Tipos de masajes terapéuticos

Hay diversas técnicas de masaje a elegir. Seleccione la que más le conviene.

Cuando escucha la palabra “masaje” podría imaginarse recostado en una camilla acojinada a media luz en un lujoso spa mientras un terapeuta le masajea suavemente los músculos adoloridos y le frota la piel con aceites aromáticos. O, quizá se imagine un deportista sudoroso cuyos molidos músculos están siendo vigorosamente golpeados por un entrenador en los vestidores después de un partido. Ambas imágenes son correctas. Los masajes pueden ser relajantes y plácidos, o bruscos e intensos, dependiendo del tipo de masaje que se trate.

El término “masaje” abarca múltiples técnicas y filosofías de curación. En general, el masaje es la manipulación de la piel, los músculos y los tejidos conectivos del cuerpo, usualmente con las manos, pero también se pueden emplear aparatos mecánicos en la superficie corporal. Puede buscar masajes de terapeutas certificados o bien darse usted mismo un masaje en las articulaciones y músculos afectados con las manos o herramientas adecuadas.

A menudo, el masaje sirve para aliviar síntomas comunes de muchos tipos de artritis: disminuir el dolor y la rigidez, reducir la ansiedad, mejorar la amplitud del movimiento  de las articulaciones y promover un sueño más reparador.

Según la Dra. Tiffany Field, psicóloga  investigadora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Miami “el masaje puede resultar en una reducción significativa del dolor”. Cualquier tipo de masaje de cuerpo completo que incluya presión moderada, incluyendo el auto masaje, debe ayudar a aliviar el dolor y la tensión, asegura.

Field enfatiza que la presión moderada es la clave para estimular los receptores de presión subcutáneos que mandan las señales de alivio del dolor al cerebro y liberan neuroquímicos desestresantes, como la serotonina. “Hemos visto que los masajes con presión ligera son excitantes, no relajantes. Al hacer presión ligera la frecuencia cardiaca sube y la presión sanguínea aumenta. En cambio, la presión moderada estimula la relajación, el ritmo cardiaco baja, la presión sanguínea disminuye”, explica.

Las personas con artritis que experimentan síntomas crónicos pueden considerar la terapia de masajes de manera regular, indica Field, aún darse masaje a diario, para ayudar a manejar el dolor y la rigidez o para promover un mejor descanso que le pueda a su vez ayudar a aliviar el dolor de músculos y articulaciones.

Principales tipos de masajes terapéuticos

El masaje es un método antiguo para aliviar el dolor y el estrés que han practicado la mayoría de las culturas del mundo. Esos procedimientos pueden involucrar no solo manipulación física de los tejidos del cuerpo, sino también técnicas de relajación. El masaje puede hacer uso de aplicaciones de calor y frío en la piel, o de lociones para ayudar a deslizar las manos o las herramientas sobre la piel.

A continuación se describen brevemente los diferentes tipos de masajes. Informe a su masajista de que tiene artritis, y señale las articulaciones afectadas antes de iniciar la sesión.  Previamente a someterse a cualquier tipo de masaje, verifique con su doctor que no haya ningún inconveniente para su artritis o cualquier otro trastorno de salud en su caso.

Masaje sueco

El masaje sueco es el tipo más común, y en el que la mayoría de la gente piensa cuando escuchan la palabra “masaje”. Esta clase de masaje radica en golpes extensos y fluidos en músculos y tejidos, con el fin de reducir el dolor y la rigidez en articulaciones y músculos para disminuir la ansiedad y mejorar la circulación. Son cinco los movimientos básicos en que se fundamenta: effleurage (deslizamiento o frotación de las manos por la piel), petrissage (amasado muscular), tapotement (golpeteo rítmico con los nudillos o los dedos), fricción profunda (movimiento a lo largo de las fibras muscularas) y vibración o sacudida del cuerpo. Los masajistas ajustan la presión según la sensibilidad de la persona y normalmente usan aceite o loción.

Masaje del tejido profundo

Este masaje consiste en la manipulación de las capas superior e inferior de músculos y tejidos, requiriendo presión intensa y concentrada por parte del masajista. El masaje del tejido profundo se utiliza para reducir la tensión o el dolor de músculos y tejido conectivo. Podría ser doloroso, por lo que no es apropiado para ciertas personas con artritis.

Masaje con piedras calientes

Muchos spas ofrecen esta opción que radica en colocar piedras lisas calientes en la espalda mientras se está recostado boca abajo.  El calor reconfortante de las piedras se transfiere a músculos y tejidos, liberando la tensión y promoviendo la relajación. Normalmente, el terapeuta amasa los músculos a mano además de poner las piedras calientes sobre la piel. Otras modalidades son las piedras frías, que pueden ayudar a los músculos adoloridos por lesiones relacionadas con el ejercicio o hinchazón. Algunos masajistas emplean piedras tanto frías como calientes para contrastar o para distintos propósitos curativos.

Masaje ayurvédico

Ayurveda es una filosofía hindú que combina el yoga, la meditación, el masaje y las yerbas. El masaje ayurvédico también se conoce como abyanga, y se realiza en todo el cuerpo con la aplicación de aceites aromáticos elegidos por sus propiedades supuestamente espirituales y curativas.

Anma

Una de las numerosas técnicas originarias de los países orientales es este masaje japonés en que se amasan los músculos y otros tejidos suaves. No se precisan aceites. Está basado en la idea de que la energía que fluye en el cuerpo puede interrumpirse o bloquearse, causando enfermedad y dolor. Quienes practican anma creen que masajear los músculos y los tejidos puede restaurar dicho flujo y la habilidad natural del cuerpo se sanarse por sí mismo.

Masaje tailandés

Este masaje fusiona el masaje con la colocación del cuerpo en poses al estilo yoga durante la sesión. La técnica varía dependiendo de la región de Tailandia en que se formó. Algunas técnicas trabajan más los estiramientos y la flexibilidad, mientras que otras aplican presión a los músculos y las articulaciones.

Lomi Lomi

El lomi lomi proviene de Hawaii  y se realiza en múltiples países del océano Pacífico (Polinesia). Se considera una práctica curativa que puede abarcar dieta, oración, meditación y otras técnicas de sanación además del masaje de los músculos y los tejidos.

Liberación miofascial

Esta técnica tiene como objetivo aliviar el dolor a través de la manipulación de la fascia, tejido conectivo que rodea músculos, vasos sanguíneos y nervios.  Durante la sesión el terapeuta estira y libera los tejidos conectivos rodando suavemente de arriba a abajo la espalda, las piernas y otras áreas del cuerpo. No se emplean aceites, lociones ni herramientas de masaje.

Reflexología

La reflexología es un método alternativo de curación asiático  basado en la creencia de que aplicar presión en áreas específicas de las manos y los pies restablecerá la salud en otras partes del cuerpo. Por ejemplo, presionar el dedo gordo del pie debe de curar el dolor o las lesiones del cerebro. Su finalidad no solo es aliviar el dolor o estimular la curación, sino también disminuir el estrés y la ansiedad.

Rolfing

El rolfing es similar a la liberación miofascial y es parte de la filosofía curativa llamada integración estructural, inventada por Ida Rolf, a mediados del siglo XX. Este procedimiento se enfoca en mover el cuerpo en ciertas posiciones y manipular la fascia. El rolfing tiene como fin promover la relajación y combatir el dolor, así como mejorar la postura y el rango de amplitud del movimiento.

Automasaje

Automasajearse es amasar sus propias articulaciones doloridas, puntos de presión o músculos empleando manos, nudillos, codos o herramientas de masaje. Estas herramientas pueden ser mecánicas para ofrecer calor o vibración, o puede crear dispositivos con objetos caseros como pelotas de tenis. Dar masaje a zonas difíciles de alcanzar como la espalda, puede ser complicado, pero uno se puede automasajear pies, rodillas, pantorrillas, manos, cuello o brazos.

Shiatsu

Se trata de una técnica de masaje japonés ampliamente socorrida en Estados Unidos. Los terapeutas de shiatsu ejercen presión en puntos específicos del cuerpo utilizando los dedos y las palmas en movimientos rítmicos y continuos. Como cualquier otro masaje y filosofía de sanación oriental, se considera que el shiatsu reestablece el flujo del qi, o energía curativa, del cuerpo. No se necesitan aceites. Generalmente el paciente permanece totalmente vestido durante la sesión. Se venden almohadas y artículos que aseguran brindar el mismo tipo de presión del shiatsu a varias partes del cuerpo, como el cuello.

Masaje de los puntos gatillo

Este tipo de masaje está diseñado para aliviar el dolor en áreas particulares del cuerpo mediante el empleo de presión o vibración en puntos gatillo miofasciales. Un masaje de los puntos gatillo que incluya inyecciones en los mismos solo deberá efectuarse en un consultorio clínico, quiropráctico o de fisioterapia. Los puntos gatillo son sitios en los músculos donde a veces se forman nudos, y la presión localizada está destinada a relajar esos nudos y reducir el dolor. Se ha visto que con las inyecciones de agentes anestésicos como lidocaína, la terapia resulta muy eficaz para el dolor musculo esquelético crónico, pero otras técnicas de puntos gatillo no hacen uso de agujas.