Guía de intimidad para personas con artritis

Encuentre una posición cómoda

Puede saber cómo lo hacen las aves. Tal vez sepa cómo lo hacen las abejas. Quizá también tenga idea de cómo lo hacen la mayoría de las personas. Pero cuando se trata de tener relaciones mientras las articulaciones están rígidas y adoloridas, podría requerir algunas ideas nuevas para lograrlo.

La posición común con la mujer sobre la espalda de piernas abiertas, y el hombre arriba puede resultar bastante incómoda para aquellas mujeres con artritis en las caderas y para aquellos hombres con artritis en las rodillas, piernas, hombros, codos o muñecas.

Pero existen alternativas. Sepa que posiblemente haya cierta torpeza o timidez en el proceso de tanteo para encontrar una posición nueva y más cómoda con su pareja. La clave es mantenerse relajado y animoso, teniendo en cuenta que los expertos claman que la variedad en el acto es un modo de mantener el sexo  refrescante e interesante. Así que en lugar de ser renuente al cambio, considere intentar nuevas posiciones como experimentación divertida.

Podría decidir quién realizará la mayoría del movimiento. La persona con dolor articular o limitaciones puede estar más cómoda quedándose relativamente quieta.

Le puede servir alguna de las siguientes posiciones. Como los individuos poseen distinto peso, estatura, fortaleza y grado de avance de la artritis, no todas las posiciones le serán útiles a todos. Son, no obstante, buenos puntos de partida para encontrar nuevo placer y libertad.

 

1. Ambos se acuestan de costado. El hombre entra por atrás. La mujer puede tener una almohada entre sus rodillas. Bueno para una mujer con problemas de cadera.

 

2. La mujer se recuesta sobre su espalda, las rodillas juntas, con una almohada bajo sus caderas y muslos. El hombre apoya su propio peso corporal en sus manos y rodillas. Bueno para una mujer con problemas de cadera, espalda baja o problemas de rodillas.

 

3. Ambos se acuestan de lado viéndose el uno al otro. Requiere que la mujer brinde la mayoría del movimiento de cadera. Bueno para un hombre con problemas de espalda.

 

4. La mujer se acuesta de espalda con ambas rodillas flexionadas, posicionada perpendicularmente a su pareja (en un ángulo de 90 grados). El hombre de costado hacia ella. Bueno para una mujer cuyos tendones o músculos están acortados severamente.

 

5. Ambos están de pie. El hombre entra por detrás. La mujer se inclina sobre algún mueble a una altura cómoda para apoyarse y mantener el balance. Bueno para cualquiera que tenga dificultad en mantenerse boca abajo o de rodillas.

 

6. La mujer se arrodilla, con el tronco apoyado en algún mueble o almohadas. Sus rodillas pueden apoyarse en una almohada o cojín. Bueno para una mujer con problemas de cadera. No recomendado para personas con problemas de hombros o que hayan tenido cirugía de rodilla recientemente.

 

7. El hombre se acuesta de espaldas. Puede usar almohadas para apoyarse. La mujer puede sostener su propio peso en sus codos y rodillas en frente de él. La mujer provee la mayoría del movimiento de cadera. Bueno para un hombre que tiene problemas de cadera o rodillas.

 

Página 1 | 2