¿Qué es la inflamación?

 

La palabra inflamación deriva del latín inflammare, que significa encender fuego. Muchos se refieren a ella como "hinchazón".

La inflamación es la respuesta del sistema inmunológico a invasores extraños tales como virus y bacterias. Como respuesta a la infección o la lesión, diversas clases de glóbulos blancos se transportan por el torrente sanguíneo hasta el lugar de la infección y solicitan más glóbulos blancos. La inflamación suele ceder cuando la amenaza de infección o lesión desaparece. Por ejemplo, cuando una persona se corta o tiene gripe, la inflamación se usa para matar la bacteria o el virus que invade el cuerpo.

La inflamación puede producir:

  • Dolor
  • Enrojecimiento
  • Calor
  • Rigidez o pérdida de la movilidad

En algunos tipos de artritis, como la artritis reumatoidea, el sistema inmunológico confunde a los tejidos propios del cuerpo con tejidos extraños y responde con la inflamación. La inflamación no se puede controlar, lo que trae como consecuencia un mayor daño de los tejidos. Sin el tratamiento adecuado, esto puede resultar en un ciclo destructivo de inflamación y daño. El daño causado por la inflamación puede cambiar los huesos y otros tejidos de las articulaciones al:

  • Afectar la forma de los mismos
  • Ocasionar dolor y dificultad al hacer movimientos
  • Los medicamentos que se usan para bajarla se llaman "antiinflamatorios", en esta página puede hallar mayor información.

Otros Recursos

  • Consulte a su médico.
  • Visite nuestra sección Tratamientos