Cirugía de la rodilla

Reemplazo de rodilla y otras opciones quirúrgicas para problemas de rodilla.

Cuando otros tratamientos no reducen el dolor, muchas personas piensan que la cirugía de la rodilla es una opción que vale la pena considerar.

Reemplazo total de la articulación La cirugía de rodilla más común es el reemplazo total de rodilla, un procedimiento en el que se retira la articulación de la rodilla dañada y se sustituye con prótesis de metal, cerámica y / o componentes de plástico. La rodilla es la articulación que más comúnmente se opera. El reemplazo de rodilla es una opción cuando hay daño irreparable en la articulación que impide el funcionamiento y provoca dolor constante que no se alivia con terapias más conservadoras.

Artroscopía. La artroscopia es una intervención mínimamente invasiva que se realiza insertando un endoscopio con luz e instrumentos angostos a través de pequeñas incisiones en la piel sobre la rodilla. La cirugía artroscópica puede servir para:

• eliminar o reparar meniscos desgarrados

• reparar un ligamento cruzado rasgado

• recortar pedazos de cartílago desgarrado de la articulación

• sacar los pedazos sueltos

• quitar un revestimiento de la articulación inflamado (sinovectomía).

Si bien la artroscopia de rodilla es una intervención que ayuda a muchas personas, hay controversia sobre la utilidad de algunos procedimientos artroscópicos.

Osteotomía. Si el daño a la rodilla se limita mayormente a una sección, el doctor puede recomendar una cirugía llamada osteotomía. En una osteotomía, el cirujano modifica la forma de los huesos y los reposiciona para quitar peso de la parte dañada de la rodilla. Al hacerlo, alivia el dolor y mejora su funcionamiento, particularmente para alguien que no sea apto para un reemplazo total de rodilla. La osteotomía también se emplea para corregir una rodilla rota que no sanó correctamente.