Retome su rutina después de una operación

 

Trabajo

  • Si su trabajo no requiere de mucha fuerza física, puede retornar a él seis semanas después de la operación.
  • Si su trabajo requiere de mucho caminar, estar de pie o cargar objetos, pueden pasar tres meses antes de que pueda volver.
  • Algunos tipos de empleo, como el trabajo de construcción, pueden no ser aconsejables después de una cirugía de reemplazo de las articulaciones.
  • Converse con su cirujano su tipo de ocupación de manera detallada. Quizá también desee obtener la recomendación de un terapeuta ocupacional.


Conducir

  • La mayoría de las personas pueden retomar el volante cerca de seis semanas luego de la intervención.
  • Debe recuperar un control muscular adecuado para frenar y acelerar antes de intentar manejar.
  • Comuníquese con su compañía de seguro para ver si existe alguna restricción referente a operar el vehículo después de una cirugía.


Ejercicio

  • Puede verse obligado a evitar ciertas actividades de alto impacto de por vida, como trotar. Estas actividades podrían desgastar excesivamente sus articulaciones, tornándolas flojas y dolorosas. Inquiera con su médico qué deportes debe evitar.


Otros

  • Por lo general, quienes se someten a cirugía de reemplazo de las articulaciones mejoran dramáticamente después de seis semanas y siguen progresando por varios meses. Muchos también experimenten una importante disminución del dolor en el área de la articulación afectada y una considerable mejoría en la capacidad de ejecutar actividades cotidianas.
  • La cirugía de reemplazo, no obstante, no le permitirá hacer más de lo que hacía antes de que desarrollara artritis. Su médico le dirá qué avances puede esperar basado en sus circunstancias particulares.


He aquí otros aspectos que considerar:

  • Los componentes de su articulación artificial pueden activar los detectores de metales empleados para la seguridad de aeropuertos y otros lugares. Notifique al personal de seguridad de su implante si suena la alarma.
  • Avise a su dentista y miembros de su equipo de salud que tiene un implante artificial. Los tratamientos dentales y otros procedimientos quirúrgicos pueden permitir a microorganismos entrar al torrente sanguíneo, haciendo del área del reemplazo de la articulación vulnerable a infecciones. Siempre deben suministrársele antibióticos antes de intervenciones dentales o invasivas para prevenir el riesgo de una infección.

 Otros recursos: