Opciones para quienes no pueden tomar aspirina

 

Si usted es alérgico a la aspirina, no se preocupe, existen alternativas para ayudarle a mitigar el dolor de la artritis.

 

No todas las medicinas para la artritis contienen aspirina. De hecho, la vasta mayoría no la contiene, sin embargo, muchos tienen una estructura química lo suficientemente similar a la aspirina por lo cual debería evitarlos si es alérgico a ésta o tiene lesiones estomacales asociadas.

 

Hay varios tipos de medicamentos que podría tomar, dependiendo de la enfermedad específica y los síntomas que esté tratando de controlar.

 

Los AINE tradicionales (antiinflamatorios no esteroides) a menudo se recetan para el dolor y la inflamación de la artritis. Existen 20 disponibles con receta médica y tres que no la requieren (ibuprofeno, naproxeno y ketoprofeno), aunque las versiones de estantería abierta se hallen en dosis menores. Deberá consultar con su médico antes de tomar cualquiera de estos fármacos, porque incluso los que se venden sin receta pueden conllevar el riesgo de efectos secundarios. Si es sensible a la aspirina, informe a su doctor y cuídese de evitar aquellos AINE que contengan salicilatos (como la aspirina).

 

El celecoxib (Celebrex) es un medicamento miembro de una clase relativamente nueva de AINEs que se llama inhibidores de la COX-2. Si tiene factores de riesgo o problemas de úlceras estomacales, este fármaco puede ser más suave para el estómago que la aspirina y los AINE tradicionales. Sin embargo, no deberá tomarlo si es alérgico a la aspirina o las sulfonamidas.

 

 

Entre los analgésicos, las personas con sensibilidad a la aspirina pueden tomar acetaminofeno, morfina, tramadol, oxicodona, propoxifeno o hidrocodona, sólos o combinados.

 

Los FARME (fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad) son otro grupo de medicamentos que controlan la artritis al deprimir el sistema inmunológico. No obstante, eso también le hace más susceptible a infecciones, por lo que tiene que estar bajo vigilancia médica si tiene cualquier síntoma de infección, incluyendo fiebre, tos o dolor de garganta.

 

Los corticosteroides son potentes en combatir la inflamación, aunque también tienen efectos adversos potencialmente peligrosos, incluyendo osteoporosis, cataratas y problemas neurológicos. Tendrá que estar vigilado por su doctor si es que le prescribe corticosteroides.

 

 

Los MRB o modificadores de la respuesta biológica se recetan a las personas que por alguna razón no responden a los FARMEs. Los MRB están diseñados para inhibir o suprimir componentes del sistema inmunológico llamados citocinas. Las citocinas juegan un papel en modular la respuesta inflamatoria que causa daño en la AR y otras enfermedades. Medicamentos aprobados para tratar la AR que inhiben citocinas inflamatorias son: Humira, Enbrel, Remicade, Kineret, Orencia y Rituxan. Están disponibles con receta médica pero como toda medicina, tienen efectos secundarios.

 

Para información adicional visite nuestra secciónClases de medicamentos, donde puede informarse sobre los medicamentos y terapias para la artritis.