Rodillas que hacen sonar los detectores de metal de los aeropuertos

Dura lección de un viajero al pasar por el escrutinio de TSA

 

GRR, es tanto el código para el aeropuerto de Grand Rapids, Michigan, como mi sentir hacia él. Las filas son largas a las 6:30 AM y estoy atorada porque la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) no abre la sección de viajeros previamente verificados “Precheck” hasta las nueve. Pagué $90 por cinco años de permiso, pero heme aquí, junto con mi par de rodillas artificiales, con un valor de $140,000, que dispara al aparato de escaneo y a la empleada que no entiende lo que le digo.

“Encendió la alarma” dice. “¿Tiene monedas en los bolsillos?”

“No tengo ni bolsillos ni monedas,” respondo mientras mi bolso, computadora, zapatos, chaqueta y portafolio se amontonan al final de la banda transportadora. “Tengo dos implantes de rodilla”, replico. Ella frunce el ceño.

“Rodillas prostéticas, próstesis” explico.

“¿Prótesis? Se lo tiene que sacar” contesta.

“No puedo. Están dentro de las piernas” Señalo las piernas. “Cirugía. Son articulaciones metálicas en las rodillas. Están por dentro.”

“Tendrá que sacarse las prótesis para que los podamos examinar”, dice, moviéndome a un lado. GRR…

Otro día en el aeropuerto, otra discusión con un gerente de TSA. Cada año, 600,000 remplazos de articulaciones se colocan en las rodillas de los norteamericanos, según la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos. Seguramente yo no soy la primera pasajera que dispara la alarma del detector de metales. Entonces, ¿por qué tanta confusión? Porque no hablo el idioma TSA. No debía de haber utilizado el término “prótesis/ prostético.”

Al personal de TSA le capacitan para detectar armas y amenazas, pero no están acostumbrados a los términos médicos. Probé usar “articulación artificial” en los aeropuertos de San Francisco y de Denver y los empleados de TSA asintieron y me indicaron que pasara cual policías dirigiendo tráfico durante la hora pico.

“Lo que debemos saber es dispositivo interno o externo”, explica Joanna Torres, especialista de apoyo al pasajero de TSA del aeropuerto O´Hare de Chicago. “No dé explicaciones de más,” declara. “Simplemente díganos lo necesario para ponerle en el aparato correcto”.

Puntos útiles para la revisión de seguridad

Los expertos de TSA ofrecen este consejo a los viajeros con remplazos de articulaciones:

- Llene e imprima una tarjeta de notificación de discapacidad del sitio web de TSA (tsa.gov) para mostrarla. Ello no le garantiza un pase fácil, pero puede ayudar a la comunicación.

- En vez de pasar por los detectores de metales, en que los implantes metálicos harán sonar las alarmas, solicite un “escaneo corporal” o “tecnología de imagen avanzada (AIT)”.

-Aún con AIT, las prótesis pueden indicar un palpamiento físico. Pida una inspección privada, porque los agentes deben llevar sus pertenencias con usted al área de revisión, para que no se separe de ellas, cortesía que no siempre se extiende si simplemente se para a un lado.