Glucosamina y sulfato de condroitina

 

La informacion contenida en ésta página no debe reemplazar las recomendaciones e indicaciones proporcionadas por su médico. La glucosamina y la condroitina son suplementos nutricionales y como tales no están sujetos a las mismas reglamentaciones estrictas requeridas para los fármacos de venta libre y los recetados. Por consiguiente, si decide tomar cualquier suplemento, lo hará por su cuenta. Asegúrese de consultar a su médico antes de probar estos suplementos. Cerciórese de que la causa de su dolor sea la osteoartritis (OA). No interrumpa ni reduzca la dosis de los medicamentos recetados que toma actualmente sin antes consultar a su médico.

¿Qué Son la glucosamina y el sulfato de condroitina?

  • La glucosamina y el sulfato de condroitina son sustancias que se producen naturalmente en el cuerpo.

Glucosamina:

  • La glucosamina es un aminosacárido que desempeña un papel importante en la formación y reparación de cartílagos.
  • La glucosamina (como suplemento) se extrae de los cangrejos, las langostas o las conchas de camarones.

Sulfato de condroitina:

  • El sulfato de condroitina forma parte de una molécula proteica grande (proteoglicano) que proporciona elasticidad al cartílago.
  • El sulfato de condroitina (como suplemento) se extrae, en la mayoría de los casos, del cartílago de la tráquea de reses, pero en Japón también se lo extrae del cartílago de tiburón.

¿Para qué se utilizan estos suplementos?

  • Estos suplementos se han utilizado para tratar la osteoartritis (OA) en caballos y perros durante muchos años.
  • En Europa, la glucosamina y el sulfato de condroitina se utilizaron para tratar la OA en humanos desde la década de 1980.
  • Es importante recordar que estos suplementos aún no se han estudiado como tratamiento de otras formas de artritis o enfermedades asociadas, tales como la artritis reumatoide (AR) o la gota, o como tratamiento de otras causas de dolor, tales como las fracturas por esfuerzo.

¿Qué hacen estos suplementos?

  • En estudios realizados principalmente en Europa, algunas personas con OA leve a moderada que tomaron glucosamina o sulfato de condroitina evidenciaron cierto alivio del dolor y un mejor funcionamiento de la articulación. Los informes indican que estos suplementos alivian el dolor de forma similar a los AINE como la aspirina, el ibuprofeno y el sodio de naproxeno.
  • Se han realizado limitados estudios controlados doble ciego a largo plazo para evaluar los beneficios o la seguridad. El organismo Institutos Nacionales de la Salud (National Institutes of Health) actualmente financia un estudio de dichos suplementos.

¿Qué características debe tener el suplemento?

  • La glucosamina viene en diversas formas, la más común es el sulfato de glucosamina y el hidrocloruro de glucosamina. Se comprobó que ambas formas tienen la misma eficacia, aunque la mayoría de los estudios se realizaron con la forma de sulfato.
  • Los productos de cartílago de tiburón contienen sulfato de condroitina, pero la cantidad y la calidad del sulfato de condroitina no es coherente.
  • Dado que los suplementos dietarios no están regulados, la calidad y el contenido pueden variar ampliamente.

Algunas sugerencias para escoger productos de calidad son:

  • Escoger un producto fabricado por una compañía grande y seria que pueda responsabilizarse
  • Leer las etiquetas de los productos cuidadosamente para asegurarse de que la lista de ingredientes tenga sentido
  • Pedir recomendaciones a su médico o farmacéutico

¿Cómo se toman estos suplementos?

  • Si decide tomar estos suplementos, los expertos recomiendan tomar la cantidad utilizada en la mayoría de los estudios clínicos:
    • Glucosamina: 1.500 mg (miligramos) por día
    • Condroitina: 1.200 mg por día
  • Si esta dosis alivia los síntomas, puede disminuir la cantidad gradualmente después de unos meses.
  • Generalmente se recomienda tomar la glucosamina y el sulfato de condroitina juntos, aunque no se sabe a ciencia cierta si la combinación surte un mejor efecto que el uso individual de cada sustancia.
  • Debe planificar el consumo de los suplementos junto con los medicamentos que toma actualmente durante 6 a 8 semanas. Si el dolor baja, entonces puede consultar con su médico si debe disminuir o interrumpir los otros medicamentos durante un tiempo para verificar si se produce algún cambio en los niveles de dolor y rigidez.
  • Si luego de cuatro a seis meses no nota ningún cambio en los síntomas, probablemente los suplementos no le proporcionen ningún alivio. Algunas personas pueden experimentar un alivio parcial utilizando los suplementos, pero posiblemente deban seguir tomando los medicamentos para un alivio completo.

¿Estos suplementos tienen efectos colaterales?

  • Tanto la glucosamina como el sulfato de condroitina pueden presentar los siguientes efectos colaterales:
    • Aumento de gas intestinal
    • Deposiciones más blandas
  • Se deben realizar más estudios para confirmar la seguridad y la eficacia de los suplementos. Asegúrese de consultar a su médico si nota algún síntoma nuevo o inusual al tomar estos suplementos.

Precauciones

  • Los niños, las mujeres embarazadas y las mujeres que pueden quedar embarazadas no deben tomar estos suplementos. Estas sustancias no se estudiaron lo suficiente como para determinar los efectos que pudieran tener en un feto en desarrollo o en un niño.

Las personas que presenten las afecciones enunciadas a continuación deben tomar precauciones con estos suplementos:

Glucosamina:

  • Diabetes, dado que la glucosamina es un aminosacárido, las personas con diabetes deben controlar los niveles de azúcar en sangre con más frecuencia al tomar estos suplementos.
  • Alergia a los mariscos, si es alérgico a los mariscos, consulte a su médico antes de comenzar a tomar glucosamina. En la mayoría de los casos, las alergias son causadas por las proteínas que se encuentran en los mariscos, no por el chitín, un carbohidrato del cual se extrae la glucosamina.

Sulfato de condroitina:

  • Este suplemento puede contener componentes de estructura similar a la heparina, fármaco anticoagulante, y la combinación podría aumentar el riesgo de hemorragia.
  • Las personas que toman medicamentos anticoagulantes en combinación con sulfato de condroitina deben controlarse el tiempo de protrombina y coagulación con más frecuencia.

Otros Recursos

  • Consulte a su médico.
  • Folletos e información sobre formas específicas de artritis para que los demás puedan comprender la enfermedad: visite nuestra sección de Productos en Español