Beneficios de caminar

Caminar es fácil y ofrece muchos beneficios, especialmente para las personas con artritis.

¿Cómo no le va a gustar caminar? Es gratis. Es fácil y es suave a las articulaciones. No hay duda de que caminar sea bueno. Caminar es un ejercicio aeróbico; un estudio de la Universidad de Tennessee descubrió que las mujeres que caminaban tenían menos grasa corporal que las que no caminaban. También reduce el riesgo de coágulos de sangre, ya que la pantorrilla actúa como una bomba sanguínea, contrayendo y bombeando la sangre desde los pies y las piernas al corazón, disminuyendo el esfuerzo cardiaco. Caminar es bueno por múltiples razones.

1. Caminar mejora la circulación. También previene las enfermedades del corazón, aumenta la frecuencia cardíaca, disminuye la presión arterial y fortalece el corazón. Los estudios de la Universidad de Colorado en Boulder y la Universidad de Tennessee recelaron que las mujeres posmenopáusicas que caminaron de una a dos millas al día bajaron la presión arterial en casi 11 puntos en 24 semanas. Las mujeres que caminaron 30 minutos al día redujeron su riesgo de accidente cerebrovascular en un 20%, y en un 40% cuando subieron el ritmo, según los investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston.

2. Caminar apoya los huesos. Puede frenar la pérdida de masa ósea en personas con osteoporosis, según el Dr. Michael A. Schwartz, de Plancher Orthopaedics & Sports Medicine en Nueva York. De hecho, un estudio de Brigham y el Hospital de la Mujer en Boston, de mujeres posmenopáusicas descubrió que caminar 30 minutos al día redujo el riesgo de fracturas de cadera en un 40%.

3. Caminar prolonga la vida. Investigaciones de la Escuela de Medicina de la Universidad de Michigan y la Administración de Veteranos Ann Arbor Healthcare System indican que aquellos que hicieron ejercicio regularmente entre los cincuenta y sesenta tuvieron un 35% menos de probabilidades de morir en los siguientes ocho años que sus contrapartes que no caminaron. Ese número se disparó hasta un 45% menos de probabilidades para quienes tenían trastornos de salud subyacentes.

4. Caminar mejora el estado de ánimo. Un estudio de la Universidad Estatal de California en Long Beach, mostró que cuantos más pasos tomaban las personas durante el día, mejor era su estado de ánimo. ¿Por qué? Caminar libera endorfinas naturales para el dolor del cuerpo, uno de los beneficios emocionales del ejercicio.

5. Caminar ayuda a adelgazar. Una caminata rápida de 30 minutos quema 200 calorías. Con el tiempo, las calorías quemadas pueden generar la pérdida de peso.

6. Caminar fortalece los músculos. Tonifica la pierna y los músculos abdominales, e incluso los músculos del brazo si los agita al caminar. Esto aumenta el rango de movimiento, cambiando la presión y el peso de las articulaciones y los músculos, que están destinados a controlar el peso, lo que ayuda a disminuir el dolor de la artritis.

7. Caminar mejora el sueño. Un estudio del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle halló que las mujeres, de entre 50 y 75 años, que caminaron una hora en la mañana, eran más propensas a aliviar el insomnio que las que no lo hicieron.

8. Caminar apoya las articulaciones. La mayoría del cartílago articular no tiene flujo sanguíneo directo. Obtiene su nutrición del líquido sinovial o articular que circula al movernos. El impacto que proviene del movimiento o la compresión, como caminar, "exprime" el cartílago, llevando oxígeno y nutrientes a la zona. Si no camina, las articulaciones se ven privadas del fluido vital, lo que puede acelerar el deterioro.

9. Caminar mejora la respiración. Al caminar, el ritmo de respiración aumenta, haciendo que el oxígeno viaje más velozmente a través del torrente sanguíneo, ayudando a eliminar los productos de desecho y a mejorar el nivel de energía y la capacidad de sanar.

10. Caminar disminuye la pérdida de la memoria. Un estudio de 6 000 mujeres, de 65 años o más, realizado por investigadores de la Universidad de California en San Francisco, reveló que la pérdida de la memoria asociada a la edad era menor en quienes caminaron más. Las mujeres que caminaron 2.5 millas diarias tuvieron una disminución del 17% en la memoria, en comparación con una disminución del 25% en las que caminaron menos de media milla a la semana.

11. Caminar reduce el riesgo de Alzheimer. Un estudio del Sistema de Salud de la Universidad de Virginia en Charlottesville encontró que los hombres entre las edades de 71 y 93 que caminaron más de un cuarto de milla al día tuvieron la mitad de la frecuencia de demencia y enfermedad de Alzheimer, comparados con aquellos que caminaron menos.

12. Caminar le ayuda a hacer más, más tiempo. Los programas de ejercicio aeróbico y de resistencia pueden reducir la incidencia de discapacidad en las actividades de la vida cotidiana de los individuos mayores de 65 años con OA sintomática, según un estudio publicado en el Journal of Clinical Outcomes Management.