Ahorre impuestos por deducciones médicas y cuentas de gastos médicos

 

¿Le da pavor tener que desembolsar más impuestos durante la temporada de recaudación fiscal? 

No se alarme, quizás pueda recuperar ciertos gastos médicos por medio de deducciones de impuestos. Para hacerlo debe reunir el siguiente criterio: tiene que hacer una declaración de impuestos detallada explicando los gastos médicos pagados en efectivo, o sea, los que no le cubrió el seguro, los cuales deben sumar más del 10% de su ingreso anual bruto (AGI, por sus siglas en inglés). Por ejemplo: si su AGI fue de $50,000, puede deducir gastos en efectivo mayores a $5,000. No obstante, si usted o su cónyuge tienen 65 años o más, el beneficio es mayor, pues los gastos médicos deducibles aplican a un 7.5% del AGI, por lo que en el ejemplo citado anteriormente puede deducir gastos en efectivo mayores a $3,750. Después del 2016 todos deberemos usar el límite del 10%, sin importar la edad.

Aproveche al máximo las deducciones por gastos médicos:

Sepa qué es deducible de impuestos. Generalmente, para que un gasto médico califique como deducción debe de ser ordenado por un profesionista de la salud para tratar o diagnosticar una enfermedad. Excepción: medicamentos de estantería abierta (excepto insulina) no son deducibles. Los honorarios de los doctores, hospitales, servicios de enfermería, terapia física y ocupacional, análisis clínicos, cirugía y gastos de transporte para acudir a consultas, todos ellos son deducibles.

Evalúe artículos especiales.
Artículos personales como aparatos ortopédicos, deben pasar la prueba “pero para”, asegura el portavoz del IRS, Michelle Lamishaw, “lo cual significa que el contribuyente debe únicamente adquirir el artículo por razones médicas”. En algunos casos, sólo cierta parte del costo se puede deducir. Una modificación a la vivienda también puede deducirse, pero si aumenta el valor de la misma, como sería un elevador, tiene que descontar ese aumento.

Verifique las terapias alternativas. Los tratamientos alternativos, como acupuntura, están permitidos, pero los suplementos no, a menos que el doctor los ordene. Y aunque la cirugía cosmética tradicionalmente no se puede deducir, se admiten cuando es para corregir deformidades o reparar daños derivados de un accidente o enfermedad.

Haga que su doctor ponga sus órdenes por escrito. No le garantizará que una deducción pase el escrutinio del IRS, pero refuerza su caso.


Consolide costos.
Reunir los gastos médicos en un año en vez de dos vuelve más accesible ese umbral del 7.5%, dice Toni Davis, contador de LarsonAllen, en Minneapolis, quien se especializa en atención médica.

Cuentas de gastos médicos: 

HSA. Si aún no tiene derecho a Medicare, podría contar con un plan de seguro con deducible alto conocido en inglés como HDHP, y abrir una cuenta de ahorros de salud (HSA, por sus siglas en inglés) para cubrir ciertos gastos médicos en efectivo, como copagos y gastos de desembolso. El límite de contribución del año pasado fue de $3,300 (plan individual) o $6,550 (plan familiar), y para el 2015 de $3,350 y $6,650 respectivamente. Este dinero es completamente deducible de impuestos. Los fondos de esta cuenta se deben usar sólo para gastos médicos calificados, de lo contrario deberá pagar los impuestos correspondientes y una multa del 20% si es menor de 65 años.

FSA. Ciertos empleadores ofrecen lo que se conoce como cuenta de gastos flexible (FSA, por sus siglas en inglés), en la cual se depositan cantidades de dinero que el empleado acuerda deducir de sus cheques de pago antes de calcular los impuestos, es decir, que las contribuciones son libres de impuestos. La máxima contribución del 2014 fue de $2,500, y para este año es de $2,550. Los fondos se pueden utilizar para gastos médicos calificados (si ya tiene una HSA y abre una FSA ésta estará limitada a cubrir solo gastos dentales y de visión).  

A diferencia de la FSA, en la cual se deben usar todos los fondos de la cuenta para el fin de año, so pena de perder ese dinero, los fondos de la HSA se pueden acumular para uso futuro (aún si deja de contribuir a la cuenta). Otra diferencia es que los fondos de la FSA para todo el año están disponibles de inmediato, mientras que los de la HSA no se pueden usar hasta que sean depositados en la cuenta, por lo que deberá esperar a tener la cantidad que desea pagar con una HSA. Es muy importante que haga un presupuesto de gastos calculando cuidadosamente cuánto espera desembolsar durante el año en gastos médicos calificados para obtener el mejor beneficio, tanto de deducción de impuestos, como de ahorro en los gastos de desembolso.  

NOTA: Según la ley de la reforma a la salud, si usted carece de una “cobertura esencial mínima”, tendrá que pagar una multa progresiva por cada año sin cobertura. El pago se hace mediante la declaración de impuestos federales, donde encontrará una casilla que deberá marcar para señalar si contó o no con cobertura médica todo el año. Para el 2015 la multa corresponde a la mayor de estas sumas: el 2% de sus ingresos o $325 por adulto ($162 por niño), aunque los individuos de escasos recursos y otros pueden ser elegibles para una exención y la multa no puede sobrepasar los $925 por familia.

Para mayor información visite Cuidadodesalud.gov

Para una lista completa de gastos médicos visite el sitio del IRS en español. 

Lea otros artículos 

Lo que puede hacer si le rechazan un reclamo de seguro.