plazo del Programa, respecto a función, actividad física y una serie de medidas psicosociales. Este estudio no lo fundó la Arthritis Foundation, sino los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades mediante una subvención de la Asociación de Colegios Médicos Americanos.

¿Cuáles fueron los resultados del estudio?
Aquellos participantes que asistieron al menos a nueve de las 16 clases mostraron disminución del dolor, fatiga y rigidez; en algunos, fortaleza en brazo y pierna y mayor auto confianza de que podían manejar su artritis. Seis meses después de terminado el Programa, el dolor y la fatiga seguían mejor que al principio, no así las medidas de discapacidad y auto eficacia. No obstante, el sub -grupo que continuó haciendo ejercicio en casa mantuvo la mejoría en todos los síntomas y declinó sólo en auto-eficacia para la actividad física ---la cual se define como conocimiento de que tiene la capacidad y auto - motivación de hacer ejercicio.

¿Qué significa esto para las personas con artritis?
Los autores concluyeron que el Programa de Ejercicios de la Arthritis Foundation alivia modestamente la sintomatología y fortaleza, pero no mejora la función, aumenta la tolerancia al ejercicio, o incrementa la actividad física. Sugieren, que para obtener beneficios más substanciales, se necesitaría aumentar la frecuencia e intensidad.

Callahan LF, Mielenz T, Freburger J, et al. A randomized controlled trial of the
People with Arthritis Can Exercise Program: symptoms, function, physical
activity, and psychosocial outcomes. Arthritis Care Res 2008;59:92-101.


Ejercicio y educación para la fibromialgia


La fibromialgia se caracteriza por extenso dolor crónico y puntos sensibles y frecuentemente se acompaña de fatiga, trastornos del sueño, depresión, dificultad cognoscitiva e intolerancia al ejercicio. Aunque pregabalin (Lyrica) ha sido aprobado recientemente para tratar la fibromialgia, la terapia farmacológica a menudo es insuficiente para las personas con ésta condición.

¿Qué problema se estudió?
Para determinar cuáles son las técnicas de manejo no farmacológico más efectivas para acompañar la terapia con medicamentos, un equipo de investigadores diseñó un estudio para evaluar y comparar cuatro intervenciones comunes de auto – manejo. El Dr. S. Rooks, recipiente del Premio de Investigación de la Arthritis Foundation y su equipo, midieron función, síntomas y auto – eficacia antes de después de las intervenciones.

¿Cuáles fueron los resultados del estudio?
De 207 mujeres reclutadas para el estudio, 135 completaron el periodo de intervención de 16 semanas y se sometieron a un seguimiento para su evaluación. El grupo que combinó la asistencia al Curso de Auto – Ayuda para la Fibromialgia de la Arthritis Foundation (FSHC en inglés); y las clases de ejercicios de entrenamiento de fortaleza – flexibilidad aeróbica demostró las calificaciones más altas. El grupo que asistió únicamente al curso FSHC mostró una mejoría menor. Ambos programas de ejercicios estructurados mejoraron la función física, emocional y social, síntomas claves y auto – eficacia en mujeres con fibromialgia. Cuando el programa de ejercicio se combinó con el programa de educación de auto – ayuda, se acentuaron los beneficios.

¿Qué significa esto para las personas con fibromialgia?
Los autores concluyeron en su artículo, publicado en los Archivos de Medicina Interna, que el estudio sugiere que caminatas progresivas, movimientos sencillos de entrenamiento de fortaleza y actividades de flexibilidad son efectivas para mejorar la función física, emocional y social, síntomas claves, y la auto – eficacia en mujeres con fibromialgia que están siendo tratadas activamente con medicamentos. Más aún, los beneficios del ejercicios se acentúan cuando se efectúan en combinación con educación enfocada al auto manejo.

Rooks DS, Gautam S, Romeling M, et al. Group exercise, education, and
combination self-management in women with fibromyalgia: A randomized trial. Arch
Intern Med 2007;167:2192-2200.


Auto – eficacia: La creencia de que uno tiene la capacidad de manejar una situación. La creencia en la auto – eficacia determina cómo se sienten, piensa y motivan las personas a sí mismas y su comportamiento.

NOTA: Aunque el curso de Auto-Ayuda para la Fibromialgia no se encuentra disponible, el Programa de Auto-Ayuda de la Arthritis Foundation ofrece educación similar y entrenamiento de capacitación y los estudios han comprobado su efectividad. Es un programa de educación grupal diseñado para complementar el cuidado brindado por equipo de salud de los participantes y les permite compartir sus experiencias con los demás. Voluntarios entrenados, muchos de los cuales tienen fibromialgia dirigen los cursos. Para encontrar un curso cerca de usted comuníquese con su oficina local de la Arthritis Foundation.

Aprobación de Lyrica para el tratamiento de la fibromialgia


Pregabalin (Lyrica) se convirtió en el primer fármaco en recibir la aprobación del FDA para el tratamiento de fibromialgia. Hasta el 2007, todos los medicamentos empleados para los síntomas de la fibromialgia habían sido aprobados para otras indicaciones y así usados en otras enfermedades.

La fibromialgia afecta a unos 6 millones de personas en EE.UU., causa dolor alrededor de articulaciones y músculos y problemas para conciliar el sueño que generan síntomas de fatiga. Se cree que una posible causa sea una función alterada del sistema nervioso central.

Pregabalin es un fármaco desarrollado inicialmente para el tratamiento del dolor neuropático (dolor que ocurre cuando las fibras nerviosas se dañan o no funcionan bien). Aunque el mecanismo de acción exacto es desconocido, pregabalin puede modificar la liberación de sustancias químicas que usan los nervios para comunicarse entre ellos. Modificar esa emanación de químicos puede dar a las personas con fibromialgia alivio a su dolor.
La aprobación del FDA de pregabalin se basó en estudios que demostraron que Lyrica reducía el dolor y mejoraba el sueño en personas con fibromialgia.

www.arthritis.org/new-fibro-treatment.php
www.fda.gov/bbs/topics/NEWS/2007/NEW01656.html


Revelación de la importancia de cadherin 11


Investigadores apoyados en parte por la Arthritis Foundation revelaron una vía que regula la destrucción articular asociada con la artritis inflamatoria. Los doctores David M. Lee y Michael Brenner, del Brigham and Women’s Hospital, Harvard Medical School en Boston, junto con un grupo internacional de científicos, encontraron que bloquear la
acción de una proteína llamada cadherin-11 previene la destrucción articular que caracteriza a la artritis inflamatoria en ratones de laboratorio. Ellos esperan que su éxito en ratones les conduzca a nuevas opciones de tratamiento para las personas con artritis reumatoide u otras enfermedades inflamatorias de las articulaciones.

El equipo de investigadores estudió ratones especialmente criados para desarrollar artritis autoimmune, algunos de los cuales podían producir cadherin-11 y otros no. También examinaron a cadherin-11 como blanco terapéutico contra la artritis autoimmune en estos ratones.

Los doctores Lee y Brenner y su equipo descubrieron que cuando no existe cadherin-11 en el tejido articular inflamado, no se manifestaron cambios estructurales que dañan la articulación. Además, hallaron que al interferir en la función de cadherin-11, la artritis inflamatoria podía prevenirse en ratones que aún no había desarrollado la enfermedad y podía aliviarse ratones con artritis establecida.

La invasión del tejido sinovial por cartílago (llamada formación pannus), fue marcadamente disminuida en ratones con artritis genética pero sin la capacidad de producir cadherin-11. Al examinar el tejido articular bajo el microscopio, los investigadores pudieron determinar que había un 80% en el descenso de la erosión en el cartílago de los ratones deficientes en cadherin-11 comparado con los ratones que podían sintetizar cadherin-11.

Lee DM, Kiener HP, Agarwal SK, et al. Cadherin-11 in synovial lining formation and pathology in arthritis. Science. E-pub ahead of print January 25, 2007.

www.arthritis.org/new-treatment-ra


Tejiendo una rodilla nueva


Aunque el cartílago es un tejido relativamente sencillo, pues no posee vasos sanguíneos o nervios y sólo consiste de tres elementos básicos (agua, colágeno y proteoglicanos), los científicos afrontan retos de ingeniería y crecimiento de material de reemplazo que se comporte como tejido natural. Los ingenieros biomédicos han sido capaces de crear un cartílago rudimentario para reemplazar el que ha sido dañado por la artritis, pero aún están trabajando en desarrollar un cartílago con las mismas propiedades mecánicas y biofísicas del cartílago natural.

Retos para el diseño del cartílago
El cartílago posee propiedades mecánicas complejas que le permiten soportar carga con poca fricción, que le hacen difícil de reproducir. Una vez que los condrocitos (células del cartílago) se transplantan en una articulación, pueden sintetizar proteoglicanos rápidamente, dando al tejido fuerza compresiva. Sin embargo, la síntesis de colágeno es mucho más lenta, y el colágeno brinda al tejido su resistencia a la tensión (resistencia del material a rasgarse). Es la combinación de fuerza compresiva y resistencia a la tensión lo que permite a las articulaciones soportar las cargas que se les trasmiten. Toma más tiempo al cuerpo crecer cartílago trasplantado de máxima fortaleza que lo que las personas están dispuestas a prescindir de la articulación. Así que los científicos deben desarrollar una estructura en la cual los condrocitos crezcan con la suficiente fortaleza y lubricación para permitir que la articulación funcione mientras los condrocitos sintetizan proteoglicanos y colágeno.

Obtener células para crecimiento de cartílago ha sido otro obstáculo para los científicos. Los condrocitos pueden extraerse del paciente, crecer en el laboratorio y luego devolverlas al paciente. Sin embargo, este proceso requiere dos procesos invasivos. Las células madre (células que pueden diversificarse en cualquiera de los distintos tipos de células maduras), pueden crecer con ciertos químicos que los estimulan a diferenciarse en condrocitos para implante. Las células madre de embriones humanos no son abundantes y su uso puede ser controvertido. Además, el cartílago natural está organizado en tres capas distintas, cada una de las cuales contienen tipos ligeramente diferentes de condrocitos. Hasta la fecha, la mayoría de losintentos de cosechar cartílago han involucrado sembrar un esquema uniforme de condrocitos idénticos, creando un tejido estructuralmente consistente. La Dra. Jennifer Elisseeff ha estado trabajando para resolver este reto particular (para leer un resumen del trabajo fundado por la Arthritis Foundation al respecto, lea el artículo original en inglés de junio de Research Update).

Afrontando retos
El Dr. Farshid Guilak del Centro Médico de la Universidad de Duke, y sus colegas de Duke y del Instituto de Tecnología de Massachussets en Cambridge,han creado una estructura novedosa sobre la cual puede crecer tejido de cartílago. Ellos desarrollaron una tecnología de malla microscópica que genera esquemas de fibras tejidas en tres orientaciones. Esta estructura tridimensional es porosa y tiene propiedades mecánicas distintas en cada plano de simetría. El equipo es capaz de sembrar la malla con células suspendidas en un gel y transplantar la malla sembrada en la articulación lesionada. Esta estructura tiene mejores propiedades mecánicas que la usada previamente en matrices, dando a los condrocitos el tiempo que necesitan para sintetizar proteoglicanos y colágeno. El plan es que el gel y la malla eventualmente se degraden y el cuerpo los absorba, dejando sólo cartílago sano y fuerte.

Además de crear esta malla tejida, el equipo del Dr. Guilak ha aprovechado otra fuente de células para crecer cartílago. Han encontrado que un gran número de células madre puede extraerse por liposucción de grasa. Estas células se pueden inducir a diferenciar como condrocitos al exponerlas a ciertos químicos en el laboratorio. El Dr. Guilak cree que este proceso tiene pocas probabilidades de rechazo u otros riesgos para la salud. Señala: “Las células que estamos usando se pueden implantar en el paciente porque vienen del paciente. Las células madre posiblemente se extraigan con una aguja del tejido adiposo (grasa) localizado en el estómago o glúteos del paciente”.

Planes Futuros
Comenzando este mes, el Dr. Guilak puede agregar la Arthritis Foundation a su lista de fuentes de financiamiento. Junto con varias subvenciones de los Institutos Nacionales de Salud, se le ha otorgado una beca de investigación innovadora apoyada por Gordon y Carole Segal, fundadores de las mueblerías Crate & Barrel y contribuyentes principales del programa de investigación de la Arthritis Foundation. A través de la Arthritis Foundation, los señores Segal fundaron una iniciativa dirigida a hallar mejores tratamientos, diagnóstico temprano y eventualmente curas para la osteoartritis.

El Dr. Guilak y su equipo planean continuar suspendiendo células madres derivadas de tejido adiposo en su malla tejida. El siguiente paso es probar el tejido diseñado en ratones para asegurarse que el cartílago funcione adecuadamente. Si todo progresa según los planes, una nueva forma de cartílago estará disponible para tratar las articulaciones dañadas por osteoartritis u otras lesiones del cartílago.

Moutos FT, Freed LE, Guilak F. A biomimetic three-dimensional woven composite scaffold for functional tissue engineering of cartilage. Nature Materials 2007;6:162-67.


Reproducción, menopausia y lupus


Como muchas enfermedades autoinmunes, la causa del lupus eritematoso sistémico (LES, lupus) es desconocida, pero se cree que factores medioambientales disparan la enfermedad en individuos genéticamente predispuestos. El 80 al 90% de las personas con lupus son mujeres y la reproducción y la menopausia son factores que pueden jugar un papel importante en su desarrollo en las mujeres.

¿Qué problema se estudió?
La investigadora del programa fundado por la Arthritis Foundation, Dra. Karen H. Costenbader, y colegas en Brigham y el Hospital de Mujeres en Boston examinaron las posibles asociaciones entre factores reproductivos, menopausia y el desarrollo de lupus en mujeres. Se han identificado asociaciones diversas en pequeños estudios, pero estas asociaciones no eran consistentes. La Dra. Costenbader y su equipo quisieron observar un grupo mayor de mujeres con el transcurso del tiempo para determinar similitudes entre las mujeres que desarrollaron lupus durante el curso del estudio.

El equipo evaluó dos grupos grandes de mujeres. El estudio de salud de enfermeras (ESE) incluye a 121,700 enfermeras (de entre 30 a 55 años en 1976 cuando inició el estudio) y el segundo ESE (ESE II) incluye a 116,608 enfermeras (de entre 25 a 42 años en 1989 cuando inició el estudio). Del total de cuestionarios disponibles, 3,958 mujeres reportaron lupus diagnosticado por un médico y 14,282 mujeres reportaron tener otra enfermedad del tejido conectivo. Después de filtrar a las que no tenían un diagnóstico confirmado de lupus, 262 nuevos casos de lupus fueron diagnosticados entre 1976 y 2003.

El equipo de investigación examinó entonces la información de aquéllas 262. Esta información, recolectada antes de la manifestación del lupus, incluía la edad de la primera menstruación, edad al primer embarazo, número de embarazos, duración de la lactancia, empleo de anticonceptivos orales, edad de la menopausia, uso de hormonas de reemplazo, etc. Los datos se analizaron y se determinaron asociaciones estadísticas.

¿Cuáles fueron los resultados del estudio?
La incidencia (número de casos nuevos de enfermedad que ocurren en una población durante un intervalo de tiempo definido) de lupus entre este grupo grande fue 6 por 100,000 persona - año (número de personas estudiadas multiplicada por el número de años de datos disponibles) de seguimiento. Esta cifra es consistente con los cálculos recientes de lupus entre mujeres americanas. La menarquia precoz (primera menstruación a los 10 años o antes) se asoció con doble riesgo de lupus comparado con mujeres que tuvieron su primer periodo a los 12 años o más. Las mujeres que experimentaron menopausia natural antes de los 47 años estuvieron a más del doble del riesgo de desarrollar lupus que las mujeres que presentaron la menopausia a partir de los 53 años. El empleo de estrógeno (ya sean anticonceptivos orales u hormonas de reemplazo después de la menopausia) también elevaron significativamente el riesgo de la mujer a desarrollar lupus. Los autores notan, no obstante, “no encontramos ninguna asociación entre el número de años de ovulación y el riesgo de LES, sugiriendo que puede no ser la duración de la exposición al estrógeno, sino el momento en que ocurrió esta exposición, lo que se relaciona con el riesgo de LES”.