Guía para aliviar el dolor en las articulaciones del niño

Calme el dolor de la artritis juvenil articulación por articulación.

 

Dependiendo de la articulación de que se trate, el dolor podría cambiar la mecánica del cuerpo de varias formas. Un niño con dolor de cuello puede ser incapaz de ver hacia arriba, mientras que otro con dolor de codo o muñeca colocará las articulaciones en ciertas posiciones, haciendo con el tiempo, más difícil o incluso imposible enderezarlas totalmente.

Las soluciones pueden ser muy variadas e incluyen férulas, ejercicios terapéuticos o modificaciones diarias más informales. Aquí hay una guía para aliviar el dolor de las articulaciones de la cabeza a los pies:

Cuello

A un niño con dolor de cuello se le puede dificultar el ver para arriba o girar la cabeza hacia los lados.  Compensará moviendo los hombros o el cuerpo entero en lugar de torcerlo. Muy a menudo, los músculos circundantes dolerán tanto como las propias articulaciones.

Soluciones: Colocar calor húmedo en los músculos para ayudarlos a relajarse. Dormir con una almohada cervical (o sin almohada) también sirve para aliviar el dolor de cuello. Si tiene un televisor en el cuarto, elévelo para fomentar el movimiento cervical. Los ejercicios de amplitud de movimiento también pueden ayudar a prevenir la pérdida de movimiento y reducir el dolor.

 Quijada

La articulación de la mandíbula puede ser una fuente frecuente de malestar, lo que provoca dolor al morder un sándwich grueso o una manzana. El dolor en la mandíbula es común de un lado de la cara o frente a la oreja.

Soluciones: Cuando el niño experimente dolor en la mandíbula, sírvale alimentos más suaves que requieran menos fuerza para masticar, córtelos en pequeños bocados y evite la goma de mascar. Consulte con un fisioterapeuta sobre los ejercicios para aliviar el dolor.

 Codo

Un niño con dolor de codo probablemente mantenga la articulación doblada, cerca del cuerpo. Es importante animarle a que enderece el brazo; pues eventualmente puede perder la capacidad de hacerlo si continúa sosteniéndolo en una posición de protección. Con el tiempo, cualquier articulación en una posición flexionada habitualmente acortará los músculos de ese lado.

Soluciones: Procure actividades y ejercicios que fomenten enderezarlo, como empujar objetos livianos o hacer como que los "empuja" hacia el techo.

Muñeca

Un niño con dolor en la muñeca por lo general la conserva en el regazo. Se le dificulta levantarla o hacer un puño.

Soluciones: Terapia para fortalecer los músculos de la parte posterior y lateral del brazo. Comúnmente se utilizan férulas. Una férula funcional para la muñeca puede ayudar al niño a realizar las tareas diarias con menos dolor. Las férulas de descanso para dormir proporcionan apoyo adicional y evitan deformidades.

Dedos

Los niños con dolor en los dedos no pueden recoger objetos pequeños o tiene dificultad para escribir, ya que tienden a mantenerlos en una posición flexionada.

Soluciones: Para aliviar el dolor, el menor debe usar crayones o lápices grandes o con cubiertas suaves. Un niño mayor puede preferir escribir en un ordenador en lugar de a mano. Otra opción es utilizar un bolígrafo de tipo gel con tinta que fluya fácilmente, para reducir la resistencia o arrastre al escribir. Utilice plastilina, masilla o una bola blandita para fortalecer los dedos.

Cadera

Cuando los niños tienen problemas de cadera, los músculos del extensor se debilitan más que los músculos de flexor en oposición, tirando de la cadera hacia adelante y flexionándola.

Soluciones: Ver televisión o leer boca abajo, para estirar las caderas en extensión después de haber estado sentado y flexionado durante el día en la escuela.

Rodilla

La rodilla es comúnmente afectada en la artritis. Una vez que se vuelva difícil enderezar la rodilla, el niño puede empezar a cojear. Los padres notarán que los niños más pequeños ya no pueden ponerse en cuclillas.

Soluciones: Cuando duela la rodilla, el niño debe descansar con la pierna recta y el talón apoyado. Los niños pequeños pueden beneficiarse de usar una férula de extensión de rodilla en la noche para mantenerla extendida mientras duerman. Un terapeuta puede ayudar a que el niño fortalezca el músculo cuádriceps.

Tobillos

Los tobillos del menor requerirán algún tipo de soporte si se debilitan y causan dolor.

Soluciones: Las plantillas para los zapatos brindan soporte a la estructura de los pies y alivian el dolor al estar de pie y al caminar. Los ejercicios que estiran los músculos de la pantorrilla y los que fortalecen los músculos que levantan los dedos del pie pueden ser útiles. Pídale al niño que haga círculos de tobillo en la bañera, usando los pies para dibujar letras del abecedario o escribir mensajes secretos.

Pie

Cuando al niño le duele el pie del, el dolor es generalmente peor en la planta del pie, lo que dificulta caminar o levantar los dedos.

Soluciones: Una almohadilla pequeña, colocada justo detrás de la planta del pie, aliviará la presión sobre el mismo.