Todo lo que debe saber sobre los inmunodepresores

Las ventajas y desventajas de los medicamentos inmunodepresores son relativamente conocidas, pero existe un debate considerable sobre qué drogas encajan realmente en esta descripción. 

Por Linda Rath | 8 de diciembre de 2022

Los medicamentos inmunodepresores están diseñados para suprimir o limitar parte del sistema inmunitario. Muchos se desarrollaron originalmente para prevenir el rechazo de órganos en pacientes trasplantados, pero algunos se utilizan ahora también para tratar el cáncer y enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide (AR), la artritis psoriásica y el lupus.

En las formas autoinmunes de artritis, el sistema inmunitario pierde la capacidad de distinguir entre patógenos invasores y tejido sano. El resultado es un aumento de la inflamación que ataca al organismo -generalmente empezando por las articulaciones- en lugar de a los virus y las bacterias. Los inmunodepresores retrasan o detienen el ataque desactivando partes del sistema inmunitario. Para muchos pacientes con artritis, los medicamentos pueden reducir la inflamación y el dolor crónicos y retardar la destrucción del tejido articular. La contrapartida es un mayor riesgo de contraer infecciones comunes y graves y, dependiendo de la medicación, una respuesta deficiente a las vacunas, incluidas las vacunas contra COVID-19 y los refuerzos.

Los inmunodepresores utilizan una brocha gorda
Algunos de los medicamentos más recetados para la artritis autoinmune son inmunodepresores. Incluyen a los medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD) convencionales, como el metotrexato y la leflunomida (Arava). No todas las drogas inmunodepresoras actúan de la misma manera. El metotrexato impide la producción de una proteína inflamatoria, o "citocina", y reduce otras; la leflunomida interfiere en el rápido crecimiento de las células inmunitarias. Aunque actúan de forma diferente, muchos DMARD convencionales afectan al sistema inmunitario en sentido amplio.

Terapias específicas
Otros medicamentos para la artritis, como los DMARD biológicos (o biológicos) y los inhibidores de la cinasa Jano (JAK), actúan sobre partes específicas del sistema inmunitario. Bloquean selectivamente determinadas vías inmunitarias e interfieren en la producción de citocinas, pero no afectan a todo el sistema inmunitario. Estos incluyen:
   •    Bloqueadores del factor de necrosis tumoral (TNF), como adalimumab (Humira)
   •    Bloqueadores de la interleucina (IL)-6 como tocilizumab (Actemra)
   •    Bloqueadores de IL-17 como secukinumab (Cosentyx)
   •    Bloqueadores de IL-23 como guselkumab (Tremfya)
   •    Inhibidores de JAK como tofacitinib (Xeljanz)
   •    Bloqueadores selectivos de la coestimulación de células T, como abatacept (Orencia)
   •    Inhibidores de las células B autorreactivas como belimumab (Benlysta)
   •    El bloqueador del receptor de interferón anifrolumab (Saphnelo)

En ocasiones, los medicamentos específicos se denominan inmunomoduladores en lugar de inmunodepresores, pero estas clasificaciones distan mucho de estar definidas. En sus nuevas directrices sobre vacunación, el American College of Rheumatology (ACR) denomina "inmunodepresores" a todos los medicamentos para la artritis que actúan sobre el sistema inmunitario, excepto la hidroxicloroquina (Plaquenil), la sulfasalazina (Azulfidine), el apremilast (Otezla) y la inmunoglobulina intravenosa (IVIG), una infusión para reforzar los anticuerpos bajos. La European Alliance of Associations for Rheumatology (EULAR, antes conocida como European League Against Rheumatism), el equivalente europeo del ACR, considera inmunodepresores a todos los medicamentos para la artritis que actúan sobre el sistema inmunitario. Mientras tanto, los Institutos Nacionales de la Salud de EE.UU. denominan "inmunomoduladores" a los bloqueadores del TNF y de la interleucina, pero no a los inhibidores de la JAK, a los que considera como inmunodepresores.

Lo importante no es tanto cómo se llama un medicamento, sino su efecto sobre el sistema inmunitario. Todos estos medicamentos para la artritis debilitan algún aspecto de la inmunidad y aumentan el riesgo de infecciones graves. El riesgo es mayor con los biológicos, que, según algunas investigaciones, tienen muchas más probabilidades de provocar infecciones en dosis estándar o altas que los DMARD convencionales, como el metotrexato. Algunos biológicos también pueden reactivar infecciones latentes de tuberculosis y hepatitis B y empeorar la hepatitis C.

Elegir un medicamento para la artritis: costos y conveniencias
La decisión de probar un inmunodepresor debe ser tomada conjuntamente por usted y su médico, y usted debe comprender plenamente los riesgos y beneficios potenciales de sus opciones. El metotrexato es el primer medicamento que prueba la mayoría de las personas con artritis inflamatoria. Pero también pueden entrar en juego otros factores, como la gravedad y el tipo de artritis, los problemas de salud adicionales que pueda tener y la eficacia, los efectos colaterales y el costo del medicamento. El metotrexato, por ejemplo, está disponible en forma de comprimidos y es relativamente barato: menos de $10 al mes por los comprimidos, en comparación con el adalimumab, que cuesta más de $6,000 por un suministro mensual de jeringas inyectables precargadas.

Efectos colaterales y otras precauciones
Los distintos inmunodepresores tienen efectos colaterales diferentes, pero como los sistemas inmunitarios son complicados, no hay forma de predecir cómo responderá usted a un medicamento concreto ni lo molestos que pueden resultarle los efectos colaterales. Muchas personas terminan cambiando de medicación con el tiempo porque no funcionan tan bien como esperaban o los efectos colaterales resultan demasiado molestos. A continuación se describen dos de los DMARD convencionales más comunes:
    •Metotrexato. Aproximadamente la mitad de los pacientes abandonan el metotrexato al cabo de un año debido a sus efectos colaterales, como fatiga, úlceras bucales, náuseas y vómitos. Estos síntomas pueden ser graves incluso cuando se toma ácido fólico, una vitamina del grupo B, para ayudar a contrarrestarlos. Los pacientes encuestados sobre sus experiencias con el metotrexato informaron sufrir fatiga al día siguiente de tomarlo, así como molestias estomacales, debilitamiento del cabello y problemas para conciliar el sueño. Sin embargo, casi el 70% también manifestó que el metotrexato ayudaba a controlar su enfermedad.

El metotrexato puede ser tóxico, incluso en la dosis recomendada, por lo que deberá hacerse análisis de sangre periódicos para comprobar la salud de su hígado y riñones.

    •Leflunomida. Este medicamento se utiliza a veces cuando el metotrexato no funciona suficientemente bien o el paciente no lo tolera bien. La leflunomida tiene muchos de los mismos efectos colaterales potenciales, incluyendo toxicidad hepática, náuseas, vómitos y caída del cabello, que se presentan en alrededor del 10% al 15% de los pacientes.

Tanto el metotrexato como la leflunomida pueden causar defectos de nacimiento graves y deben interrumpirse antes de intentar quedar embarazada. No olvide informar a su médico si está pensando en quedar embarazada, aunque sea en un futuro lejano. Además, tenga en cuenta que los inmunodepresores no le proporcionarán un alivio instantáneo. Es posible que pasen algunas semanas o meses antes de que vea algún beneficio.

Opciones no farmacológicas
Para muchas personas con artritis, el ejercicio regular y un patrón alimentario antiinflamatorio como la dieta mediterránea pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación lo suficientemente bien sin medicamentos. El ejercicio tiene otros beneficios importantes: fortalece y flexibiliza, previene la pérdida de masa muscular, la discapacidad y la depresión, y ayuda a dormir bien. No está claro si los tratamientos no farmacológicos pueden aminorar el daño articular, aunque varios estudios menores sugieren que los probióticos -microorganismos beneficiosos para la salud- pueden aliviar los síntomas de la enfermedad, así como la función intestinal anormal que está implicada en las enfermedades inflamatorias crónicas. 

Quiero contribuir
Necesito ayuda
  • Donar

    Donar

    Cada donación para la Arthritis Foundation ayudará a las personas con artritis en todos los Estados Unidos a vivir mejor.

  • Trabajo voluntario

    Trabajo voluntario

    Únase a nosotros y conviértase en un campeón de Yes. Hay muchas oportunidades de trabajo voluntario disponibles.

  • INSIGHTS de Live Yes!

    INSIGHTS de Live Yes!

    Participe para cambiar el presente de muchas personas y el futuro de la artritis.

  • Alíese

    Alíese

    Los aliados orgullosos de la Arthritis Foundation se comprometen anualmente a apoyar directamente la misión de la fundación.

Donar


Formas de donar

Cada donación para la Arthritis Foundation ayudará a las personas con artritis en todos los Estados Unidos a vivir mejor. Ya sea respaldando las investigaciones de avanzada, el acceso a apoyo personalizado a toda hora, los recursos y las herramientas para la vida diaria y mucho más, su donación cambiará vidas.

Haga una donación

Ayude a millones de personas a vivir con menos dolor y patrocine investigaciones innovadoras para descubrir una cura para esta enfermedad devastadora. Por favor, ¡haga su donación tan necesaria a la Arthritis Foundation ahora mismo!

Sea miembro

Hágase miembro de la Arthritis Foundation hoy mismo por solo $20 y tendrá acceso a herramientas útiles... y mucho más. 

Haga una donación en homenaje a un ser querido o en su memoria

Homenajee a un ser querido con una importante donación a la Arthritis Foundation. Enviaremos una tarjeta escrita a mano a la persona homenajeada o a su familia para informales de su amable donación.

Planificación de donaciones

Deseo información sobre las formas de incluir a la AF en mi testamento, fideicomiso u otros documentos de planificación financiera.
 

Trabajo voluntario


Oportunidades de trabajo voluntario

La Arthritis Foundation está concentrada en encontrar una cura y liderar la lucha contra la artritis con información, actividades de defensoría, ciencia y una comunidad para cambiar la vida de las personas. Solo podemos alcanzar estas metas con su ayuda. Voluntarios fuertes, valientes y comprometidos nos ayudarán a conquistar la artritis. Participando, se convertirá en un líder de nuestra organización y nos ayudará a marcar una diferencia en las vidas de millones de personas. Únase a nosotros y conviértase en un campeón de Yes.

Conviértase en voluntario

Más información acerca del trabajo voluntario

INSIGHTS de Live Yes!


Bríndenos tan solo 10 minutos de su tiempo

Cuéntenos qué es lo más importante para usted. Cambie el futuro de la artritis.

Participando en la evaluación de INSIGHTS de Live Yes!, cambiará el presente de muchas personas y el futuro de la artritis, para usted y para otros 54 millones de personas. Y solo le tomará 10 minutos.

Las experiencias compartidas nos ayudarán a:

- Lograr tratamientos y resultados más eficaces
- Desarrollar programas para satisfacer sus necesidades y las de su comunidad
- Diseñar un plan sólido para luchar por usted

Ahora es el momento de hacerse escuchar, por usted y por toda la comunidad afectada por la artritis. 

Actualmente este programa es para la comunidad adulta afectada por la artritis. Dado que las necesidades de la comunidad con artritis juvenil (AJ) son únicas, estamos trabajando con expertos para desarrollar una experiencia personalizada para las familias afectadas por la AJ. 

¿Cómo cambiará usted el futuro?

Al compartir su experiencia, les mostrará a los funcionarios que toman decisiones las realidades de vivir con artritis, allanando el camino para el cambio. Ayudará a romper barreras para la atención, la información de investigaciones y la creación de recursos que marquen una diferencia en la vida de las personas, incluso la suya.

Comenzar

Alíese


Le presentamos a nuestros aliados

Como aliado, ayudará a la Arthritis Foundation a brindar recursos, ciencia, actividades de defensoría y conexiones con la comunidad que cambiarán la vida de las personas con artritis, la principal causa de discapacidad en el país. Únase a nosotros hoy mismo y ayude a liderar el camino como campeón del Sí.

Precursores

Nuestros precursores son aliados comprometidos listos para liderar el camino, ponerse en acción y luchar por alcanzar victorias a diario. Aportan entre $2,000,000 y $2,749,000

Visionarios

Nuestros aliados visionarios nos ayudan a planificar un futuro que incluya una cura para la artritis. Estos campeones inspirados e inventivos han aportado entre $1,500,00 y $1,999,999.

Pioneros

Nuestros pioneros están siempre listos para explorar y encontrar nuevas armas para luchar contra la artritis. Aportan entre $1,000,000 y $1,499,999.

Vanguardistas

Nuestros vanguardistas se aseguran de que podamos avanzar en el camino hacia una cura para las personas que viven con artritis. Aportan entre $500,000 y $999,000.

Insignia

Nuestros aliados insignia nos ayudan a identificar nuevos recursos importantes para las personas con artritis. Aportan entre $250,000 y $499,999.

Colaboradores

Nuestros aliados colaboradores son campeones activos que brindan aliento y asistencia a la comunidad afectada por la artritis. Aportan entre $100,000 y $249,999.