El servicio militar conduce a la artrosis postraumática

Esta forma agresiva de OA ataca a una edad más temprana con efectos duraderos, tanto físicos como emocionales.

Por Jill Tyrer

A Chester Jones nunca le gustó ser el abuelo gruñón. No le pusieron el nombre por una disposición cascarrabias. Lo llamaron así como resultado del dolor implacable con el que había lidiado desde los 20 años y la depresión que le provocó.

Chester Jones III, sargento de primera clase E7, se retiró del ejército en 2013 después de 24 años, tres meses y tres días de servicio, y con artritis en la rodilla y la espalda, enfermedad discal degenerativa, ciática, neuropatía periférica y otras afecciones que le provocaban dolor crónico.

No había tenido ningún problema de espalda antes de unirse al ejército a los 18 años, pero a los 25 años, tenía el dolor de artrosis (OA) en la espalda y la rodilla. "Van a escuchar eso de muchos veteranos militares", dice. "Es casi un hecho que, después de un tiempo, lamentablemente sucederá".

La evidencia lo respalda. En un estudio que analizó la OA diagnosticada por un médico en miembros del servicio activo, Kenneth Cameron PhD, MPH, ATC, un destacado investigador clínico con varios estudios publicados sobre la OA en el ejército, descubrió que la afección es mucho más común que en la población general.

"Observamos específicamente la articulación de la rodilla para determinar la prevalencia de la artrosis, y fue cinco veces más alta en miembros del ejército que las estimaciones publicadas en la población general", dice el Dr. Cameron, director de Investigación Ortopédica en Keller Army Hospital en West Point.

Eso se debe en gran medida a un tipo particular de OA llamada artrosis postraumática (PTOA), que ocurre como resultado de una lesión en la articulación.

"Sabemos que las personas que sufren una lesión en las articulaciones, como un desgarro del LCA, tienen entre cinco y siete veces más probabilidades de desarrollar PTOA", comenta el Dr. Cameron. "Por lo general, las personas tienen cambios degenerativos sustanciales dentro de los 10 años posteriores a la lesión articular y, en las lesiones por trauma de combate, hemos visto que el promedio es de menos de dos años".

Los efectos de la PTOA

La OA primaria suele afectar a las personas mayores y se desarrolla lentamente con el tiempo. Pero la OA postraumática es diferente. Es el resultado de una lesión, se desarrolla mucho más rápido que la "OA primaria" y puede comenzar en personas a una edad más temprana y cuando están más activas, a menudo debido a lesiones relacionadas con el deporte o sufridas durante el servicio militar.

Como las personas suelen tener entre 20 y 30 años cuando comienza la PTOA, la afección puede tener un impacto duradero en su capacidad para trabajar y en su calidad de vida en general.

"Una vez que ocurre la lesión, en realidad no hacemos nada para intervenir y alterar esa trayectoria, y eso se debe en parte a que no contamos con buenas intervenciones", agrega el Dr. Cameron. "Este es un problema crítico no solo para nuestros miembros del servicio militar, sino también para nuestros jóvenes atletas en todo el país que se desgarran los ligamentos cruzados anteriores, se desgarran los meniscos y se dislocan los hombros al practicar deportes".

Al igual que Jones, los hombres y las mujeres se unen al ejército a una edad temprana y la vida militar aumenta significativamente el riesgo de lesiones en las articulaciones. De hecho, las lesiones articulares no relacionadas con la batalla fueron "con mucho la principal causa de evacuación médica de operaciones recientes en Irak y Afganistán", dice el Dr. Cameron. "Pero la gran mayoría de las lesiones articulares en las poblaciones militares ocurren durante el entrenamiento físico, durante el entrenamiento militar y durante las actividades recreativas".

Los efectos a nivel personal (y la carga económica) es significativo. Las personas con PTOA generalmente no solo viven más tiempo con dolor y limitaciones funcionales de la OA, sino que también tienen más probabilidades de someterse a una cirugía de reemplazo articular a una edad más temprana que la población general, y probablemente a una cirugía de revisión después de que el implante se desgasta. "Sabemos que es malo tener un reemplazo de rodilla, pero es aún peor tener un segundo reemplazo de rodilla o reemplazo de cadera", comenta el Dr. Cameron.

También tienen un mayor riesgo de desarrollar comorbilidades, como obesidad, diabetes y enfermedad cardíaca, a una edad más temprana, lo que también puede socavar su calidad de vida y salud.

Además, la PTOA puede costarles su trabajo, obligándolos a abandonar su carrera profesional y comenzar de nuevo en un trabajo que sea menos exigente físicamente, si pueden hacerlo. En un estudio para identificar las afecciones que llevaron al cese de servicios por cuestiones médicas, Jessica Rivera, MD, PhD, descubrió que la PTOA representó casi el 95% de las bajas por cuestiones médicas entre los veteranos de Irak y Afganistán heridos en combate. Incluso para aquellos que experimentan lesiones del tipo "impacto de alta energía", por ejemplo, por explosivos o disparos, suele ser una lesión en las extremidades la que lleva a un cese de servicios por cuestiones médicas.

"Descubrimos que una vez que sobrevivieron a su traumatismo craneal, torácico y abdominal, todavía tenían extremidades con lesiones a veces irrevocables", explica la Dra. Rivera. "Las rodillas y los tobillos son muy propensos a lesionarse, simplemente porque no hay una armadura que los proteja".

La Dra. Rivera, una cirujana ortopédica que pasó 111años en el Ejército, sirviendo principalmente en el Centro Médico Militar de San Antonio, ahora trabaja en el Sistema de Salud para Veteranos de Guerra del Sur de Luisiana, donde la OA y la OA postraumática siguen siendo factores dominantes entre sus pacientes.

En otro estudio, la Dra. Rivera analizó los motivos del cese de servicios por cuestiones médicas en 2001 y 2009 entre los miembros del servicio que prestaban servicio en Irak y Afganistán. Las principales causas: OA y dolor de espalda.

"El mensaje impactante para llevar a casa fue que después de una década de operaciones de combate en estos escenarios, la artrosis y el dolor de espalda seguían siendo los principales impulsores de la baja por discapacidad en el ejército", dice el Dr. Cameron.

Chester Jones no fue despedido, pero perdió un trabajo que amaba. Durante años, soportó el dolor y siguió adelante, en línea con la cultura machista generalizada. Pero cuando ya no pudo soportar el dolor, se rindió y buscó atención médica.

"Terminaron cambiando mi clasificación médica, así que no estaba en una [posición] muy física. Pasé de la infantería a la logística", dice Jones. "Estaba devastado. Pasé 18 años de mi vida como soldado de infantería. Me abrí paso desde el rango más bajo que tenemos, que es un E1, hasta convertirme en suboficial sénior. He llevado hombres a la guerra y los he traído de regreso, ¿y querían ponerme detrás de un escritorio?".

Finalmente, el dolor, la pérdida de función y otros impactos pasaron factura. "Con todas estas cosas, tenía depresión, para ser totalmente sincero. Y tampoco era una buena persona para estar cerca. Estaba un poco malhumorado, de ahí el nombre de abuelo gruñon".

Desafíos de investigación

Ahora está claro que la artrosis no es simplemente el resultado del "desgaste y desgarro" de las articulaciones, una parte inevitable del envejecimiento. Es una enfermedad de la articulación que implica inflamación, pero los científicos no saben mucho sobre cómo se desarrolla, lo que significa que tampoco entienden lo suficiente sobre cómo se desarrolla la PTOA. ¿Qué cambios bioquímicos y moleculares conducen a los cambios estructurales y mecánicos en la OA? ¿Y qué nivel de trauma es suficiente para desencadenar el proceso que resulta en PTOA?

Eso depende de a quién le pregunte, dice la Dra. Rivera. Como científica, médica y veterana que se preocupa por los veteranos de guerra, ha visto muchas lesiones del tipo del campo de batalla, por lo que tiene buenas razones para creer que una fractura articular llevará a la OA. Sin embargo, un especialista en medicina deportiva argumentará que otras lesiones en las articulaciones, como un desgarro del LCA, también desencadenan PTOA. Y alguien en rehabilitación podría decir que "el microestrés repetido en las articulaciones debido al entrenamiento de carga pesada" en el ejército o los deportes lo pone a usted en mayor riesgo que a otros de desarrollar OA, explica.

¿Por qué eso es importante? Porque los investigadores necesitan identificar objetivos de estudio para encontrar mejores tratamientos para la OA.

"Realmente no entendemos los primeros procesos mecánicos y biológicos que ocurren después de la lesión articular que contribuyen al inicio o la progresión de la PTOA", comenta el Dr. Cameron, "y eso realmente es una necesidad crítica desde el lado de la investigación".

Eso, y la financiación federal. "Creo que debe haber una financiación dedicada, particularmente a través de programas de investigación administrados por el Departamento de Defensa, para abordar realmente esto. Y creo que tendría beneficios de gran alcance para la población en general, especialmente para los jóvenes que también se beneficiarían de esto", dice el Dr. Cameron.

Prevención e intervención

En el ejército, no se puede evitar el esfuerzo físico riguroso, las cargas pesadas y los golpes en las articulaciones que soportan peso.  

"La carga típica de combate es significativa, ya que oscila entre 52 libras y más de 100 libras", dice el Dr. Cameron. "Así que si tomamos personas jóvenes y en forma y les ponemos una carga como esta, obviamente podemos ver cómo eso afecta la mecánica y la ergonomía".

E incluso después de que la lesión articular de un miembro del servicio se trata y rehabilita con éxito, "¿qué hacemos? Les pedimos que continúen el trabajo de alta demanda con una carga militar en su cuerpo", dice el Dr. Rivera.

Como todavía no existen tratamientos efectivos a largo plazo para la OA, expertos como el Dr. Cameron y la Dra. Rivera están buscando otras opciones, como evitar que se desarrolle OA en primer lugar o intervenir después de una lesión articular para retrasar su desarrollo.

"Cuando alguien tiene el colesterol alto o la presión arterial alta, vemos esos signos como, 'Está bien, esta persona puede estar en riesgo de desarrollar una afección crónica, como una enfermedad cardíaca o un ataque al corazón en el futuro'", dice el Dr. Cameron.

No hay cambios en los requisitos físicos del servicio militar, dice la Dra. Rivera, pero "¿cómo podríamos [tener] un preventivo, incluso, para mantener protegidas las articulaciones de las personas mientras realizan sus trabajos altamente exigentes? Creo que eso sería fantástico".

Incluso instar al personal de servicio a que reduzca sus actividades recreativas de alto impacto, como el baloncesto en su tiempo libre, o correr una o dos veces a la semana en lugar de cinco veces a la semana, podría ayudar, agrega el Dr. Cameron.

Vivir con OA

Jones intentó casi todo para aliviar su dolor, incluidas inyecciones de corticoesteroide en las articulaciones, drenaje de fluido de la rodilla, tratamientos quiroprácticos y analgésicos. En 2017, se le implantó un estimulador de la médula espinal, un dispositivo que usa pulsos eléctricos para estimular los nervios de la columna para bloquear las señales de dolor. Su dolor no ha desaparecido por completo, todavía tiene días malos de vez en cuando y "el frío es mi peor enemigo", dice. Eso significa que no puede pasar tanto tiempo jugando con sus nietos en el tobogán de agua, o conduciendo su Dune Buggy en la nieve o sentado durante mucho tiempo para ver una película con su familia.

Pero le ha ayudado mucho y ha cambiado su vida para mejor. Cree tanto en el dispositivo que se ha convertido en representante de pacientes de la empresa que fabrica los implantes.

Pero también necesitó apoyo y un cambio de mentalidad para sobrellevar la situación. Al principio, se resistía a los grupos de apoyo y a buscar ayuda emocional, o incluso ayuda médica, cuando comenzó a tener síntomas de OA.

"Pero a medida que subía de rango y me volvía más viejo, crucé la línea de pensar en ejército, ejército, ejército a pensar 'Bueno, tengo que hacer lo que tengo que hacer para cuidar de mí mismo'", dice Jones. Como soldado, "nos inscribimos sabiendo que es posible que no volvamos a casa al día siguiente. Sin embargo, tienes que cuidarte. Debes convertirte en tu prioridad número 1".

¿Su consejo? "Por un lado, debes cuidarte a ti mismo. Si no te cuidas a ti mismo, entonces todo lo que vas a hacer es descender más rápido, ¿y de qué le servirías al ejército?" dice él. "Deja tu orgullo de lado. El orgullo te hará daño; no te ayudará. Y no te avergüences de buscar ayuda, ya sea para el dolor físico o mental, porque el dolor puede causar depresión y la depresión puede llevar al suicidio. Eres más fuerte cuando pides ayuda".

 

Mire la grabación de "El impacto de la OA en el Ejército", con Ken Cameron y Jessica Rivera.

Quiero contribuir
Necesito ayuda
  • Donar

    Donar

    Cada donación para la Arthritis Foundation ayudará a las personas con artritis en todos los Estados Unidos a vivir mejor.

  • Trabajo voluntario

    Trabajo voluntario

    Únase a nosotros y conviértase en un campeón de Yes. Hay muchas oportunidades de trabajo voluntario disponibles.

  • INSIGHTS de Live Yes!

    INSIGHTS de Live Yes!

    Participe para cambiar el presente de muchas personas y el futuro de la artritis.

  • Alíese

    Alíese

    Los aliados orgullosos de la Arthritis Foundation se comprometen anualmente a apoyar directamente la misión de la fundación.

Donar


Formas de donar

Cada donación para la Arthritis Foundation ayudará a las personas con artritis en todos los Estados Unidos a vivir mejor. Ya sea respaldando las investigaciones de avanzada, el acceso a apoyo personalizado a toda hora, los recursos y las herramientas para la vida diaria y mucho más, su donación cambiará vidas.

Haga una donación

Ayude a millones de personas a vivir con menos dolor y patrocine investigaciones innovadoras para descubrir una cura para esta enfermedad devastadora. Por favor, ¡haga su donación tan necesaria a la Arthritis Foundation ahora mismo!

Sea miembro

Hágase miembro de la Arthritis Foundation hoy mismo por solo $20 y tendrá acceso a herramientas útiles... y mucho más. 

Haga una donación en homenaje a un ser querido o en su memoria

Homenajee a un ser querido con una importante donación a la Arthritis Foundation. Enviaremos una tarjeta escrita a mano a la persona homenajeada o a su familia para informales de su amable donación.

Planificación de donaciones

Deseo información sobre las formas de incluir a la AF en mi testamento, fideicomiso u otros documentos de planificación financiera.
 

Trabajo voluntario


Oportunidades de trabajo voluntario

La Arthritis Foundation está concentrada en encontrar una cura y liderar la lucha contra la artritis con información, actividades de defensoría, ciencia y una comunidad para cambiar la vida de las personas. Solo podemos alcanzar estas metas con su ayuda. Voluntarios fuertes, valientes y comprometidos nos ayudarán a conquistar la artritis. Participando, se convertirá en un líder de nuestra organización y nos ayudará a marcar una diferencia en las vidas de millones de personas. Únase a nosotros y conviértase en un campeón de Yes.

Conviértase en voluntario

Más información acerca del trabajo voluntario

INSIGHTS de Live Yes!


Bríndenos tan solo 10 minutos de su tiempo

Cuéntenos qué es lo más importante para usted. Cambie el futuro de la artritis.

Participando en la evaluación de INSIGHTS de Live Yes!, cambiará el presente de muchas personas y el futuro de la artritis, para usted y para otros 54 millones de personas. Y solo le tomará 10 minutos.

Las experiencias compartidas nos ayudarán a:

- Lograr tratamientos y resultados más eficaces
- Desarrollar programas para satisfacer sus necesidades y las de su comunidad
- Diseñar un plan sólido para luchar por usted

Ahora es el momento de hacerse escuchar, por usted y por toda la comunidad afectada por la artritis. 

Actualmente este programa es para la comunidad adulta afectada por la artritis. Dado que las necesidades de la comunidad con artritis juvenil (AJ) son únicas, estamos trabajando con expertos para desarrollar una experiencia personalizada para las familias afectadas por la AJ. 

¿Cómo cambiará usted el futuro?

Al compartir su experiencia, les mostrará a los funcionarios que toman decisiones las realidades de vivir con artritis, allanando el camino para el cambio. Ayudará a romper barreras para la atención, la información de investigaciones y la creación de recursos que marquen una diferencia en la vida de las personas, incluso la suya.

Comenzar

Alíese


Le presentamos a nuestros aliados

Como aliado, ayudará a la Arthritis Foundation a brindar recursos, ciencia, actividades de defensoría y conexiones con la comunidad que cambiarán la vida de las personas con artritis, la principal causa de discapacidad en el país. Únase a nosotros hoy mismo y ayude a liderar el camino como campeón del Sí.

Precursores

Nuestros precursores son aliados comprometidos listos para liderar el camino, ponerse en acción y luchar por alcanzar victorias a diario. Aportan entre $2,000,000 y $2,749,000

Visionarios

Nuestros aliados visionarios nos ayudan a planificar un futuro que incluya una cura para la artritis. Estos campeones inspirados e inventivos han aportado entre $1,500,00 y $1,999,999.

Pioneros

Nuestros pioneros están siempre listos para explorar y encontrar nuevas armas para luchar contra la artritis. Aportan entre $1,000,000 y $1,499,999.

Vanguardistas

Nuestros vanguardistas se aseguran de que podamos avanzar en el camino hacia una cura para las personas que viven con artritis. Aportan entre $500,000 y $999,000.

Insignia

Nuestros aliados insignia nos ayudan a identificar nuevos recursos importantes para las personas con artritis. Aportan entre $250,000 y $499,999.

Colaboradores

Nuestros aliados colaboradores son campeones activos que brindan aliento y asistencia a la comunidad afectada por la artritis. Aportan entre $100,000 y $249,999.