Técnicas quiroprácticas

 

La medicina quiropráctica se ha ejercido por siglos. Algunos la encuentran verdaderamente eficaz para tratar la artritis y sus síntomas, mientras que a otros no les sirve. Vea si una cita con el quiropráctico podría beneficiarle.

Las personas con artritis  reconocen que a veces los fármacos por sí solos no alivian el dolor que la enfermedad produce. Pero la estrategia para manejarlo varía en cada persona. Hay quienes  están convencidos de los beneficios de la quiropraxia, campo que no es ajeno a la controversia desde su fundación hace más de un siglo. Actualmente, su práctica corresponde a la tercera profesión más común en el área de la salud (después de médicos y dentistas).

¿Pero puede realmente la quiropráctica ayudar a los individuos con artritis, incluyendo a los pacientes con formas autoinmunes como artritis reumatoide (AR)? Si bien ciertas personas consiguen alivio, los reumatólogos prudentemente recomiendan cautela a los pacientes con artritis, particularmente AR, interesados en hacer la prueba. Porque en algunos casos y circunstancias, las técnicas quiroprácticas, especialmente el uso de la manipulación de la columna, podrían empeorar los síntomas de la artritis.

El enfoque quiropráctico

Primero, algunos antecedentes sobre la quiropraxia, palabra de origen griego que significa "hecho a mano". La medicina quiropráctica se dedica al tratamiento y la prevención de trastornos del sistema musculo esquelético y los efectos de los mismos en el sistema nervioso y la salud en general. Los quiroprácticos deben realizar cuatro años de estudios especializados en un colegio acreditado de quiropráctica después de la universidad antes de que puedan obtener licencia para ejercer.

Desde hace mucho los individuos han sido recelosos de los quiroprácticos porque "truenan la espalda" o "tuercen el cuello". Los quiroprácticos le dirán que, aunque el campo depende primariamente de manipulaciones manuales, los ajustes se hacen mediante cálculos que intentan restaurar el movimiento en las articulaciones. Las manipulaciones pueden hacerse con la mano o usando un instrumento.

El paso inicial en el tratamiento es tomar rayos X para ver adecuadamente la espina y el cuello. "Un quiropráctico competente siempre tomará rayos X antes de un ajuste", explica la Dra. Jane Dinerman, quien ve pacientes en Atlanta.

Pero la quiropraxia puede abarcar más que ajustar la columna, el cuello y otras articulaciones, dice Scott Bautch, presidente de Allied Health Chiropractic Centers en Wisconsin. "Tomamos en cuenta un amplio espectro de datos y los enfrentamos de diversas maneras con el objeto de disminuir el daño, retrasar el avance de la enfermedad y aliviar el dolor", asevera. "Queremos que la articulación esté tan cómoda como sea posible".

Entre las técnicas a las que Bautch se refiere están:

Ultrasonido. Muchos consideran al ultrasonido como una tecnología de imagen, pero cuando se aplica a los tejidos suaves y a las articulaciones, las ondas sonoras también pueden producir un masaje que ayuda a reducir la inflamación y a disminuir el dolor y la rigidez.

Terapia de los puntos gatillo. Aplica una presión suave en una zona específica del músculo donde el paciente siente dolor para aminorarlo.

Láser suave (de baja intensidad) o "láser frío". Esta técnica emplea una luz o láser que no genera calor que penetra en el tejido profundo, a veces reduciendo la inflamación.

Ejercicios y estiramientos terapéuticos. Actividad física destinada a promover la fortaleza y la resistencia del paciente.

Quién debe tener cuidado

La quiropraxia se centra principalmente en las articulaciones, que por supuesto es donde la artritis típicamente ataca. Así que cuando alguien experimenta un periodo agudo, las manipulaciones deben evitarse.

No sería aconsejable que un paciente con inflamación articular acudiera al quiropráctico. Si no se logra controlar la hinchazón, podría ser peligroso realizar un ajuste.

Las personas con problemas de alineamiento se beneficiarían de la manipulación de la columna, pero ésta puede resultar peligrosa en los individuos con AR que tienen inestabilidad cervical superior, la cual es una complicación común de la AR crónica severa.

La quiropraxia también puede ayudar a algunas personas con OA o espondilitis anquilosante en etapas tempranas, pero en quienes tienen espondilitis anquilosante al punto en que las articulaciones están fusionadas o quienes presentan osteoporosis, la manipulación podría conllevar una fractura.

En qué hay que fijarse

Los riesgos involucrados de acudir al quiropráctico son: agravamiento de la inflamación, incremento del dolor y predisposición a peligros potenciales relacionados a la manipulación cervical. No obstante, no se descarta la posibilidad de que a un individuo con artritis pueda servirle la sesión.

Si la enfermedad se encuentra controlada con medicamentos y el paciente no tiene problemas del cuello, podría  intentarlo, también podría ser beneficioso en caso de dolor de la espalda baja. Lo mejor es exponer al reumatólogo su interés en este tipo de terapia antes de hacer la cita con un quiropráctico.

Lo mejor para encontrar a un quiropráctico es preguntar entre amigos o familiares. Busque un quiropráctico serio y con experiencia en el tratamiento de personas  con artritis que “tome un enfoque multidisciplinario” como lo es la inclusión de la fisioterapia, tratamientos neuromusculares y asesoría nutricional” expresa el Dr. Geoff Tanner, quien ejerce la profesión de quiropráctico en Sandy Springs, Ga.

Durante la primera cita, el doctor le tomará su historial clínico, incluyendo su experiencia con la artritis.  Indague sobre su filosofía de tratamiento y cuidados así como la tasa de éxito en ayudar a los pacientes con síntomas como los suyos. Como los síntomas de la artritis afectan a cada persona de manera diferente, la decisión de ver al quiropráctico debe hacerse de forma personal.

Tras el consentimiento de su reumatólogo, lo más importante es asistir al consultorio del quiropráctico informado y sentirse cómodo con el plan de tratamiento a seguir. Aunque el quiropráctico no le cure la artritis, puede serle de utilidad.

Para mayor información, visite:
The American Chiropractic Association (ACA)
National Institutes of Health